RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
8

TRANQUILO, ESTO ES INNISFREE




Bienvenidos a Innisfree, un lugar donde el tiempo no existe, donde el tren se para tranquilamente en la estación para que el maquinista pueda hablar de pesca, donde en la taberna no para de circular la cerveza, mientras la gente canta (¿“Oh, Danny boy “? por supuesto), donde el verde de los campos es tan intenso como el rojo del cabello de sus mujeres... todo eso, y mucho mas, es Innisfree, un auténtico paraíso. Hasta los sacerdotes católicos y protestantes se echan una mano mutuamente, de lo que se debería tomar buena nota en la actualidad
Si había algo que John Ford amara mas que al western y a Monumental Valley, es Irlanda, y en El hombre tranquilo nos la muestra de una manera nostálgica e idealizada: es la Irlanda de sus sueños.
También el propio protagonista, Sean Thorton, está bajo los efectos de la “morriña”; huye de la ciudad al pueblo de su infancia, intentando recuperar con ello la inocencia perdida, atormentado por los recuerdos.
Como es habitual en Ford, los secundarios son insuperables. Barry Fitzgerald, como borrachín burlón, que ya tiene enseñado a su caballo como ir solo a la taberna, o Victor McLaglen, el grandullón con sus amenazas de “te pondré en mi libro”, pasando por el maquinista del tren... absolutamente todos son maravillosamente retratados con un enorme cariño, por muy pocas líneas de diálogo que tengan..
Maureen O’Hara está estupenda en su papel de Mary Kate Danaher, irlandesa temperamental, cabezota y supersticiosa. John Wayne ... es John Wayne, aunque consigue estar mas expresivo que en otras ocasiones. El primer beso de ellos dos es una de las escenas mas hermosas de la historia del cine, parodiada por Spielberg en ET.
Otra cuestión mas discutible es el de la visión que tiene Ford de la camaradería masculina: según el es imposible que dos hombres sean amigos si antes no se han sacudido a base de palizas y emborrachado juntos, y hay algo de “maravilloso, viril y liberador” en las peleas. No estoy de acuerdo, aunque como no soy hombre tampoco puedo saber si es verdad o no (de acuerdo, soy rara), pero aún así se ha de reconocer que en esta película son realmente divertidas, así como sobre todo ver la reacción de todo el pueblo ante ellas (como la anciana que coge un palo y echa a correr detrás de John Wayne, que parece que va a defender a Maureen, pero lo que hace es entregárselo a él). En estos tiempos John Wayne no se habría librado de una denuncia como maltratador por haber arrastrado a Maureen en plan cavernícola, pero a la vista de lo satisfecha que se va ella al final diciendo “voy a preparar la comida “ y la mirada de orgullo que echa a la gente del pueblo, como dijeron en La edad de la inocencia “No hay nada mas difícil que emancipar a una persona que no sabe que no es libre”.
Si se prescinde de todo esto, y se considera la película como una celebración de la vida, de el saber disfrutar las pequeñas cosas como el tomar una cerveza con los amigos, cantar una canción o contemplar un maravilloso paisaje, aunque esté lluvioso, nos encontramos con una de las películas mas deliciosas que ha habido, usando las palabras del gran Barry Fitzgerald: “homérica, impetuosa”.

8 comentarios:

Pablo Me dijo...

Fui a Irlanda a currar un verano por culpa de esta peli, e hicieron un pase en el cine de Galway. Fue increíble verla con la gente del lugar cantando las canciones en el cine...............
Es bueno recordar que existen pelis como éstas, con reflexiones mucho más intensas sobre la vida que muchas películas que se pretenden más profundas y artísticas....

alicia dijo...

Bienvenido, Pablo.
Es curioso, pero hay películas que hacen que nos hagamos una idea determinada de un país, y desde luego El hombre tranquilo es una de ellas.
Tuvo que ser toda una experiencia ver la película en Irlanda rodeado de gente cantando las canciones. Cuentas con toda mi envidia.

Viena dijo...

Reconozco que no había visto esta película hasta hace relativamente poco tiempo, John Wayne no ha sido nunca santo de mi devoción. La cuestión es que pasé un buen rato entre tópicos sobre irlandeses de principios del siglo pasado, con esos paisajes micolor y con los actores marcando a base de bien los estereotipos de sus personajes, puro teatro. ¿Cuándo dejó de gustarnos que los actores exagerasen? Ahora los tachamos de histriónicos.
Pablo, debió ser divertido lo de la gente cantando en el cine, creo que no me ha pasado nunca, excepto si cuentan como cine las películas de Hombres G (es que era muy joven...)
Por cierto, salvando todas las distancias de tiempo, lugar, etc, hay en cartel ahora mismo una peli que también va sobre “hombres tranquilos”. La ví el otro día y me gustó, es Ficción de Cesc Gay.

Pablo Me dijo...

Lo curioso es que quizá las actuaciones y las situaciones del Hombre Tranquilo parezcan exageradas, pero hay unas referencias a la situación política y religiosa bastante sutiles, pero aún así bastante duras.
(Y gracias por la bienvenida).

alicia dijo...

Viena, no sabía que Ficció tuviera sus similitudes con El hombre tranquilo; yo no la he visto. Pronúnciese Sr. Marcbranches,aunque no haya visto la película de Ford (pero no por eso se levanta el castigo por no haberla visto)
Yo creo que los personajes no sean tan estereotipados, aún así creo que están tratados con mucho cariño, y como ya comenté, algo como la camaradería entre el sacerdote católico y protestante es algo totalmente impensable en la Irlanda actual.

marcbranches dijo...

Esto parece la Stasse más que La Linterna Mágica... Jefa, déjame comer, pordiosbendito... A ver, comentario marcbranchesiano de urgencia: "Ficció" no es tanto una película de hombres tranquilos como de personas incapaces de comunicar sus sentimientos; personas que han cruzado cierto umbral de madurez sin haber podido responderse sus preguntas vitales. Cesc Gay elige un ambiente bucólico y sin el avalanchismo agobiante de la ciudad. Gay no retrata la ruralidad catalana, sino a esos ex-urbanitas que necesitan una descompresión. Quizás no es que sean hombres tranquilos, sino personas en busba de tranquilidad, que no es lo mismo. Son los charnegos de la calma.

¿Puedo acabarme el yogurt de coco Danone?

DiegoAlatristeyTenorio dijo...

Magnífica película. Me encanta esa riqueza visual de los verdes prados irlandeses, las cómicas charlas y canciones en la taberna, junto con el romanticismo de la historia la convierten en una obra maestra. No se trata de hazañas de caballería, ni de la valentía de un gran pistolero, sino de una sencilla historia acaecida en un pueblo perdido irlandés.Opino que gran parte del éxito recae en el tono bromista y de comedia y en los tintes nostálgicos del film.

Curiosamente resultó ser un proyecto difícil de financiar. Los grandes estudios lo rehuyeron al no tratarse del tipo de película-western de Ford, y éste tuvo que acudir a uno pequeño, la Republic Pictures.

Resulta sorprendente descubrir que John Ford ( el maestro del western) ganara todos sus Oscars en películas que nada tienen que ver con los indios y vaqueros: "El delator", "Qué verde era mi valle", "Las uvas de la ira" y "El hombre tranquilo". Wayne hizo uno de los mejores papeles de su carrera. Incomprensiblemente ni siquiera fue merecedor de una mísera nominación; el Oscar se le resistiría aún muchos años más.

PD: La química entre Maureen y "El duque" era maravillosa.

Viena dijo...

Gracias Marcbranches, muy bien explicado. Justo lo que yo quería decir, o casi...:-)

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy