RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
2

TODA CENICIENTA TIENE SU MEDIANOCHE




Es medianoche, está lloviendo, un tren llega a una estación de París, y de él desciende una mujer vestida con traje de noche, aunque sin equipaje. Intentando escapar de la lluvia, coge un taxi, pero le confesará al conductor que no tiene un céntimo, él cederá a llevarla gratis (si, habéis leído bien, increible pero cierto, ya que ese taxista es el mas bueno que ha habido hasta el Guillermo Montesinos de Mujeres al borde de un ataque de nervios) .
Así arranca Medianoche, una de las mejores comedias de la historia del cine, dirigida por uno de esos maestros injustamente olvidados como fue Mitchell Leisen, con un guión del gran Billy Wilder, que hace su propia versión del cuento de la Cenicienta, del mismo modo que en Bola de fuego lo hizo de Blancanieves y los siete enanitos , y con una de las indiscutibles reinas de la época dorada de la comedia : Claudette Colbert.
Claudette es una aventurera (no, no era una doctora Livingstone, así se llamaba a las mujeres que iban a la caza de fortuna, usando toda su munición posible de encantos), que tras haber tenido mala suerte en el casino, decide probar suerte en París, haciéndose pasar por quien no es. Pero lo sorprendente es que cuando se despierte a la mañana siguiente, estará en un lujoso hotel, con un armario lleno de ropa.... Su reacción para ver si se trata de un sueño o no, será preguntarse a si misma cuantos años tiene, a lo que se contestará que eso no le importa; prueba irrefutable de que está despierta.
Y no tardará en aparecer su hada madrina, que no canta bibbibi-bobbidi- boo, precisamente, sino que es interpretada por John Barrymore, uno de los mayores vividores que ha habido en Hollywood. Esta inesperada hada le propondrá un plan, que ella no está en condiciones de rechazar.
¿Y el príncipe azul? Pues en este caso es ni mas ni menos que el taxista, Don Ameche, que no puede olvidar a su pasajera y emprenderá toda una búsqueda para encontrarla, aunque sin zapatilla de cristal. Cuando la encuentre, decidirá entrar en su juego: todo el mundo se miente el uno al otro, haciéndose pasar por quien no es, con resultados tan hilarantes como en la secuencia en que Claudette recibe el mensaje y la llamada de su “hijo”.
Pero como en toda historia de Cenicienta, no tardará en sonar el reloj rompiendo el encanto y la carroza volverá a ser una calabaza tirada por ratones; en este caso Cenicienta tendrá que elegir entre el taxista y la vida cómoda que le ofrece Barrymore, antes de la última campanada.
Rodada con un ritmo perfecto, un guión brillante y unos actores estupendos, la película es una auténtica delicia, que no dudo en recomendar a quien no la haya visto.

2 comentarios:

reme dijo...

Pues no la he visto, de hecho ni la habia oido pero el comentario de Alicia me pone los dientes largos y me han dado ganas de ver un clasicazo, a ver que encuentro en el desván...


¿Estás segura de que no eres la Alicia del país de la maravillas?

alicia dijo...

Hola, Reme
Me alegra haberte puesto los dientes largos, porque te puedo asegurar que no te arrepentirás de ver esta deliciosa película.
Desgraciadamente mi país no es el de las Maravillas, pero me encantaría tomar el té con el sombrero loco y la liebre de marzo.

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy