RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
8

EL TALENTO DE MRS. RIPLEY



Parece que por estos lares nos gusta Ridley Scott. Por supuesto. El tipo es uno de los indiscutibles de los ochenta, padre-paridor de algunas de las obras cumbre del cine fantástico y del otro. Alice le Directrice habló en su momento del clasiquísimo “Blade Runner”, cuya estética ha sido fusilada tantas y tantas veces; y yo hoy voy a comentar “Alien”, cuya estética ha sido etc, etc. Antes de nada voy a dejar claro que no voy a referirme a ella por su título español (un día habrá post de homenaje para los encargados de bautizar los filmes en nuestro idioma: hay algunos para enmarcar), puesto que es absolutamente erróneo. ¿Cómo que “el octavo pasajero”? Todos habéis cantado como yo la “canción del Ocho” del correspondiente capítulo de Barrio Sésamo, así que, niños y niñas, contemos: Dallas + Ripley + Lambert + Brett + Kane + Ash + Parker + el alien + EL GATO (el gato, sí. Y además no es el último personaje en importancia ni mucho menos: por culpa de él nos llevamos tres o cuatro sustos del copón bendito) hacen... creo que tengo suficientes dedos... y si Supercoco no andaba errado... NUEVE. Y eso que no cuento a Madre, el computador ZX Spectrum que conduce la nave y no da ninguna respuesta a las preguntas que se le hacen (como si fuera un psicólogo argentino). Nueve. Cagüenlospecesdecoloresvivos. Vamos con el okupa de las galaxias.

Ridley Scott venía de filmar tan sólo un largo, la excelente “Los duelistas”, cuando se volcó en un proyecto basado en un cuento de Dan O´Bannon y Ronald Shusett llamado “Star beast”, cuyo desarrollo como guión fue vendido a una productora en la que, entre otros, estaba Walter Hill, el cual lo reescribió y vendió a la Fox. Empieza con él la caterva de colaboradores de prestigio que dan lustre y explican, en parte, que consiguieran crear un icono cinematográfico de esta naturaleza. Veamos. Moebius diseña los trajes espaciales, Carlo Rambaldi el disfraz del alienígena, Ron Cobb (que procedía de participar en los diseños de “Star Wars”) la nave Nostromo (con la referencia dada, se puede entender por qué la nave en la que huye Ripley al final es tan similar al “Halcón Milenario”), y... Por supuesto. H. R. Giger. El auténtico padre de la alimaña. Sin él no habría mito, por supuesto. Pero tampoco sin tito Ridley, quien pergeña el primer thriller con bichardo moco-viscoso de la historia del cine (o uno de los primeros, para ser más exactos: las referencias directas de “Alien” son “It!”, una cosita de la United Artist de 1958; y “Terrore nello spacio”, de Mario Bava, hecha 14 años antes, basada en un cuento de un autor italiano que incluso llegó a amenazar a la Fox con una demanda por plagio). ¿Cómo consigue Scott llevar “Alien” a la categoría de clásico del “fantastique”? Vamos por partes.

En primer lugar, por supuesto, la estética. Partiendo de una asepsia ornamental hija-putativa de “2001” al inicio de la cinta (blancos nucleares, recintos espaciosos, la única banda sonora es el ruido de fondo de los motores de la nave), progresivamente iremos observando cómo esas amplitudes van menguando (esos pasadizos y conductos opresivos) y los colores y las formas se van oscureciendo. Es un futuro inodoro, incoloro, insípido, astroso y grasiento. Nada de astronautas limpitos y aseados. Aquí hay currelas con mono que no mueven sus baqueteadas nalgas si no se les paga y naves que necesitan una buena ITV. Por otra parte, la música de Jerry Goldsmith aparecerá en todo su esplendor en los últimos veinte minutos del film, ya con Ripley y Alien frente a frente.

Por otra parte, hay que señalar que Scott presenta una estructura de thriller-diez negritos-con bicharraco a bordo que funciona como un reloj (y que se convierte en base argumental atrofiada de todo “Viernes 13” o subproducto que se precie). El realizador británico se muestra extremadamente hábil al no dar, desde un principio, importancia a un personaje por encima de otro (a pesar, o quizás debido a, el casting: Tom Skerrit, Ian Holm, Harry Dean Stanton, Veronica Cartwright y John Hurt, aparte de Sigourney Weaver, off course). Desde una estructura coral, el guión (bueno, el bichardo) va cargándose uno a uno a los personajes sin que sepamos bien quién va a ser el siguiente, y quién va a ser el héroe de la película... si es que va a haber alguno. Sólo con la muerte de Dallas vamos dándonos cuenta de que aquí la que partirá el bacalao va a ser la teniente O´N... esteeee, Ripley (¿en qué estaría yo pensando?). Esta se convierte en la primera heroína de acción icónica de la historia del cine, mostrando un carácter y un arrojo hasta entonces sólo reservado a los héroes clásicos masculinos, pero con el verismo que ofrece el toque de fragilidad femenino. Y el toque erótico: las imágenes de Sigourney en bragas forman parte del muestrario lúbrico que encendió a los adolescentes-onán de la época.

Como todo el mundo sabe, se han realizado tres secuelas de esta mítica película, las cuales, en el peor de los casos, han mantenido la dignidad del producto. Cosa que no pueden decir la mayoría de las secuelas. Por desgracia, no parece que Sigourney Weaver esté muy dispuesta a repetir personaje por cuarta vez (ni falta que le hace: su carrera es de una solidez a prueba de sangre de alien). Pero en Hollywood nunca se sabe.

Por si acaso, recordad que en el espacio nadie puede oír tus gritos...

8 comentarios:

Anónimo dijo...

"8th Passenger" ya venía en el título original, ignorante.

http://www.google.com/search?sourceid=navclient&ie=UTF-8&rls=GGLD,GGLD:2005-32,GGLD:en&q=8th+passenger

marcbranches dijo...

Gracias por leernos, en primer lugar. En segundo, si pinchas el enlace desde el título del film verás que el título original del film es "Alien" a secas (el enlace es de Imdb, que me parece que es lo suficientemente fiable...). De hecho, si te molestas en navegar un poco por el enlace que has puesto en tu mensaje te darás cuenta de que no tienes razón. Lo de 8ª pasajero parece ser una suerte de frase promocional asociada al film, como lo de "en el espacio, nadie puede oir tus gritos". En otros idiomas como francés y polaco también utilizaron esa fórmula en su título original. En cualquier caso, sigue siendo válida la teoría (todo lo absurda que se quiera, a ver si a estas alturas alguien me va a tomar en serio...) de lo erróneo del título.
Y en último lugar, me parece que no había ninguna necesidad de insultar.

lillo corleone dijo...

pues no, no habia necesidad.

por cierto, haceis entradas a una velocidad espeluznante, no hay quien os lea entre rato y rato de trabajo.

dos o tres cosas:

cierto lo del noveno, nunca me habia parado a contar.

si, yo tambien recuerdo la ropa interior de la weaver

la segunda parte es distinta pero tambien buena.

y punto pedante (que los bichos son lo mio, aunque mas pequeños): la organizacion biologica del alien (huevo-larva-parasitación-estado embrionario-adulto-reproductor reina-huevo) es calcada a la de algunas especies de insectos, concretamente algunos himenopteros (lease avispas, hormigas y similares)

marcbranches dijo...

Ahí, lillo, m´has matao. El momento-himenóptero ha sido realmente un punto para ti. Tienes toda la razón del mundo, su ciclo vital es muy similar al de algunos insectos.
No sólo la segunda parte es excelente, sino que las otras dos son bastante buenas. Comparar la cuarta parte de "Alien" con, pongamos por caso, la cuarta de "Superman" (snif) es casi delictivo. Ripley se desarrolla a través de la saga (acaba siendo una especie de camionero con superpoderes...), y eso es un logro.
Tienes razón en lo de la velocidad de posteo. Mi jefa, que está como una regadera y me está exprimiendo. ¡Abajo la opresión! ¡Quiero Seguridad Social y 14 pagas! (en realidad, con una sola ya me conformaría...) Supongo que más temprano que tarde iremos ralentizando el ritmo. De momento, vamos bien. Estate atento al viernes...

alicia dijo...

¿Con que estoy como una regadera? ¿Hace falta recordar quien dijo que estaba en un psiquiátrico y salia de paseo cuando se lo permitía la medicación? No le hagas caso, Lillo, y tu tranquilo, cada uno a nuestro ritmo; aunque supongo que llegará un momento en que tendremos que aflojar el ritmo ante la falta de ideas, lo importante es no aburriros ... y que no nos aburramos nosotros.

MacCano dijo...

Permitanme que les diga que la Weaver esta impresionante en la tercera entrega cuando cae sobre la hembra Alien y comienzan a darse una suerte de abrazo babeante y vaporoso, es cuando menos, mas erótico que cuando se la ve en braguitas metiéndose en el traje en la primera.

Aun siendo un palo de mujer, tetas planas y cero de culo, esta mujer tiene mas erotismo encima en según que escenas que muchas vigilantes de la playa paseando domingas...

alicia dijo...

Bienvenido, maccano, y si, Ripley es un pedazo mujer como pocas, no hay comparación con una vigilante de la playa que se le resista.

marcbranches dijo...

Thank you, anonymous friend. All offtopics in order to praise us are welcome...

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy