RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
0

LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ALFREDO





Le han llamado mago del suspense, Hitch, tio Alfredo... pero se use el nombre que se use, estamos hablando de uno de los directores mas grandes del cine: Alfred Hitchcock.
Dominando los recursos de la cámara, como pocos, jugaba con los espectadores llevándolos de un lado a otro; sólo una vez les engañó, en Pánico en la escena, y se arrepintió de ello.
El entendía que el cine era una fila de butacas que debían llenase, por eso sus películas puede decirse que eran muy comerciales, es cierto, pero eso no le impedía hacer experimentos como la unidad de tiempo al rodar (La soga), de lugar (Náugfragos), todas las escenas de cámara subjetiva de Vértigo, sin diálogos (cine en estado puro), insertar una escena de sueño surrealista firmada por Dalí (Recuerda ), o matar a la protagonista a los quince minutos de proyección (Psicosis).
Debido a su educación religiosa, que le había enseñado a reprimir la sexualidad, las mujeres de sus películas formaron un tipo único: rubias, elegantes, de apariencia fría pero interior ardiente, encontrando su ideal en Grace Kelly. Palabras textuales: “El sexo no debe ostentarse. Una muchacha inglesa, con su aspecto de institutriz, es capaz de montar en un taxi con usted y, ante su sorpresa, desabrocharle la bragueta “.De hecho, buena parte de los mejores besos de la historia del cine son de películas suyas(Vertigo, Encandenados, La ventana indiscreta)
Tuvo dos alter egos, que juntos formaban como le habría gustado ser en realidad, a los que acudía según fuera el estilo de la película: si era comedia y con ritmo rápido, le correspondía a Cary Grant, si era mas interiorizada y pausada, James Stewart; tampoco tenía mal gusto para los hombres.
Fue una nueva generación, los cahieristas, como por ejemplo Truffaut con su libro El cine según Hitchcok (una de las Biblias de los cinéfilos), los que ayudaron a descubrirlo como lo que realmente era: un autor como la copa de un pino.
Su particular sentido de humor estuvo presente en la mayoría de sus películas, y su forma de entender que en el fondo todo era un juego entre él y el espectador explicaría su particular Donde está Wally que hace que busquemos sus codiciados cameos en cada una de sus películas.
Como suele pasar en estos casos, no obtuvo ningún Oscar (shame on you, Academy) , pero aquí os dejo su discurso en el homenaje que le hicieron en el American Film Institute, una muestra perfecta de su enorme sabiduría e ironía.
 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy