RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
0

EL SOMBRERO QUE NUNCA ESTUVO ALLI



A los hermanos Coen siempre les ha gustado jugar con los géneros, y adaptarlos a su manera; lo han hecho con las comedias tipo Capra, por ejemplo, pero el cine negro es el que han usado mas veces, enfocándolo de mil maneras distintas.
Muerte entre las flores es su versión más fiel al estilo clásico, y probablemente su mejor película.
Como en todo cine negro que se precie, no hay nadie absolutamente bueno ni malo: policías y políticos corruptos, femme fatale, gangsters ambiciosos...
Adaptación muy libre de La llave de cristal de Dashiell Hammett y casi tan enrevesada como El sueño eterno de Raymond Chandler (con unas bases así, cualquiera), nos presenta el enfrentamiento de dos bandas mafiosas, una irlandesa (Leo O’Bannon) y otra italiana (Johnny Caspar), que hasta el momento habían sido amigas, pero cuando el jefe de una de ellas pide al jefe de la otra que se elimine a uno de sus miembros y éste se niegue, ya que es el hermano de su amante (cherchez la femme), empezará la guerra. El brazo derecho de Leo, Tom, usará un rebuscado sistema para solucionar las cosas, aunque eso implique parecer un traidor de su ex-jefe, ya que sabe que éste ha tomado una decisión equivocada.
Ambientación, fotografía, diálogos, todo está cuidado al detalle, y cuenta con escenas tan impactantes como la matanza en la casa de a ritmo de Danny boy (vale, los Coen han visto a Peckinpah, pero se nota que han aprendido bien la lección).
Gabriel Bryne es Tom Regan ; una persona acostumbrada a pensar mas que a actuar y con un sentido de la lealtad bastante peculiar, lo que le convierte en un gangster fuera de lo corriente. “ ¿Qué corazón?” le dirá a Bernie, casi al final, cuando éste le pide –una vez más- que mire dentro de su corazón; es prácticamente imposible averiguar los sentimientos de este personaje, digno sucesor del Sam Spade de El halcón maltés. Sus diálogos con Velma no tienen desperdicio, son frases afiladas como cuchillos, en el mas puro estilo Bogart/Bacall, solo que lo que en ellos era un juego, en Tom y Velma es un sistema de autoprotección.
Albert Finney es Leo, probablemente el personaje mas “ingenuo” de la película, quiere a Velma y eso le impide ver los inconvenientes de su decisión.
John Turturro es Bernie, se aprovecha de la necesidad de protegerle que tiene su hermana para hacer lo que quiere, así como de la debilidad de Tom a la hora de matarle; aunque con alguien como Tom nunca se sabe, tal vez hasta eso lo tenía planeado.
Jon Polito es Johnny Caspar y está magnífico; mi escena favorita es cuando le viene su insoportable hijo y no le para de hablar, hasta que él le da una bofetada “deberías aprender de este hombre; pensar más y hablar menos”; impagable su cara en ese momento.
Es curiosa la obsesión que tienen estos hermanos con el círculo, que en este caso es un sombrero volando, que recuerda a la bolsa de plástico de American beauty . Tom sueña siempre con que está en un bosque persiguiendo un sombrero que se ha llevado el viento, y como él dice “no hay nada mas ridículo que un hombre persiguiendo su sombrero”; tal vez ese sombrero es el que le protege de los demás, escondiendo sus sentimientos; curiosamente, todas las veces que está en apuros (le golpean o intentan matarle) se le cae el sombrero.
Si el comienzo es un homenaje a El padrino, con la petición de Jon Polito a Albert Finney, el final recuerda al de El tercer hombre, con Velma alejándose de Tom.
A propósito, una vez preguntaron a los Coen qué contenía la caja de Barton Fink y respondieron “El sombrero de Muerte entre las flores”.
 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy