RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
5

VACACIONES EN BARCELONA



Por supuesto que a todos nos gustaría tener el control de la imagen que ofrecemos. Como individuos, como familia, como pueblo. Sin embargo, esto no es posible, y los aspectos más característicos de nuestras personalidades acaban afluyendo para ofrecer visiones parciales, superficiales, a veces incluso contradictorias, de lo que realmente somos. Esta paja mental frustrada viene a cuento al respecto de algunas críticas arrojadas sobre la última película de Woody Allen, “Vicky Cristina Barcelona”, más concretamente sobre su manera de reflejar la “identidad catalana”: inexistente. No sé qué esperarían algunos de los políticos que pusieron la pasta y su mejor sonrisa para las fotos, pero Allen, cuyo conocimiento de la idiosincrasia europea diría que es casi exclusivamente artístico, se ha dedicado a focalizar su idea de Catalunya, y España, en una atmósfera mediterránea y bucólica, de lugares antiguos, guitarras españolas (omnipresentes en la banda sonora) parajes soleados y cultura desbordante, como si España fuese un gigantesco parador, repleto, eso sí, de españoles que se comportan como italianos. Desde luego, la clase política catalana (como la ovetense) no podrán quejarse del maravilloso publirreportaje que Woody les ha preparado para arengar al neoyorquino de a pie sobre las excelencias de una visita turística a estos lares. Sin embargo, es obvio que no sabrán ni una palabra más de lo que es España, ni Catalunya, después de ver esta película. ¿Cine? Sí, claro.

Puede que “Vicky Cristina Barcelona” sea la peor película de Woody Allen. Casi con total seguridad, es la más desganada. Era de esperar. A sus setenta y tantos, y después de cuatro décadas a casi película por año, Woody se merecía unas vacaciones. Pagadas, claro. Y qué mejor lugar que una ciudad que le adora y por la que se ha prodigado mucho menos que por otras capitales europeas que igualmente besan sus gafas por donde pasa. Así que, vine al mercat, reina, que paga Roures. Eso sí, con una serie de condicionantes para la película que vienen impuestos desde una comisión turística municipal cualquiera, y que para un escritor como Allen no suponen el más mínimo problema. Al inicio de la escritura del guión, en la historia propiamente relatada, es donde se encuentra lo mejor de “Vicky Cristina Barcelona”. Una pareja de turistas americanas (Rebecca Hall y Scarlett Johansson) con visiones absolutamente dispares de la vida y el amor se ven envueltas en un extraño tetraedro amoroso con un pintor catalán (Javier Bardem) y su atronada ex-mujer (Penélope Cruz), que había roto con él después de intentar asesinarle. Como punto de partida es prometedor, y más en las manos de Allen. Sin embargo, a la hora del desarrollo, y por las razones que sean, se ha ido todo al carajo. Tal es así, que ni siquiera queda definido el género del filme, que no posee la profundidad necesaria para ser un melodrama romántico, ni detenta los momentos cómicos suficientes como para determinarse comedia. Esto último es, quizás, lo más hiriente: no hay ni una sola brizna de los diálogos chispeantes habituales en Woody, no hay sarcasmo ni ironía. Bien parece que el ritmo y la textura de la película es de “Scoop”, pero los diálogos -y la irritantemente machacona voz en off- son de “Match point”. Así, el largometraje navega durante casi una hora entre los dimes y diretes del triángulo Vicky-Cristina-Juan Antonio con los paisajes y recovecos arquitectónicos de Barcelona y Oviedo como fondo de escritorio, bajo un ritmo tan lineal como inane.

Hasta que llega Maria Elena, la ex-esposa de Juan Antonio, que le da un empujón de interés al filme. Su carácter temperamental y febril llevan a la pareja Juan Antonio-Cristina a un nuevo estado en la relación, en la que, por desgracia, Woody tampoco se preocupa demasiado por desarrollar. Y aquí es cuando hay que parar un momento para hablar de interpretaciones. Aunque quizás la actuación más sólida, al ser un personaje principal, es la de Rebecca Hall, la función se la lleva de calle, debido al efecto elefante-cacharrería que produce su personaje, Penélope, que confirma una vez más que cuanto más arrabalera y racial, más cómoda se encuentra. Sus discusiones en castellano con Bardem (quien le ruega, repetida e infructuosamente, que hable en inglés por respeto a la yanqui Cristina) (y, de paso, a ese neoyorquino de a pie antes mencionado) no tienen desperdicio, basadas en improvisaciones de ambos actores, en los que Allen, con buen criterio, confió plenamente. También Bardem parece encontrarse más cómodo en esas escenas, puesto que durante el resto de la película da la impresión de estar excesivamente relajado, al borde de la laxitud marihuanoide. ¿Y Scarlett? Pues ni mal ni bien sino todo lo contrario, lo cual empieza a ser una costumbre; puede que nos encontremos ante otro caso, como la Jolie (o Paz Vega en España), de actriz sepultada por su belleza y por las portadas de Marie Claire. La gran Patricia Clarkson apenas tiene presencia suficiente como para dejar poso de gran actriz en un par de expresiones de desencanto. Para completistas quedan las apariciones a velocidad match-3 de valores autóctonos como Abel Folk, Lloll Beltrán o Joel Joan, que no se pierde una.

El final del film, tan precipitado como acostumbra en Allen, deja un sabor algo desencantado, no permitiendo el director neoyorquino que ninguna de las facciones contendientes del amor (el amor apasionado y el conservador) triunfe; todo quedará enterrado en la memoria como un affaire de verano, tan iridiscente y liviano como suelen ser estos amores de estío. En el recuerdo, no molestan pero no calan. Con el tiempo, “Vicky Cristina Barcelona” será un affaire de verano en la carrera del gran Allen Konigsberg, a.k.a. Woody Allen.

5 comentarios:

Sesión discontinua dijo...

creo que se esperaba demasiado de esta peli (la cual, por cierto, es la siguiente que voy a comentar en mi blog). Dejando del lado el tema de la imagen de Barcelona y bla, bla bla, mi pregunta es la siguiente: esta misma historia, ambientada en Manhattan ¿nos habría parecido tan y tan mala? ¿No será que los insufribles tópicos nos impiden ver los pocos méritos de un argumento que parece un guardar como de "Melinda y Melinda"? No es su mejor película, pero tampoco es la peor.

Hay una cosa en la que sí estoy de acuerdo: Scarlett ni fu ni fa, pero la Hall despierta un morbazo que se sale, la voy a nombrar mi fetiche del mes...

Nos leemos!!!!

marcbranches dijo...

Sesión, precisamente he empezado mi análisis con el asunto barcelonés para desligarlo de la película propiamente dicha. creo que involuntariamente das con la clave de este asunto: tengo la impresión de que Woody tenía una idea para una película neoyorquina, y se ha visto obligado a ambientarla en Barcelona (o Venecia, o París, o donde sea), con lo cual no ha podido profundizar y pulir las aristas como quizás habría hecho en otro contexto. "Melinda y Melinda" es, quizás, la película que menos se me ha quedado en la memoria de Woody Allen, pero sí diría que su parte de comedia, que era la peor, tiene similaridades con esta "Vicky etc.".

Veo que la Hall te ha tocado la fibra... Hace un buen trabajo interpretativo; lo demás, ni fu ni fa. Me quedo con Scarlett (aunque empiezo a pensar que lo más seductor que tiene es, curiosamente, su voz), y con la escena en la que se ve a Pe pintando un mural en el suelo, enfebrecida y con los pantalones arremangados, que me parece un momento de sutil alto voltaje erótico. Saludos.

Möbius el Crononauta dijo...

Si hubiera salido Joan Pera habría sido curioso cuanto menos.

Si voy al cine sé que al menos no padeceré pues no espero nada de la película; si me gusta, bien, y si no me gusta, me pondré otra vez 'El dormilón' y a otra cosa mariposa.

Saludos

anro dijo...

Creo que todos, por el respeto que le tenemos a W.A., le perdonamos que haya perpetrado un bodrio tan enorme como Vicky etc. Pues no, yo no se lo perdono, ni le perdono a Barden ni a Penélope, ni a la Scarlet, que me hayan aburrido tan soberanamente durante casi dos horas.
Para ver Barcelona y Oviedo me ventilo un avión y me pongo en tres horas en el Prats y ¡ale¡ a gozar de las Ramblas y de Gaudí.
Para ese viaje no necesitaba Allen esas espuertas.
Desdeluego tampoco se la hubiera perdonado si se hubiese titulado "Vicky Cristina Manhattan", ¡Hasta ahí podíamos llegar¡ Un genio es genio cuando lo demuestra, cuando hace basura hay que criticarlo con mayor enojo si cabe.
Por favor, que no jueguen con nuestra pobre inteligencia.
Un abrazote y perdona el enfado.

marcbranches dijo...

Mobius, a mí también me hubiera encantado ver a Joan Pera. Ignoro la razón por la que no hizo el cameo previsto, pero se dijo que no había pasado el casting, lo cual me parece una barbaridad: es el doblador de Allen, ¿para qué tiene él que pasar un casting? ?Lo pasó el plasta de Joel Joan, o Jordi Basté, locutor de radio, que también chupa cámara? No lo entiendo. Saludos.

Anro, entiendo tu indignación de fan, pero no comparto tu argumento. Woody Allen tiene ya una carrera lo suficientemente larga y plena de grandes películas como para que, hoy en día, se le pueda perdonar, no ya una mediocre, sino una mala película. Haga lo que haga de aquí hasta que muera, su filmografía es un regalo para todos los cinéfilos de pro. La exigencia, para otros, en el teórico cenit de su creatividad, que van disfrazados de genio y sólo lo han demostrado en una (o ninguna) película. O que desperdician su talento en asuntos menores (¿se me oye, Quentin?). Saludos.

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy