RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
2

VIVIENDO CON UN EXTRAÑO




Los personajes favoritos de Nicholas Ray eran personas que vivían en un entorno de violencia, convirtiéndose por lo tanto en violentos; pero cansados ya de ello querían escapar de esa situación ; algunos morían en el intento, y otros conseguían salvarse, teniendo que usar para ello, paradójicamente, la violencia.
Os estaréis preguntando ¿A qué viene esto? (aparte de que para que podáis decir: “Oh, cuanto sabe!”). Pues que Una historia de violencia le habría gustado a Ray; de hecho, casi se podría decir que es un western moderno, una actualización de Raíces profundas, por ejemplo.
David Cronenberg por un momento deja de lado sus obsesiones (que tanto nos gustan, por cierto, morbosos somos) acerca de sexo enfermizo, mutaciones genéticas, enfermedades, .... para explicarnos una historia aparentemente sencilla y sin complicaciones, aunque sin dejar de explorar nuestro lado oscuro.
Tom Stall (Viggo Mortensen) es un marido perfecto, un padre modelo y un cuidadano ejemplar, a quien todo el mundo quiere y respeta. Un día entran en su local dos atracadores y viendo que corren peligro la vida de la gente que hay en el bar, se enfrenta a ellos, matándoles. Automáticamente se convertirá en el héroe del momento, pero eso también tendrá un inconveniente: debido a la publicidad que se da al caso, aparecerán unas personas diciendo que le conocen y que es un matón de Chicago llamado Joey Cusack. El lo negará, pero no le dejarán en paz.
Dos escenas son muy reveladoras de como afecta a la familia de Tom el descubrir su nueva identidad, antes y después. Una es con su mujer(estupenda Maria Bello); antes la relación sexual es algo agradable, compartido, divertido; después mas bien parece una violación y dominación. La otra es la forma de comportarse su hijo con el chulo del instituto: primero consigue ridiculizarle a base del diálogo; después ya es a guantazo limpio.
Aparte de lo bien que está Viggo, demostrando que es algo mas que el Aragorn de El señor de los anillos, melenas al viento, y Maria; Cronenberg usa dos secundarios de lujo. Ed Harris y William Hurt.
La película nos plantea unas cuantas –y buenas- preguntas: ¿es posible cambiar?, ¿qué hizo cambiar a Tom?; una vez ha vuelto a ser Joey ¿podrá volver a ser Tom? porque hay algunas cosas que no se olvidan, como montar a bicicleta.
No podemos obtener la respuesta, ya que ni los mismos personajes lo saben, como muestra esa escena final en la que se miran a los ojos, intentando descubrir quien es la persona que está delante suyo, aunque como dice Tom al principio de la película a su hija “Los monstruos no existen”; tal vez tenga razón.... o no?

2 comentarios:

diegoalatristeytenorio dijo...

Ya he solucionado el problema, Alicia.



Hay tres pilares básicos en esta película para decir que es una de las mejores del pasado 2005, a saber:

1- David Cronenberg, que sin perder sus señas de identidad: dualidad de la persona, demonios interiores, sexo (bien mostrado y en el momento justo) y algo de casquería (la escena del matón en el bar de Tom con el tiro en la cabeza no tiene desperdicio)nos ofrece una película sencilla, directa y que nos mantiene con los ojos pegados a la pantalla sin pestañear.

2-Viggo Mortensen, que como bien has dicho tú, Alicia, es mucho más que el Aragorn de la trilogía de Jackson, demostrando que es un actor de registros y currante como pocos. Desde que lo vi en la ópera prima de Sean Penn "Extraño vínculo de sangre" supe que había un buen actor, con tablas y muchas posibilidades. La evolución "in crescendo" de su personaje a lo largo de la película es completamente creible y hace que te impliques emocionalmente con él.

3- Howard Shore, que haciendo honor a la dualidad del personaje, nos ofrece un magistral e incomparable derroche de talento . No, no se trata de una obra maestra musical, pues los parecidos con otras obras anteriores de Shore son evidentes y no inventa nada nuevo, pero la soberbia fusión audiovisual que presenta es alucinante. La sencillez de las melodías para "Tom" y "Cheerleader" son tan pasmosamente sencillas y hermosas que su contraste con los brutales pasajes de tensión y acción destacando el corte "Run" hacen palidecer a cualquier compositor actual por la maestria de su sencillez. Donde el menos es más Shore y Cronenberg se fusionan dando sentido, complicidad y sensibilidad a esta historia de violencia de forma excepcional. Una de las mejores bandas sonoras del año sin duda alguna.


Y una de las mejores adaptaciones de cómic que he visto nunca, hay violencia sí, pero la justa y necesaria, cuatro puñetazos y cuatro tiros bien dados en el momento justo. Un wenstern moderno que me recuerda muchísimo en algunos aspectos a esa otra maravilla que es "Sin perdón".

Aparte del comienzo, que para mi es una muestra en toda regla de como hacer buen cine o de las escenas de sexo con María Bello, hay para mí dos escenas claves en la película; la primera cuando una vez Tom ha acabado con su hermano y sus secuaces, camina pesádamente hacia el estanquer de la casa y se limpia el cuerpo sucio y ensangrentado, una especie de purificación y redención para el "bueno" de Tom y así alejar de una vez por todas sus fantasmas. Y la otra, como no, la secuencia final, en la que solo con las miradas el matrimonio Stall se lo dice todo; miradas de compasión, de temor, de incertidumbre y también de perdón. Un final que debe pasar por derecho propio a la historia del cine más reciente.

alicia dijo...

Precisamente esa escena que dices del agua, Juan Ramón, nos remite a una película de Ray, Johny Guitar, cuando Johny y Vienna pasan tras una purificadora cascada después de haber tenido que usar la violencia.

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy