RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
0

CLASES CRUZADAS




Juntemos Arriba, abajo con una novela de Agatha Cristhie y unas gotas de Las reglas del juego. Resultado: Gosford Park.
El recientemente fallecido Robert Altman nos presenta una vez más una película coral, aunque esta vez centrándose en un grupo de británicos de principios de siglo que van a pasar el fin de semana en una casa de la campiña inglesa para cazar. Por supuesto, cada uno vendrá acompañado por sus sirvientes.
Muy pronto nos mostrarán que el mundo de los criados y el de los señores es totalmente distinto. Como dice uno de los personajes al ser pillado con una mujer por uno de los sirvientes : “No te preocupes, no es nadie”. Los criados se llaman por el nombre de sus señores y se sientan a la mesa en el mismo orden que ellos; es como si su personalidad desapareciera por completo frente a la del amo; el mejor sirviente es el que no se nota que está, aunque eso no impide que haya todo tipo de intercambios entre las plantas de arriba y abajo, fuera de las horas de servicio (a puerta cerrada, por supuesto).
Desde luego, lo mejor es el reparto; ya que se puede decir que si no están todos los que son en la interpretación británica, si son todos los que están:
- Arriba: Maggie Smith, Michael Gambon, Kristin Scott Thomas, Charles Dance.
- Abajo: Helen Mirren, Alan Bates, Derek Jacobi, Emily Watson, Clive Owen.
El único personaje que se permite vivir en los dos mundos (un actor que por lo visto se adelantó a los métodos del Actor’s studio, interpretado por Ryan Phillippe, pero imita mal el acento escocés), acabará ganándose el desprecio de las dos partes.
Resultará que todo el mundo esconde un secreto; pero acabarán siendo mas interesantes los de los criados que los de los señores, a pesar de éstos primeros se lamenten por no tener una vida propia. Eso parece saberlo muy bien el personaje de Maggie Smith, ávida siempre de los cotilleos de la servidumbre para saber qué opinan de ellos. Incluso dentro de la clase superior hay diferencias, ya que no aceptan del mismo modo a una persona que proviene de una antigua familia rica a otra que se ha enriquecido trabajando; lo de ganar el pan con el sudor de la frente resulta tan vulgar! y encima si es en el cine.... y en una película de Charlie Chan, ambientada en Inglaterra, pero rodada en Hollywood! ...pero lo mejor es disimular, aunque arruguemos ligeramente la nariz al tomar el te; claro que por supuesto no iremos a ver esa película.
A Altman no parece interesarle demasiado la intriga policíaca, ya que deja que el inspector que interpreta Stephen Fry se vaya sin que sepamos que conclusión ha sacado, a pesar que la lista de sospechosos sea bastante larga, como en cualquier novela de Agatha Cristhie ; finalmente será una criada la que lo resuelva todo, y ¿el?¿la? culpable resultará quien menos esperábamos, pero no servirá para nada saberlo, todo seguirá igual. Lo realmente importante son las relaciones entre los personajes, las falsas apariencias, los engaños...
Curiosamente, los únicos beneficiados por el crimen serán, como no, los señores; si ya lo decía la canción : “Pobre chica la que tiene que servir ...” Ah! El asesino NO es el mayordomo.
 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy