RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
0

CHERIE DARLING




Me confieso algo mitómana, y si hablamos de mitos, uno de los mas grandes sin duda ha sido el de Marilyn Monroe, la rubia sexy por excelencia. Especialmente dotada para la comedia, lo que la mayoría de la gente ignoraba era que tras su apabullante aspecto, se encontraba una mujer tremendamente insegura, que deseaba que la consideraran algo mas que un trozo de carne. Buscando ese reconocimiento, tomó lecciones en el Actor’s studio, la escuela de moda del momento, cuna de Marlon Brando, James Dean y Montgomery Clift. Ella quería demostrar que había aprendido, y su mayor ilusión habría sido interpretar a la Grushenka de Los hermanos Karamazov que estaba a punto de rodarse. Los estudios rechazaron la propuesta (y probablemente se reirían un buen rato); a cambio le ofrecieron un nuevo papel de rubia tonta, que es en el tipo de papel en que esperaban verla, la protagonista de Bus stop; sin embargo su Cherie valió más que todas las Grushenkas de la Metro.Y es que ésta es una de sus mejores interpretaciones; muy lejos de sus personajes anteriores de cazadora de fortunas, con los diamantes como mejor amigo, como en Los caballeros las prefieren rubias o Como casarse con un millonario; Marilyn aquí es todo lo contrario: una artista de tercera fila que sueña con triunfar y desea que alguien la quiera por sí misma; alguien que ha recibido tantos palos en la vida que no está acostumbrada a que la traten con cariño, por eso resulta conmovedora su expresión cuando al final la abrigan con una chaqueta.
Pues bien, esta rubia que actúa en un garito de mala muerte cantando ( y Marilyn consigue algo muy difícil: hacer un número musical mal, para demostrar el escaso talento de Cherie ) tiene su vida organizada mediante un plano, que muestra una ruta que finalmente la llevará a Hollywood. Pero lo que no entraba en sus planes es que un cowboy de cortas entendederas, mas bruto que un arado, pesado como él solo, aunque con un corazón de oro, se cruzaría con ella.
Beauregard (estupendo Don Murray, que ganó el Oscar al mejor actor ¡secundario!) no tiene la mas mínima experiencia con las mujeres, pero nada mas que ve a Cherie decide que ella es su ángel, y le hace una inolvidable propuesta, que luego copiaría Almodóvar en Átame!, en la que el director manchego hacía su particular cruce de Bus stop y El coleccionista: “Tengo 23 años, 50000 ptas. en el bolsillo, estoy sólo en el mundo y espero ser un buen marido para ti y un buen padre para tus hijos”. Amén.
Ni que decir que cuando Cherie oye algo así, aunque al principio se pudiera sentir atraída por el vaquero, ya que el chico no está nada mal, le entrará el pánico, ya que eso la apartaría definitivamente de su camino a Hollywood, e intentará huir; pero Beau es insistente y se la llevará a la fuerza, tratándola como un toro de rodeo, convencido de que estando con él cambiará de idea.¿Tendrá razón?
Joshua Logan volvió a usar una obra teatral de William Inge, y obtuvo tan buenos resultados como en Picnic, donde aparte de la pareja protagonista destaca un estupendo secundario como Arthur O’Connell.
Por cierto, existe una especie de versión intelecutal de la obra, que también se llevó a la pantalla, llamada Locos de amor, dirigida por Robert Altman, protagonizada por Kim Basinger y Sam Shepard, que también es el autor de la obra; aunque fallida, merece la pena verla.
 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy