RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
12

DIARIO DE GUERRA DE JOHN CONNOR: DÍA S


He estado cerca de titular este post “Transformers 3”, en un nuevo alarde de ingenio desbordado. Dos razones de peso me han llevado a descartarlo: una, que rompería la secuencia de titulación de la serie “Terminator” que me he emperrado en escribir los últimos meses; dos, que no sería justo. “Terminator: Salvation” es bastante mejor que “Transformers”, y no creo que tenga problemas en la piscina cuando me tire de cabeza y diga que seguro que es bastante mejor que su secuela. Por desgracia, la saga luce una historia sagrada en nombre del Rey del Mundo (a.k.a. James Cameron), y era empíricamente imposible que aguantara la comparación. Lo mejor que se puede decir de esta pre-secuela, o post-precuela, es que no es tan mala como se podía temer, aunque es mucho peor de lo que podría haber sido. Usease: acabo de gastar el primer párrafo sin que se me entienda un carajo. Barrunto.

Al fin y al cabo, todo es cuestión de elecciones (marcbranches en modo Coyuntural ON). El triunfo o el fracaso depende de las elecciones que decidas, y no hay más: a veces el tiempo determina si han sido buenas o no, a veces el sentido común, demasiadas el azar. En el caso de “Terminator: Salvation”, las cosas han sido, fundamentalmente, asín:

- Después del relativo fracaso de “T3”, estaba claro que, en caso de nueva secuela, no se podía seguir por los mismos parámetros de cyborg-va-al-pasado-acosa-a-un-connor-bum-bam-ploff. La fórmula estaba agotada. Los productores (Kassar/Vajna & Co) deciden, con buen criterio, que es hora de plantarse en ese futuro post-apocalíptico que Cameron nos había enseñado en cápsulas. John Connor deja de ser una promesa del B, y sube al primer equipo. Nos distanciamos, pues, de las anteriores películas, creamos una nueva franquicia desde las anclas de la antigua. Buena elección.

- Hay que elegir un director. En un momento de enajenación lisérgica, dichos productores escogen a McG. Con ese nombre es imposible ser un buen director de cine; a lo sumo, un rapero escocés. Este tipo es el perpetrador de “Los Ángeles de Charlie” y, lo que es peor (MUCHO peor), “Los Ángeles de Charlie 2”. Cagadalahemos elección.

- Vamos a por el actor que interprete a John Connor. Christian Bale está en la cresta de la ola, tiene el físico, la edad y la intensidad adecuada. Buena elección.

Dos de tres. De arranque no está mal. Visto el resultado final, ¿qué ha pesado más? Por desgracia, mucho me temo que la 2ª elección...

No me extiendo con la sinopsis, que ya voy largo y esto no es el “Dirigido”. Es el año 2018, John Connor está en la Resistencia, pero no es el líder militar, aunque, para muchos, es el espiritual. Para otros es un farsante, o eso dice la introducción escrita del arranque, porque no vemos a nadie dudar de Connor – lástima, porque hubiese sido una buena línea argumental -. Además, está casado (con Bryce Dallas Howard, el muy suertudo) y espera descendencia, algo que promete ser vital en posteriores entregas. En paralelo, se nos narra la historia de Marcus Wright (Sam Worthington), un condenado a muerte en 2003 que reaparece, misteriosamente, en 2018, desmemoriado desde su aparente ejecución, que se encuentra con un joven intrépido y algo tirillas llamado... Kyle Reese. La película, después del prólogo con Marcus, arranca con una excelente secuencia de acción con un accidente de helicóptero con cámara dentro que promete. Es la mejor escena de este tipo de la película, junto a otra, claramente deudora de “Mad Max”, en la que son protagonistas unas motos Terminator (ojo al concepto: motos Terminator. El sueño de cualquier kani que se precie). Por lo demás, y en cuanto al asunto estilístico, McG se aleja del futuro azul-tinieblas de Cameron, y prefiere apagar el color de la fotografía de su film, revistiéndolo de una luminosidad plateada que, siendo una opción tan válida como otra cualquiera, le resta identidad primigenia y capacidad de acojone al conjunto.

Se ha dicho que el verdadero protagonista del film es Sam Worthington. No diría tanto, pero sí es cierto que su preponderancia anda a la par con Bale, y que su personaje sirve para abrir alguna nueva vía. Por desgracia, la película no profundiza en nada, y esto incluye a los personajes del film; en algún caso, el abandonismo es vergonzoso, y pienso en Kate, la mujer de John, un florero de tal calibre que, en ocasiones, parece perfilada con Photoshop. Kyle Reese (Anton Yelchin) no se parece en nada, y no me refiero al físico, al que acabará siendo papá Connor en “T1”. El mismo Bale sufre, en ocasiones, unos ataques de intensidad que no le convienen al personaje que interpreta.

Narrativamente, el largometraje acusa la falta de discurso de McG, con lo que los tiempos muertos se vuelven insulsos y hay muy poca empatía con los personajes, y, de hecho, con la historia que se nos cuenta. La pelea final, con un cameo de Chuache pelín bizarro, es un descarado homenaje a la de “T2”, quizás demasiado descarado, y el epílogo fortalece la idea de épica forzada con llave inglesa, y de que el film no deja de ser una gigantesca, desaforada introducción al nuevo Connorverso (¿“Terminator begins”?). Insuficiente para hacer justicia a la saga, aceptable para pasar un rato en el cine sin que sufra demasiado tu masa cerebral (aunque de los oídos ya no aseguro nada). Desdichadamente, el único momento que provoca auténtica emoción es al inicio, al escuchar, en sonido 17.1 y 8 millones de decibelios, esos cinco martillazos de yunque acompasados que conforman el estribillo de una banda sonora legendaria, y que anuncian, ni más ni menos, que el apocalipsis, now.

12 comentarios:

Capitán Spaulding dijo...

fíjate si es poco épica que he olvidado completamente, en menos de una semana, el final de la película. Si eso, cuando se estrene la 5a ya te vendré a pedir que me hagas un croquis...
Por cierto, el personaje de Marcus, y no es por dármelas de friki-cool, es un plagio descarado (pero descaradísimo) de Battlestar Galactica.
En fin, concuerdo contigo, sobre todo en lo del principal error del film (McG sólo ha hecho una cosa medio-bien, producir la serie intrascendente pero cachonda Chuck)... aunque yo ya estoy empezando a meter a C. Bale en el saco de desatinos. Qué soso es el pobre.
Vaya, que no aporto casi nada con el comentario, pero ya tenía yo ganas de dejar por aquí mi zarpa. Saludos varios desde la Resistencia

Hernán dijo...

¿Cómo pueden ser las cápsulas del futuro apocalíptico enseñadas por Cameron en la primera y segunda parte mucho más elocuentes, vertiginosas y recordables que toda esta cuarta parte descartable que se desarrolla completamente en este futuro?

El problema de este tal McG (y de otros tantos directores de este tipo de películas) es que, a diferencia de artistas como Cameron, no tienen ideas a la hora de filmar. Y al no tener ideas filman explosiones y disparos, meten ruido en la imagen y adornan todo en una sala de edición.

Saludos.

Manuel Márquez dijo...

En esta vida, compa Marc, siempre es interesante progresar, es decir, ir hacia delante. Acogiéndome a tal máxima, voy a dar un paso en mi trayectoria, de forma tal que no sólo declaro que ésta, una vez más, tampoco la he visto, sino que declaro también, con carácter preventivo, que no pienso ir a verla -en principio, claro...-. Eso sí, tu reseña, magnífica e ingeniosa, como siempre, que lo sepas...

Un fuerte abrazo y buena semana.

marcbranches dijo...

Bienve, cptn. Spaulding, compañero cinempático. Recibiré varios cachetes frikis, pero no he visto unj sólo episodio de "Battlestar Galactica" (de la nueva claro; de la antigua tenía hasta, snif, el álbum de cromos...). Se extiende el halo de sospecha sobre Christian Bale, y cada vez es más justificado. Se está quedando en registro y medio de actor: necesita un papel arriesgado (¿qué tal una comedia, y te ríes un poco, Chrissy, tío, que se te van a saltar las mandíbulas de tanto apretarlas?) pero a la voz de ya. Saludos.

Hernán, absolutamenet de acuerdo: McG pertenece a esta extirpe de directores que sólo saben hacer ruido. Sin embargo, tienen su caterva de fans. Hay un montón de gente que espera con ansiedad "Transformers 2"... Saludos.

¿M-Márquez? Presente. Y con cepillo incluido... Así me gusta, que no falte a ninguna clase aunque las catee todas. Un ejemplo, este Márquez.

ANRO dijo...

Lo siento, Macbranches, pero a pesar de toda la parafernalia que has empleado para justificar esta ¿pre o secuela? de T. no me has convencido de que valga la pena ir a verla.
Honestamente creo que la trilogía quedaba muy bien. Cada uno habíamos gozado más o menos con ella y punto. Volver al asunto me parece una operación comercial sin más, con vistas, obviamente, a explotar el videojuego consabido.
No quiero ser inquisidor general, ni nada por el estilo, y hasta es posible que me deje arrastrar cuando la pongan por el canal de la cruz, pero me da mucha pereza ir al cine para marearme y ponerme sordo ¡¡¡dios que viejo luzco!!!
Un abrazote.

marcbranches dijo...

Lo cierto es que no pretendía convencer a nadie para que vaya a verla, para ello debería haber utilizado otro tono en la crítica. Eso sí, no me ha parecido tan vergonzante como otros productos palomiteros venidos de Jolibú (ese Lobito...); eso no significa que sea una buena película, que no lo es.

De todas maneras, no te engañes: es cierto que T:S es una operación comercial sin más. También lo era T2, y sin embargo salió peliculón. Toda secuela (qué coño, casi toda película, hoy en día) es una operación comercial sin más, lo cual no significa que se pueda hacer bien o mal. Y también discrepo en lo de que la trilogía quedaba muy bien: T3 tosía por todos lados. De momento, dejémoslo en las dos primeras.

No sé si luces viejo, pero tu parecido, en primera instancia, con Bigas Luna, es inquietante... Saludos.

DiegoAlatristeyTenorio dijo...

Tan desilusionado me dejó la tercera -díselo a la mano- que ésta cuarta entrega de la historia me ha dejado un buen sabor de boca. Sobre todo gracias al personaje de Marcus.

Nada más terminar de verla lo que le dije a mi señora fué "Terminator Salvation o como Sam Worthington se comió con patatas a Christian Bale". Y es que el tío, bajo mi punto de vista, ha dejado una muy buena impronta con un personaje al que ha sabido dotar de ese "plus" que hace que no esté en la historia porque sí, para rellenar, sino que carga con todo el peso de la historia de manera notable.

No es menos cierto que la mayoría del reparto actoral es olvidable a más no poder y que su peso en la trama es nulo. Qué lástima de mi adorada Howard, poniendo su precioso rostro para un papel tan mediocre. O del gran Michael Ironside, con otro rol que podía haber dado mucho más de sí.

En cuanto a Bale, como bien apuntas, va siendo hora de que cambie los registros. y más despues de haber visto hace unos días "Rescue Dawn".

La dirección de MCG no me ha parecido tan pobre. Será porque me encantan las películas post-apocalípticas o porque soy de los que se lo pasó teta viendo "Transformers". Para mí hay planos que merecen la pena su visionado, como el de la captura de Kyle, estando encerrado en la nave junto al resto de prisioneros y el ruido acongojante de las máquinas escuchándose en el exterior.

Y quiero recordar que aunque este director hiciera la "charlotada" de "Los Ángeles de Charlie", en su haber está la más que correcta "We Are Marshalls".

En fin, que lo que es a mí, me ha gustado bastante aunque solo haya sido por hacer el descubrimiento de Worthington. A ver que nos depara en "Avatar"

Saludos.

Möbius el Crononauta dijo...

La acabaré viendo, como acabo viendo todo lo que pone Star Wars en el título... pero eso del McG parece coña. ¿McG? ¿Me & bobby McG? joder que ha sido del Alan Smithee de toda la vida...

marcbranches dijo...

Hola, Diegoetc. Hombre, si disfrutaste con "Transformers" es lógico que te guste esta. ¿Te explico un secreto? Me pillé a mí mismo bostezando más de una vez. Y te aseguro que había dormido... Tampoco creo que lo de Worthington sea para tanto, aunque hace pinta de buen maciste de acción. Lo de Michael Ironside es una pena, pero lo de la Bonham-Carter no tiene nombre... Saludos.

Lo que yo te diga, Mobius... Creo que me voy a pedir un McG con aros de cebolla y patatas, que esta semana tienen una oferta buenísima. Taotra.

J.A. Pérez dijo...

No la considero mala... pero tampoco es buena (hablando de contradiciiones). Me parece un entretenimiento sin excesivas pretensiones, salvo en el caso de Bale, que quiere hacer de su personaje uno de Shakespeare pero le sale con cara de estreñido.

Todo parece más bien un episodio piloto de una serie que luego nos vaya a dar alguna alegría que otra. Eso sí, si cambian al McG por un director con más empaque (y eso que no lo hace mal del todo).

No es que me apasionara... pero al menos no me aburrí con Terminator Salvation. Tambien es cierto que lo que esperaba de la peli era tan poco...

Un abrazo!!

marcbranches dijo...

J.A., yo tuve la misma sensación de estar asistiendo a un episodio piloto, a una presentación. Lo bueno de McG es que, como te esperas lo peor, sales hasta contento del cine: "Joder, pues no está tan mal". Sí, no aburre, pero cuanto más pienso en ella, más taras le veo. El final me parece cada vez más infecto... Taotra.

Carles dijo...

Bueno, como entretenimiento tipo blockbuster veraniego cumple, medianamente... digamos que es bastante potable en este aspecto (¡ves! tener a McG como director es aún mejor, porque así se rebajan las expectativas y casi acaba gustando más!!!).

Cuando la vi, pues eso me entretuvo, y bien, y tal... pero es verdad que con el paso del tiempo vas pensando en este "TS" y pierde puntos.

Puntos que le conviene ir ganando a Sam Worthington porque con lo de 'Avatar' (o el remake de 'Furia de titanes') se está perfilando como "la gran promesa blanca" del cine de acción y aventuras.

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy