RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
9

LAST MAN STANDING


Hace unos días nos abandonó el que, posiblemente, era el último mito viviente de la época dorada del cine. Claro, quedan algunos, como Kirk Douglas (resiste, chaval), pero ninguno a la altura mitológica de quien fue los ojos azules de Hollywood: Paul Newman. En su momento la Directrice, con una rapidez de reflejos impropia de su edad, colgó el post homenaje correspondiente. Tan sólo me gustaría añadir que Paul Newman ha sido uno de esos personajes que uno realmente ha admirado, por encima incluso de su trabajo. Su discreción, su integridad, su antidivismo refractario, su ejemplar estabilidad vital, fueron una muestra fidedigna de que es posible vivir desde el éxito sin morir de él. Paul Newman fue primero egregio varón y luego actor, y finalmente leyenda; por encima de la desarmante ternura de sus ojos siempre prevaleció su sonrisa socarrona pero honesta. Su carrera estuvo a su altura, y eso no todos los grandes pueden decirlo; su última aparición cinematográfica, en “Camino a Perdición”, se correspondió con su magnitud, y nos dejó una interpretación para el recuerdo, culminada en esta magnífica escena en la que, quizás, le entregaba la antorcha a Tom Hanks, una antorcha, en cualquier caso, demasiado pesada para cualquier brazo que no sea el suyo. La secuencia está aderezada con dos bandas sonoras hermosísimas: la melancólica música de Thomas Newman, y la torrencial lluvia que acompaña la inevitable vendetta de Hanks. Una lluvia que no es más que las lágrimas del cine acompañando al maestro Newman en su despedida. Al final, el gordo de Minessotta era la muerte, y esa cabrona siempre gana.

9 comentarios:

Vivir Rodando dijo...

Newman fue grande. Primero por su talento y luego por la coherencia que destila su vida y su carrera.

marcbranches dijo...

No solo grande, sino, quizás, el más grande. A veces utilizamos la expresión "un ejemplo a seguir" con demasiada frivolidad. No en este caso.

Josep dijo...

Pensé lo mismo que tú: esa escena, inolvidable, con esos disparos silenciados por la lluvia y la música, me pareció la entrega del testigo en una carrera que el tiempo perpetua.

Pero me temo que Hanks, que ha ido mejorando mucho, mucho, nunca podrá estar a la altura de Newman, mucho más versátil y quizás irrepetible, por el cambio estructural de la industria del cine.

Newman tuvo la suerte de poder trabajar con verdaderos grandes tanto en la dirección como en el reparto y eso ayuda mucho a que un actor se desarrolle, por no hablar de los guiones que tuvo la suerte de personificar.

Saludos.

anro dijo...

Las matáforas con las que cierras tu breve homenaje al último de los grandes clásicos, vienen muy, pero que muy al pelo.
Un abrazote

marcbranches dijo...

Creo, como tú, Josep, que Hanks es un buen actor, e incluso bastante polivalente. No tiene sentido compararles porque, entre otras muchas diferencias, das en el clavo de lo que significa el cine hoy en día, en comparación con la época en la que Newman se consolidó. Puede que Paul tuviera suerte con los directores con los que trabajó, pero es una suerte que se supo buscar; considero que las buenas elecciones también forman parte del talento de un actor. Un abrazo a ambos.

Laura Hunt dijo...

Como hace ya bastante tiempo que no me paso por aquí, todavía no he leído el post que Alicia le dedicó a Paul Newman, pero que yo sepa, es la primera ocasión en que, tras morir un actor, le dedicais dos posts. Señal de que estamos ante alguien muy especial, un actor que era admirado por sus grandes interpretaciones, pero que también lo era como persona, por su postura ante la vida, y su coherencia y... bueno, por todo eso que ya has explicado tú estupendamente.

Sin duda se le echará de menos.

Por cierto, una gran escena, la que has elegido. Camino a la Perdición me encanta, y este es sin duda uno de sus mejores momentos.

Saludos!

marcbranches dijo...

Laura, cuánto tiempo sin iluminarnos (espera, que me pongo las Ray-Ban) (de mercadillo). Es cierto, es la primera vez que colgamos dos posts, más que nada por la necesidad que tenía Mi Majestad de decir la mía (egocéntrico que es uno). Paul se merece eso y mucho más. Saludos.

Carles dijo...

No estuvo nada mal ver por última vez a Paul Newman en 'Camino a la perdición', una película notable (y por cierto, con una excelente fotografía), porque a veces las grandes estrellas e iconos tienden a caer en subproductos, y cosas para televisión de las que después nadie se acuerda.

marcbranches dijo...

Como bien dices, Paul Newman se alejó de la tenteación del subproducto fácil, y supo litigar su carrera desde el principio hasta el fin, con esta hermosa "Camino a Perdición" en la que, desde luego, destaca su magnífica fotografía. Saludos.

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy