RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
10

EL CHOCOLATE DE LEIRE



Se dice que la figura de la madre muerta es uno de las simbologías más empleadas en la narrativa, tanto lírica como dramática, del Romanticismo español. Metáfora reincidente del desamparo humano, la figura de la madre muerta ha sido adherida a héroes y heroínas como refuerzo de su condición de seres frágiles y al pairo del sentimiento de amor, y, por tanto, de la pérdida del mismo; aunque también, en su vertiente, llamémosle, fantasmal (se la recuerda, por tanto, vive), como soporte vital del personaje, agitando siempre, en cualquier caso, los altibajos sentimentales y morales de los héroes románticos. ¿Es, en consecuencia, Ismael López de Matauko, el protagonista de la película “La madre muerta” de Bajo Ulloa, un héroe tradicional romántico? Nain. Sin embargo, el objeto iniciático de la figura literaria, el desamparo, sí que se encuentra muy presente en la película y sus protagonistas, lo cual permite a Mi Majestad tirar por la calle de en medio de este patillero argumento. Si con este primer párrafo alguien albergaba la esperanza de que mi modus operandi haya cambiado, y por fin sepa de lo que estoy hablando, desengáñese señora.

Juanma Bajo Ulloa fue durante un tiempo, el niño mimado del cine español. Y digo bien: del cine español, no de la industria. La pátina de enfant terrible que ha arrastrado el bueno de Juanma -a golpe de pantalones pitillo, camisetas de la selección brasileña y un discurso antisistema fácilmente interpretable como pose- le granjeó la adhesión incondicional de parte de la cinefilia hispánica, hipnotizada por su narrativa malsana, su facilidad para la atmósfera turbadora y sus personajes al límite. Aunque su ópera prima “Alas de mariposa” fue muy aplaudida, “La madre muerta”, que fue recibida con tremenda disparidad de opiniones, fue la que le barnizó con la primera capa de malditismo, que soportó incluso el descomunal éxito taquillero de “Airbag”. El gatillazo de “El Capitán Trueno” y la odisea financiera y presupuestaria que precedió a la ínfima distribución de la perroverdista “Frágil” han dejado hoy en día a Bajo Ulloa a un par de metros de la caricatura de sí mismo. Aunque consideroAlas de mariposa” su película más redonda, es quizás en “La madre muerta” donde encuentro las escenas más electrizantes de la carrera del director vasco. Y con este van dos párrafos de introducción. Arráncalo ya, por Dios.

Así que al grano, que dijo el señor Clearasil. “La madre muerta” nos cuenta la historia de un despreocupado asesino (Ismael López de etc., también llamado Karra Elejalde), al que sólo le obsesiona una cosa: que la hija autista (Leire, o Ana Álvarez) de una de sus víctimas veinte años atrás, tan impresionada que no volvió a recobrar la razón, acabe por reconocerle. Así que hace lo que haría cualquier hijo de vecino en su lugar: secuestrarla y esperar a matarla un día de estos que haga bueno. Pero una extraña empatía mediatiza las decisiones y reacciones de Ismael... La ¿cantante? francesa Lio (undostres-respondaotravez: por 25 pesetas, títulos de canciones interpretadas por Lio que el lector conozca) (lo sabía. Pues pónganse a ver esto, o esto, y luego intenten no arrancarse los ojos con una grapadora), como la amante de Ismael, y una yogurina Silvia Marsó, como la cuidadora de Leire, completan el reparto principal. El largometraje presenta algunas de las características esenciales que ya observamos en “Alas de mariposa”: una atmósfera malsana, un aire cortante cual afilador, una violencia soterrada (y no tan soterrada) derivada de los sentimientos extremos de los personajes, aderezada con maestría por la banda sonora de Bingen Mendizábal. Con más altibajos que en su primera obra, Bajo Ulloa explicita ese ambiente insalubre a través del personaje de Ismael, al que Karra Elejalde borda, convirtiéndolo en uno de los mayores cabrones que haya creado el cine patrio (undostres-etcétera: por 25 pesetas, nombres de grandes villanos del cine español) (no, no vale Jose Luis Moreno en “Torrente 2”). Su explosión de violencia en el asesinato de su jefe es pura casquería; lo que nos inquieta, realmente, es su comportamiento durante el día, el maltrato psicológico a su amante (otro mal bicho, por otra parte) a golpe de burlas y amenazas, su desprecio por todo lo que le rodea. Un alma decolorada -desamparada- hasta la negritud, que encuentra una chispa fosforescente en la candidez sin conocimiento de Leire. Ismael ha abandonado su humanidad hasta el embrutecimiento casi ancestral, de tal manera que es incapaz de entender, siquiera plantearse, qué le hace sentir esa hermosa niña con aspecto de adulta que le refrena su habitualmente despreocupada tendencia asesina. No sólo eso. En una escena peripatética, Ismael rebusca entre los despojos de su humanidad para tratar de hacer reír a la chica disfrazado y pintarrajeado (eso sí, sin que le oiga su amante, que hay una imagen que mantener), y que consigue poner la piel de gallina al que esto escribe al presenciar al payaso derrotado ante la pureza de la inocencia de Leire.

Y secuencias de ese tipo resultan creíbles gracias al estupendo trabajo de Ana Álvarez, que consigue desprender una ternura ante la que no cabe defensa posible con la máxima economía de gestos, situándose justo al extremo contrario de varios compañeros de trabajo que se han valido de personajes similares para ganar, no sé, unos oscars. Es imposible resistirse al inerte candor, a la inocencia ininterrumpida de esa niña-mujer al desamparo de su madre, al desamparo de la razón, incapaz de moverse por algo que no sea una tableta de chocolate, y que, sin embargo, es capaz de convertir a un detritus humano en una persona capaz de sentir compasión, altruismo, de, a su manera, querer. Quizás la madre muerta del título no sea la de Leire, abandonada por la razón, sino la de Ismael, abandonado por la humanidad. Y, quizás, la imagen fantasmal de la madre rediviva sea la de la propia Leire, acudiendo al rescate del alma perdida de un hijo descarriado.

10 comentarios:

anro dijo...

¿Qué le pasó a Bajo Ulloa? Tanto "Alas de Mariposa" como "La Madre Muerta", que comentas, eran dos buenas pelis y el tipo apuntaba alto....Y lo peor del caso es que si no sacas a comentario este par de obras notables el nombre de Ulloa se evapora a pasos de gigante.
¡Lástima de nuestro cine que se emobrrona tan fácilmente; ahí tenemos el ejemplo de Alex de la Iglesia, que tras la memorable "La Comunidad" está descendiendo escalones peligrosamente. ¿Solo queda Almodóvar?... Un decir.
Un Abrazote.

Carles dijo...

Buena película, aunque lo que más recuerdo de ella es la música de Mendizábal.

Sí, a saber que habrá pasado con Juanma Bajo Ulloa, porque lo último que estrenó fue 'Frágil', esa producción de bajo coste, y que no estaba mal,pero realizada casi de manera independiente.

marcbranches dijo...

¿Qué le pasó a Bajo Ulloa? Lo que tenía que pasar, anro, ni más ni menos. Es un personaje incómodo, sin pelos en la lengua, pagado de sí mismo y con tendencia a llevar la contraria, si es necesario, a sí mismo. Discrepo de Carles en el juicio de "Frágil", me parece extraordinariamente fallida, con algún acierto pero que roza el ridículo en demasiadas ocasiones, en parte debido a un casting lamentable. Saludos.

Alicia M dijo...

Hola!
chicos, creo que me equivoqué en los votos!!!!!!!! lo siento! Es cierto, que hay dos con el nombre de la Linterna mágica!
Bueno, ahora me ha quedado claro.
Un abrazoooo

marcbranches dijo...

Alicia, es nuestro sino. No nos ganamos ni nuestros propios votos... Creo que ahora el enlace de los premios lleva directamente a nuestro voto. Gracias, de todas maneras, por persistir con nosotros. El obsequio te llegará por la vía habitual.

Laura Hunt dijo...

Madre mía, la de años que han pasado ya desde que vi La Madre Muerta. Se que la película me gustó en su día, y recuerdo que me impresionaron las interpretaciones de Karra Elejalde y Ana Álvarez, pero poco más.

El caso de Juanma Bajo Ulloa la verdad es que es extraño porque, tal como dices, durante un tiempo era como el niño mimado del cine español y se le trataba prácticamente de genio, y de eso pasó a "director maldito", ya ves tú. Una pena que no se sepa gran cosa de él, porque por mucho que tenga un carácter difícil o que sea "incómodo", la verdad es que tenía talento (y probablemente seguirá teniéndolo, digo yo).

Y lo peor es que ni siquiera dan sus películas por televisión, o también puede ser que las den y yo no me entere, que últimamente ando algo despistadilla... la verdad es que me gustaría volver a verlas.

Por cierto, no recordaba en absoluto que Lío saliera en La Madre Muerta... vamos, digo más: es que ni siquiera recordaba que existiera la tal Lío, supongo que mi subconsciente había desechado su recuerdo a lo más profundo y ahora, por tu culpa, se me ha metido en la cabeza eso de bananana bananana.... ¡si es que no se para que miro los enlaces que pones!

marcbranches dijo...

Si no fuera por esta película no tendría puñetera idea de la existencia de la tal Lio. No conocía nada de su música, pero ha sido todo un descubrimiento kitsch. Qué melodías, que coreografías... el bananana es casi tan tóxico-adictivo como la canción del coño-coño de "Ponyo on the cliff by the sea". En cuanto a Bajo Ulloa, es cierto que sus películas no se dan por televisión demasiado. EStoy convencido que él lo achaca a alguna conspiración judeomasónica. Saludos.

ARP1974 dijo...

Bajo Ulloa sigue haciendo cine. Ha terminado un documental llamado "Historia de una banda de rock" y se dispone a rodar una nueva película.

Yo no veo nada negativo en la forma de hacer las cosas de este director. Busca su independencia y habla sin pelos en la lengua de las cloacas de la industria cinematográfica. Eso, por supuesto, tiene un precio. Él lo sabe y nosotros también.

Por lo demás, "Frágil" me parece una película estupenda, por momentos, magnífica.

marcbranches dijo...

ARP, bienvenido al pisito. Siento discrepar mayestáticamente sobre "Frágil": se puede ser conscientemente naif a la hora de explicar una historia, pero "Frágil" bordea tan constantemente el ridículo, que lo pisotea en demasiadas ocasiones. No le ayudan las indescriptibles actuaciones de los actores protagonistas, de lo peor que he visto en el cine español en muchos años (y hablo de un cine que ha parido "Yo hice a Roque III").

La buena noticia, que sus dos primeras películas han conseguido, por fin, una edición DVD como Wilder manda. Ya es algo.

ARP1974 dijo...

Discrepo. A mí me parece una forma tan válida de contar como otra cualquiera. Me parece una película diferente, arriesgada, atrevida si se quiere y, sobre todo, honesta. No me parece tan brillante como "Alas de mariposa" y "La madre muerta" pero es el tipo de cine que me interesa. Y a los actores me los creo. Cuestión de gustos, claro.

Un saludo.

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy