RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
7

UN SODERBERGH CON VERBORRAGIA


Richard Linklater tiene fama, en especial entre sus detractores, de ser un caramelo indigesto propio de tendencias gafapastistas, tan encantadas de sí mismas y de su minorismo. Mi Majestad, que se considera demasiado ecléctico como para encuadrarse en dicho término (supongo que como todo buen gafapasta que se precie), tiene A Linklater como uno de esos directores, como Peter Weir, a los que presta una especial atención, con la esperanza de que vuelva a repetir alguno de sus mejores momentos, y la certeza de que ninguno de sus malos ídems le llegará a irritar demasiado. Un poco al estilo de Steven Soderbergh, Linklater no tiene miedo en tocar cualquier palo que le pongan delante (frase que, ahora que pienso, da excesivo pie a chistes fáciles cargados de gaycidad), subvencionado por su tesón para conseguir ser financiado, y siempre con algún amigo de renombre que le eche una o dos manos. Igualico que Soderbergh.

Richard Linklater, nacido y actualmente residenciado en Texas (dato nada baladí, significante de su falta de apego al jolibudismo dictatorial), mamó desde pequeño a directores de marcada querencia auteur como Fassbinder, Bresson, Ozu o Nagisha Oshima. Ciertamente, todas estas referencias, de alguna manera o de otra, han quedado reflejadas en su curiosa e irregular carrera como cineasta. Su primera película, “Slacker”, ya determina parte de las inquietudes y recursos narrativos y estilísticos de Linklater, entre otras cosas, su considerable tendencia a la divagación intelectualoide, que muchas veces ha situado por encima de la propia narración, o el enclave temporal de apenas 24 horas en las que transcurre la acción. Llámele acción, llámele equis, y nunca mejor dicho, porque lo cierto es que, aunque aquí es un film absolutamente desconocido, se le suele citar junto a “Sexo, mentiras y cintas de video” como punto cero del movimiento indy americano de los 90, muy relacionado con la susodicha generación X. Un par de años más tarde se marca un intento de “American Graffiti” llamado “Movida del 76” que gana aspecto de “cultismo” con el paso del tiempo, en parte gracias al en aquel entonces desconocido reparto: Milla Jovovich, Mathew McConaughey, Ben Affleck... Sin embargo, será su siguiente película la que hará despertar los tambores de la cinefilia, por lo menos la mía.

Antes del amanecer”, que se podría definir como un hermosísimo paseo por Viena de dos jóvenes recién enamorados, redimensiona un género -la comedia romántica- repetidamente ultrajado y violado analmente por un sinfín de gañanes que se creían Leo McCarey, a partir de la mágica química entre el director y sus actores (Julie Delpy y Ethan Hawke), que participan del guión mucho más allá de las improvisaciones en escena. También localizada temporalmente en un sólo día, el vaporoso proceso de enamoramiento a través de la verborrea y el sutilísimo lenguaje gestual, y su enmarque en la idílica fastuosidad de la capital vienesa, hacen de este largometraje una comedia sentimental, como mínimo, a la altura de las mejores... hasta que llegó su secuela, pero ya llegaremos. En “Antes del amanecer” se tocan temas repetitivos en Linklater, y que se recrean en sus filmes posteriores, más áridos: “Suburbia” y “Waking life”; la alienación de la juventud, el desencanto de una generación, la carencia de aspiraciones... “Waking life”, además, presenta la innovación estética de la filmación en rotoscopio, consistente en hacer animación sobre filmación real; por lo demás, es una especie de extraña continuación de “Slacker”, cargada de diálogos profundos y monólogos inacabables de considerable carga existencialista y política, que la hacen bastante indigesta para estómagos delicados. Algo similar se puede decir de “Tape”, una especie de pieza teatral con el coleguita Hawke, Uma Thurman y un Robert Sean Leonard pre-Wilson. Y entonces llega otra sorpresa.

School of rock” podía ser una película más sobre un profesor perdido en sí mismo que encuentra la redención a través de, oh-paradoja, las enseñanzas de sus alumnos. Hacía toda la pinta de ser “Mentes peligrosas” + Jack Black haciendo de Jack Black: para coger el primer tren a Tombuctú. Sin embargo, Linklater se lo toma con extrema seriedad, sin duda debido a su cariño hacia el rock (gran seguidor de Led Zeppelin), y hace una película para todos los públicos que no daña a la inteligencia, con una música excelente, y con Joan Cusack, que siempre es un punto a favor. Cuando nadie lo esperaba, Linklater se saca de la manga una continuación, nueve años después, de “Antes del amanecer”, titulada, en un agotador alarde de ingenio, “Antes del atardecer”, que no sólo es equiparable a la primera en cuanto a talento y sensibilidad, sino que alberga la que considero una de las mejores y más arrebatadoras escenas finales de la historia del cine. Julie Delpy, Nina Simone, un avión que se pierde... diosssssssssssssssss. Esta película me recuerda que a veces hasta tengo corazón. “A scanner darkly”, sin embargo, que se esperaba con mucha expectación al ser una adaptación de un relato de Philip K. Dick en el que se volvía a utilizar la rotoscopia, decepcionó bastante, resultando más bien plomiza y discursiva. “Fast Food Nation” es su hasta ahora última película, una crítica bastante despiadada, tan verborreica como de costumbre y con ciertos flecos de ingenuidad, del ingente y desorbitado negocio de la comida rápida; el reparto es considerable, e incluye algún cameo estelar tipo Bruce Willis, lo que demuestra, una vez más, que este hombre, aunque no viva en Hollywood, sabe relacionarse. El título de su próximo proyecto promete: “Me and Orson Welles”. ¿Será una autobiografía?

7 comentarios:

anro dijo...

Llevas razón: "Babe...you are gonna miss that plane", dice Simone-Celine y la cara de felicidad de Jesse, que contesta "I Know"....Te voy a decir que descubrí "Antes del Atardecer" por puritita casualidad y me pareció un encanto de peli. Es la única peli de Richard Linklater que he colocado en mis disco duro externo, pero dada la información que me has facilitado creo que la lista aumentará, en especial "Antes de Amanecer" que ya mismo ando buscando.
Un abrazote.

BUDOKAN dijo...

Fue muy bueno este post porque hace un tiempo que no sigo a este director, que me parece uno de los pocos rescatables de la década pasada. Saludos!

Jordim dijo...

Pues si este tío es para gafapastas yo lo soy. Una sesión gafapasta de Antes del amanecer, Antes del tardecer y Lost in translation me voy a meter un día de estos..

marcbranches dijo...

Buenos días nos dé el Señor (el Señor Euríbor, básicamente). El díptico Viena-París es lo mejor, sin duda, de este señor, seguido a mucha distancia por esa "School of rock" que me hace resultar cansino de tanto reivindicar. Reconozco que a veces Linklater me resulta estomagante, y que si está aquí en el blog es por esas dos maravillosas películas (anro, en cualquier Corte Inglés por un irrisorio precio). "Fastd food nation" tampoco está mal, y sale Catalina Sandino Moreno, una debilidad. Saludos a los tres.

faraway dijo...

Nunca vi Slacker. Es parecida a Waking life? Si fuera así la vería.

Lo que no logro entender es qué tiene que ver Linklater con Ozu. Bah, en general nunca encuentro la relación, cuando un cineasta se dice deudor del estilo Ozu... a lo mejor lo dicen para hacerse los cultos.

Excelente post Marc. Salú.

Laura Hunt dijo...

Pues leyendo este repaso a la carrera de Linklater, acabo de darme cuenta de que solamente he visto su díptico Antes del Amanecer/Anochecer que, por cierto, me parece una maravilla y School of Rock, que me gustó también, de hecho bastante más de lo que pensaba que iba a gustarme, y eso a pesar de que tuve la desgracia de verla doblada, ¡¡¡y es que menudo doblaje el de esta película, madre mía, no quiero ni acordarme!!!

En fin, por lo que dices he elegido bien. Aun así, me gustaría ver alguna otra de sus películas.

Saludos!

marcbranches dijo...

Yo tampoco he visto "Slacker", la verdad, faraway. Y Ozu no tiene nada que ver, que a mí me parezca, con Linklater, pero cada uno se autorreferencia como quiere. Con los otros sí que puede que tenga más puntos en común. En cualquier caso, sí que es verdad que hay cada uno que suelta unas "inspiraciones" estéticas que dan ganas de escupirles en la cara. Saludos.

Laura, ¿"School of rock" doblada? Tiene que ser infernal. Y hay que ver qué bien tocan los jodidos niños... Échale un vistazo a "Fast food nation" y a "Waking life", aunque esta última es un poco cargante. Saludos.

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy