RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
18

UN TEQUILA DE UN SOLO TRAGO



La escena de hoy no necesita presentación... o quizás sí. La que para muchos es la mejor película de Orson Welles, “Sed de mal” (incluído servidor), que en su edición original de 1958 había sufrido la injerencia tijeretil de los productores de Universal, fue remontada en 1998 en base a un memorándum de tito Orson enviado a la compañía, de “apenas” 58 páginas, en las que describía con minucioso detalle cuáles eran los cambios a los que, a su juicio, debía someterse aquella versión. Uno de ellos se refería, ni más ni menos, que al glorioso plano-secuencia que abre el filme, que en el original incluía los créditos y la sugerente melodía de Henry Mancini. En esta definitiva versión, los créditos se trasladan al final, y la banda sonora deja paso a los sonidos naturales de la escena, con una ligera música de fondo proveniente de la calle. La que aquí os enseño, jóvenes padawanes, es esta última, que, por lo visto, concuerda con los deseos de Welles. En este enlace está la primera (en italiano, lo siento, pero vale igual), y me voy a permitir discrepar del criterio del maestro: a mí me gusta más la original. ¿Y a vosotros?

18 comentarios:

invenciblehombreplancha dijo...

Bien, bien, bien... pues a mi me gusta más esta versión.
Saludos, Marc.

Hatt dijo...

A mi es que los momentos de Marlene Dietrich (y sobre todo el peso de ese pasado que se oculta detrás) me fascinan de tal manera que hacen que cualquiera de las dos versiones de la escena me parezca menor...

Aunque eso sí, como plano secuencia es un rato bueno.

(y de paso, spam de mi blog: en junio del año pasado hablé del flin). Espacio de publicidad patrocinado por el Arkham Asylum de Gotham.

marcbranches dijo...

Invencible, veo que hay ganas de provocar a Mi Majestad. Josep ya lo ha intentado con admirable perseverancia y no lo ha conseguido. Por cierto, el cuello de la camisa te ha quedado pelín arrugado. ¿Suavizas o almidonas?

Hatt, lo que más pesa en este film (en todos los sentidos), en mi opinión, es el delicioso personaje de Harry Quinlan: el cine negro es él. En cuanto al spam, veo tu apuesta y la doblo: yo hablé de ella en diciembre del 2006. El enlace está en el artículo, busque, busque...

Anro dijo...

Mr. Marcbranches me parece la leche que hayas escogido hoy esa peli que se sale por todos las tomas y que a mi me parece la quintaesencia del cine "negrísimo".
Voy a permitirme sugerir a cualquiera que os lea que no se pierdan de ver esta genialidad (a poder ser en versión original). Hay una versión en la "mula" que está perfecta para bajar.
El "amigo del rifle" está en plan actor y no vestido de ropajes históricos y el breve papel de la Marlene es de antología.
Bueno, si me pusiera a hablar de esta peli creo que me daría para gastar toda una botella de ron...lo que ocurríría despues podría ser cualquier cosa.
Un abrazote amigos.

marcbranches dijo...

Alasgüenas, Anro. Se puede decir que el cine negro llegó a su culmen con esta película, que fue la demostración plapable de que tito Orson convertía en oro cualquier cosa que tocaba, fuese el majestuoso Shakeaspeare o una novelucha pulp de cuarto y mitad de pelo. Ron-ron-ron, una botella de...

Perzival dijo...

A mi también me gusta más la escena original, con la tórrida música de Mancini acompañando el inverosímil e interminable movimiento de cámara que convierte este plano inicial en algo tan asombroso que te deja hundido en la butaca preguntándote, ¿cómo es posible que alguien haya sido capaz de rodar semejante cosa?

marcbranches dijo...

Después de haberlos visto incontables veces, de esta escena me quedo con la furtiva sombra que acompaña al tipo que va a poner la bomba en el coche, al principio de la escena. Veloz y desacompasada con el teórico sujeto de la sombra, es un pequeño pincelazo de expresionismo, un nimio avance de la grandeza que se nos avecina, que a mí se me ha quedado grabado. Saludos, perzival.

Josep dijo...

Aún reconociendo que la primera versión permite disfrutar de una magnífica composición musical de Mancini, prefiero, desde luego, la versión del maestro Orson, mucho más cinematográfica, que con todos esos ruidos y sones de ambientación nos sitúa perfectamente, ya antes de los títulos de crédito, en el ambiente fronterizo en el que se desarrollará toda la acción.

Parafraseando a mi admirado Calvin (de Calvin & Hobbes), hay por ahí una encuesta que ha decidido, por abrumadora mayoría, que tú, Marcbranches, a partir de este momento, dejas de ser maiestático y pasas a ser simple infanzón, hasta que aprendas a respetar como es debido al maestro Orson y a sus opiniones cinematográficas, máxime cuando se refieren a sus propias películas.

Y tienes suerte: a tipejos como a un tal Turner las encuestas lo mandan directamente al carajo, por querer meter colores donde hay un irrecusable e incandescente blanco y negro.

Saludos.

Laura Hunt dijo...

Pues, en este caso, yo también me inclino por respetar el buen criterio del maestro Orson, aunque las escena original me gusta mucho, con la música de Mancini.

De hecho, recuerdo que la primera vez que vi el "montaje del director", allá por el 99, eché de menos el acompañamiento musical, y se me hizo raro, pero después de verlo unas cuantas veces, he llegado a la conclusión de que Orson tenía toda la razón, y que queda mejor así, con los diversos ruidos y músicas "naturales" de la calle.

En todo caso, el plano-secuencia que abre Sed de Mal es uno de los grandes momentos de la historia del cine, tenga el sonido que tenga, y la película en concreto... que te voy a decir, también es mi favorita de Orson Welles: un peazo de obra maestra como la copa de un pino. ¡Que grande el personaje de Quinlan! ¡y que escenas, las suyas con Marlene!

Por cierto, muy bueno el post sobre la película que escribiste el año pasado, y que no había leído... voy a tener que repasarme los posts más antiguos.

Saludos!

marcbranches dijo...

Josep: no valen las encuestas realizadas a un sólo sujeto (tú), así que sigo siendo Mi Majestad. El que debería respetarme, precisamente, es el señor Welles (y el hecho de estar difunto no es excusa). Observo un academicismo entre la bloguería que no me congratula: sabed que podéis rebelaros contra todo, incluso con el sr. Orson, siempre que sea para otorgarme la razón.

Laura, ¿hay posts míos que no has leído? Voy a empezar a buscar torturas antiguas en internet que penalicen como merece esa falta de respeto. ¿Qué te parecería, Josep, una gota malaya?

J.A. Pérez dijo...

Difícil elegir entre una y otra. Me quedaría con la de Welles porque me parece más cercana, más real... y con más tensión. Aunque me duele dejar a un lado al gran Henry Mancini. Decisiones, decisiones...

Por cierto: se dice que la Dietrich particípó en el film casi sin cobrar, por amistad con Welles. También se cuenta que los productores, cuando se enterarron, montaron en cólera porque Welles no se lo había dicho y no habían podido aprovecharse de la publicidad que suponía la presencia de Marlene en el rodaje.

Sesión discontinua dijo...

cuánta subjetividad, se nota que es uno de tus fetiches cinematográficos!!! En cuanto a cuál es la mejor, ya nadie se ocupa de dirimir estas cosas, porque lo que todos queremos es la edición de coleccionista con todas las versiones y remontajes posibles. Así que, igual que con "Blade runner", que saquen la frikimaletaDVD para "Sed de mal".

Si es que el DVD ya no se sabe si ha potenciado o a asesinado a la cinefilia.....

Nos leemos!!!!

Josep dijo...

"Hay encuestas, grandes mentiras y mentiras, dijo Twain, Mark" así que vigila, infanzón, tu espalda, porque ya no tienes guarda de corps; ya aprenderás a respetar a Welles, Orson, ya... la noche se acerca, y el click click que oyes no es el de tu despertador....

¡Bota! ¡Se dice Bota!

Pero tratándose de Laura, y ya que la mitad indivisa del scatergoris es tuya, aceptaremos gota, siempre, que, destinada a Laura, sea de Chanel 5

Saludos.

marcbranches dijo...

Veo que las votaciones se decantan a favor de la versión Welles. Es una pena que esto no sea una democracia: es una dictadura marcbránchica, así que declaro el referéndum nulo y castigo a los votantes disidentes a una revisión completa, con comentario de texto, de la filmografía de Michael Dudikoff (J.A., no te vas a librar por muchas anécdotas de Orson que cuentes). No hay problema en que la susodiche gota se le aplique a Laura, siempre que el Chanel nº5 lo financie la Directrice (o lo saque de sus reservas personales: cuenta la leyenda que sus baños de espuma no son con agua precisamente...). Me uno, sin embargo, a la petición de Sesión de un megamaletínquetecagas de "Sed de mal", con todas las versiones del film, una bomba de relojería en miniatura, un tizón negro (réplica del que usó Charlton Heston en su cara para parecere mexicano) y un busto a tamaño real de Harry Quinlan. Qué menos.

Laura Hunt dijo...

Bueeeeno, veo que no he salido muy mal parada, si la tortura que me impones por no haberme leído todos tus posts es echarme una gota de Chanel nº 5. Aunque, por otro lado, parece ser que estoy en el grupo de los castigados a ver la filmografía de Michael Dudikoff (¿y quién narices es Michael Dudikoff, me pregunto?).

Eso si, si sacan un frikimaletín de Sed de Mal de esos, yo no me lo pierdo, y sobre todo si lleva todos los extras que enumeras. Por cierto, ¿qué tal el de Blade Runner? ¿ya le has encontrado sitio?

Chao!

Josep dijo...

Me parece que Laura es muy optimista, al pensar que el malévolo dictadorzuelo (antes maiestático, luego infanzón) se contentará con "una" gota...

¡Cuidadín! que tiene mal perder: yo, de momento, ya he encargado al megapack de Dudikoff, por si las moscas.

Como sólo hicieron un ejemplar, con gusto os lo alquilaré por un excesivo precio a todos los co-blogueros, si llego a acabarlo...

Ya me decía mi abuelita que me callara...

Un saludo.

Laura Hunt dijo...

¿Cómo que no se va a contentar con una gota? que yo sepa, hasta el momento aquí se ha hablado de "una" gota, siempre en singular, así que ahora tendrá que atenerse a lo dicho, y me da igual si es maiestático o infanzón.

marcbranches dijo...

Si eso, os dejo solos... Tu inenuidad casi roza la ternura, Laura... Por supuesto, sería una gota de Chanel detrás de la otra. En un ojo. ¿Cómo que "quién es el Michael Dudikoff ese"? ¿Qué pasa, que no os enseñamos aquí las asignaturas de cinefilia pertinentes? ¿No hacéis los deberes en casa? Pues hala, al Imdb (= Biblia), que os mostrará la sólida y estimulante carrera de este genuino sucesor de sir Olivier. Veo que Josep, sí ha aprendido la lección: no sólo se aplica él mismo la tortura, sino que absorbe las enseñanzas y las buenas costumbres de todo buen dictador de república bananera: la usura y al extorsión. Llegarás lejos.

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy