RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
11

BANDERAS DE NUESTROS PADRES AL REVÉS


Atenta la tropa, porque vais a leer una de las mayores tonterías que he escrito en el más de año y medio de blog que llevamos, y esto es decir mucho: tengo un somero problemilla con la película que hoy me presto a comentar. Una martilleante nimiedad. Cada vez que leo, pienso o digo en voz alta el título del film, automáticamente me viene a la cabeza, por razones cacofónicas, cierta martirizante y cochambrosa pseudocanción de pop lluvioso que nos ha estado devorando las neuronas del paladar musical durante el año pasado. Es leer algo sobre “El valle de Elah” (ela-ela-ela-eh-eh-eh) (¡¡¡AAAARRRRRRRGGGGHHHH!!! ¡¡¡OTRA VEEEEEEZ!!!) y... bueno, ya lo veis. No, no se ría, señora, porque no tiene ni pajolera gracia; qué ganas de que la saquen de la cartelera de una puñetera vez... Así que, si me disculpáis, a partir de este momento esta película pasa a llamarse “En el valle”. Y punto. Vamos al lío, dijo el nudo.

Paul Haggis, 54 añitos ya, lleva casi un lustro en el candelabro cinematográfico gracias a su asociación artística e ideológica con Clint Eastwood, después de una carrera televisiva cuyo hito artístico indiscutible es haber ostentado el honor de escribir un capítulo de “Walker, Texas Ranger” (esa serie). 2004 fue el año de su consagración, a través de su impactante guión “Million dollar baby”, para tito Clint; y la dirección de su controvertido primer largo, “Crash”, cuyo mayor defecto fue rebañarle algún que otro Oscar a la favorita de la plebe (no la mía, que conste en acta) “Brokeback mountain”. “Crash” fue una de las películas más debatidas entre la criticalia amateur y profesional, tal que hoy en día Haggis tiene un número de seguidores y detractores que no se corresponde con la brevedad de su, hasta ahora, escasa trayectoria cinematográfica, que se complementa con los guiones del díptico eastwoodiano “Banderas de nuestros padres”-“Cartas desde Iwo Jima” y el libreto de la bondiana (pero menos) “Casino Royale”. “En el valle”, en opinión del escribano aquí presente, significa un paso adelante en su carrera artística, aunque la gelidez de taquilla y público estadounidense reflejen lo contrario, frialdad seguramente debida al hartazgo que hay en los Yuesei sobre el asunto, hasta tal punto que incluso las elecciones primarias están pasando de soslayo sobre la ocupación iraquí. Vendida a la retentiva del vulgo como “otra película sobre Irak”, dista semanas-luz de serlo; la misma lejanía le separa del panfletismo del que propuestas anteriores han cojeado. “En el valle” cuenta la búsqueda de un padre ex-militar de su hijo desaparecido a la vuelta de Irak, y su evolución a medida que ciertas verdades respecto al ejército y a su vástago se revelan ante sus cansados ojos. La primera hora del filme engatusa con habilidad al espectador avezado: no parece que sea más que una película de misterio castrense, en la que tarde o temprano se abrirá ante nosotros un entramado militar de voluminosa enjundia y escasa moral, para así darles un nuevo y más que merecido estacazo a la institución, y, por ende, a la administración Bush. Pues no. Haggis sortea con destreza y escritura enhiesta la tentadora manzana del antibelicismo gruñón, para focalizar el porqué de las cosas en las consecuencias intrínsecas de la experiencia militar, y de cómo cambia definitivamente a las personas que la viven. Y lo hace a través del personaje interpretado por Tommy Lee Jones (excelente, en un papel pensado para... Clint Eastwood), Hank Deerfield, un ex militar testarudo, patriota, chapado a la antigua, encallado en los viejos códigos de honor castrenses, que poco a poco va descubriendo, a su pesar, que el ejército no es como él lo vivió en su época (quizás no lo fue nunca, simplemente es que ahora es más sabio), y que esa otra dimensión que significa la guerra puede cambiar a una persona hasta matarla por dentro. Las capas de la cebolla van cayendo gracias a Emily Sanders (Charlize Theron, con un peinado inspirado en la madre de “Psicosis”), una detective algo huraña y desabrida, en parte debido a que sus sexistas compañeros de trabajo (dibujados con trazo excesivamente grueso, siendo una de las grandes fallas del filme) la denigran dándole los casos más ridículos, quien, al principio obligada y posteriormente a golpe de convicción, ayuda a Hank a desenredar la madeja. Entre los dos llevan el peso de esta narración extendida en modo “sostenuto ma cantabile” plena de metáforas, algunas menos sutiles (la de la bandera al revés, el cuento sobre David y Goliat) que otras (los videos sesgados del móvil como imagen de los medios de comunicación), cargada de diálogos precisos y contundentes y con escenas que sitúan el punto de emotividad en la gradación precisa; en este sentido, es necesario destacar el momento en el que Hank revela a su mujer Joan el fatal destino de su hijo (el mayor también había fallecido en el ejército), concluido con el amargo reproche de la madre: “¿no podías haberme dejado por lo menos a uno de los dos?”. Arrasador.

Curiosamente, parece que hay cierta unanimidad en desdeñar el personaje de Susan Sarandon, la madre del soldado desparecido, por anecdótico e innecesario. No puedo estar más en desacuerdo. ¿Qué más imprescindible puede haber en una historia sobre un hijo desparecido que la figura de la madre? Haga lo que haga, diga lo que diga, su dolor ha de estar presente. Y si posee la mirada profunda, punzante, agrietada, de la Sarandon, mejor que mejor.

11 comentarios:

Castigadora dijo...

Un buen post. Aunque a mi la película me pareció predecible desde un principio, y solo la salva la interpretación de Tommy.

Estoy de acuerdo contigo en que una de las mejores escenas es “¿no podías haberme dejado por lo menos a uno de los dos?”, sólo por ella merece la pena que Susan este en la peli.

PD: Brokeback montain (no es tu favorita? bueno eso lo dejamos para otro post! fue la mejor pelicula de su año, mereció el Oscar)

Saludos!!

marcbranches dijo...

Los gustos van por barrios. En mi opinión, "Brokeback mountain", que es una buena película, está sobrevalorada, y gran parte de los palos que se llevó "Crash" fueron por "robarle" el Oscar al film de Ang Lee. Discrepo en lo que se refiere a la predicibilidad de "En el valle de Elah", me parece que tenía caminos más trillados, efectistas y facilones para encarar que el escoge Haggis. Por cierto, he leído en varios sitios comparaciones delirantes con... ¡"Algunos hombres buenos"! Los que dicen esto es imposible que hayan visto las dos películas sobrios...

Jaime Sirvent dijo...

Yo no la he visto todavía, pero por lo que he leído me ha recordado vagamente a Desaparecido(aunque sólo sea por el padre que busca a su hijo desaparecido). Te haré caso e iré a verla, ya te contaré.

Manuel Márquez dijo...

Magnífica reseña, como siempre, compa Marc (aunque, por cierto, la canción esa del paraguas no sé ni cual es; supongo que algo ando perdido respecto a la actualidad musical). Respecto a la película, no es que ande mucho mejor: tampoco la he visto, pero es de las que tengo en la "reserva activa", porque tanta buena referencia de gente fiable no la hace merecedora de caer en el baúl del olvido.

Un abrazo.

Jaime Sirvent dijo...

Uy, ahora caigo en la canción. Anda que no es mala ni nada. Menos mal que no se me ha pegado ni nada así. Mis más sinceras condolencias amigo Marcbranches, exorciza ese demonio yaaa.

marcbranches dijo...

Os recomiendo a todos el artículo de Almodóvar hoy en El País. Al cabo de las nominaciones de Javier Bardem y Alberto Iglesias, le da un repaso a las películas relacionadas, por inclusión o por omisión, con los Oscars de este año, y se queja amargamente del olvido de "En el valle de Elah". Me cae bien este chico...

Manuel, ¿para qué pongo yo los enlaces? Pincha en "pseudocanción" y la verás: es imposible que no te suene, es... insufrible. Gracias, jaime, por tus condolencias, aunque preferiría una lobotomía que me facilitase sacarme la cancioncita del cerebelo. Saludos.

Laura Hunt dijo...

Buena película con un gran personaje central: un antiguo soldado, patriota y conservador, empeñado en averiguar que es lo que le ha pasado a su hijo. El personaje está muy bien definido ya en el guión y Tommy Lee Jones está inmenso, haciéndolo creible y humano. Una convincente crítica al ejército, y una reflexión sobre las devastadoras consecuencias que la guerra tiene en los soldados, deshumanizándoles por completo. Como dice Almodóvar en ese artículo que recomiendas (y que acabo de leer, para que veas que algunas veces te hago caso y todo), la guerra no solo los mata, sino que antes los convierte en monstruos.

En cuanto a Susan Sarandon, está magnífica en las pocas escenas en que aparece, y no entiendo porque alguien puede juzgar que su personaje es innecesario.

El personaje de Charlize Theron, sin embargo, me parece un poco peor definido, la trama concerniente a ella, su relación con sus compañeros, etc. me parece lo más flojo de la película.

Ah! y lamento tu "problemilla" con la canción esa. Afortunadamente no la conozco (y conste que yo si que he visto el video que has colgado, pero no creo que la haya oído en mi vida)¡Menos mal!

Saludos

marcbranches dijo...

Laura, veo que eres una mujer desactualizada... Mejor para ti. Acontece un hito histórico: alguien me hace caso. ¡Y de sexo femenino! Se me erizan los escafoides de la emoción. El artículo de Almodóvar es muy interesante, aunque, en lo que respecta a su opinión sobre "En el valle", aprovecha para barrer hacia su casa ideológica, con cierto ventajismo, porque creo que Haggis aprovecha la guerra de Irak de manera más coyuntural que otra cosa; él quiere hablar de valores, de ejércitos... en plural.

imagenes y palabras dijo...

De acuerdo en todo. Casi una obra maestra. Te felicito por lo ameno del texto, y sin perder el rigor. (algunos somos demasiado plomizos para decir cosas parecidas).


Saludos cordiales.

Sesión discontinua dijo...

No estoy de acuerdo, no estoy de acuerdo y no estoy de acuerdo. Haggis tendrá todos los defectos que quieras: republicano, amigo de tito Clint, tendente al drama, escribir para series malas o directamente fachas... Todo esto es cierto y a mí desde luego no me gusta (como no me gusta el cine de tito Clint), pero no busquemos la perfección y la coherencia en aquellos que nos defraudan parcialmente porque esperamos mucho de ellos o apuntan maneras que nos gustan: ¿que escribiró para "Texas Rangers"? (¿Quién no lo haría si pagan bien y te proporciona contactos?), ¿que le salen películas excesivamente melodramáticas? (si sirven para quitarle protagonismo a pelis como "Brokeback mountain" ya está bien)...

Haggis será lo que quieras y puede que "El valle..." este sea floja o rara o un insistir en los hallazgos de "Crash", es posible, pero la competencia como guionista-director de Haggis está fuera de toda duda.

¿O acaso las historias del tito John Ford, aun siendo fantásticas y míticas, no rezuman racismo del bueno?

Nos leemos!!!!

marcbranches dijo...

Gracias, imágenes, tratamos de no perder el rigor, ya que el sentido común hace tiempo que nos lo dejamos en algún bar de carretera... Saludos.

Sesión... esto... ¿con quién NO estás de acuerdo? No será conmigo, porque en el post digo exactamente lo mismo que tú...

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy