RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
5

UN HOMBRE Y SU SUEÑO



Si Coppola se parece a alguno de los personajes de sus películas, sin duda es al idealista Tucker, empeñado en construir un coche perfecto frente a las grandes multinacionales del automóvil; tan sólo hay que cambiar coche por Zoetrope y las empresas por las productoras. Pero no empecemos por el final.
Como muchos de su época, Francis Ford Coppola comenzó gracias a Roger Corman; su trabajo como guionista también le abrió bastantes puertas, de modo que empezaron a darle mejores proyectos, hasta que finalmente decidieron ofrecerle la dirección de un best seller, después de haber rechazado a unos cuantos. Querían que fuera algo muy grande y ambicioso. Acababa de nacer El padrino, pero como ya hemos hablado de ella tanto marcbranches como yo, no digo nada más, tan sólo que fue un exitazo tan enorme, que le colocó en una situación priviliegiada, pero su siguiente película, que era esperada con ansiedad, no tenía nada que ver con la anterior. La conversación trataba de la enorme soledad de un hombre que se dedica a grabar conversaciones de los demás, cuando él mismo no es capaz de expresar sus sentimientos. Hecha en plena época del Watergate, contó con un espléndido Gene Hackman, pero funcionó discretamente en taquilla.
De modo que se volvió a lo seguro, querían continuar con El Padrino, y lo hizo, pero ésta vez quiso darle un tratamiento diferente: por un lado se veía la juventud de Vito Corleone y su lento ascenso hasta convertirse en Don, y por otro está Michael que quiere ampliar los negocios en Cuba, pero se encontrará problemas con uno de sus hermanos. Para algunos es superior y mas inventiva que la primera.
Y luego vino toda una experiencia, tanto cinematográfica como vital: quería adaptar la novela de Conrad El corazón de las tinieblas, situándola en la guerra de Vietnam. Huracanes, enfermedades, momentos en que estuvieron al borde de la ruina.... El rodaje fue tan accidentado que se rodó un interesantísimo documental, Corazones de las tinieblas: un apocalipsis de rodaje. Tras un sinfín de penalidades, se acabó la película y el resultado, Apocalypse now, es sencillamente apabullante, mucho más que una película de guerra, nos lleva a la parte oscura de nosotros mismos. Otro peliculón al canto.
A continuación ya quería ir por su cuenta, había encontrado su sueño, quería crear American Zoetrope, un estudio de cine que se dedicaría especialmente a los efectos digitales, donde los directores pudieran trabajar en libertad, lejos de las productoras. Allí rodó Corazonada, un musical de lo más atípico, que fue un fracaso pero con el tiempo se ha convertido en una obra de culto.
Los estudiantes americanos decidieron que fuera él quien llevara a la pantalla a su autor favorito (no sabrán donde está Paris, pero parece que de cine entienden, los chicos), y así surgió Rebeldes, colorido homenaje a Rebelde sin causa, que si se ha de recordar por algo es que sirvió para que a continuación dirigiera La ley de la calle. Esa sí que sí.
Volvió a experimentar mezclando el cine negro con el musical en Cotton Club, con imágenes bellísimas, pero el resultado fue un fracaso, aunque la escena del final le sirvió como ensayo para de la Caballería rusticana de El padrino III.
Entre lo mas destacable que ha rodado últimamente están Tucker y Drácula, donde pudo hacer experimentos visuales a su gusto; de todo lo demás es casi mejor olvidarse. Tan sólo por la trilogía de El padrino y Apocalypse now ya tiene un nombre en la historia del cine. Te echamos de menos, Francis, ojalá Youth without youth no nos defraude.

5 comentarios:

Josep dijo...

Te dejas en el tintero una obrilla menor -para Coppola- que es Peggy Sue Se Casó, discreta pero eficaz y entretenida.
Aparte de la trilogía del Padrino y de Apocalypse, creo que La Conversación merece ocupar un lugar destacado; no en vano es una de las preferidas del propio Coppola y de Hackman; la he visto varias veces y aún pienso que se me escapa algo.
Y muy bueno el paralelismo con Tucker.
Coppola ha sabido siempre rodearse de muy buenos intérpretes, que han correspondido con excelentes trabajos: Gary Oldman "hace" un Conde Drácula realmente inolvidable.
Saludos.

Heitor dijo...

No se por qué (supongo que por azar) es un director que tengo muy dejado de lado. Cuando digo por ahí que no he visto ni la trilogía de "El padrino" ni "Apocalipse now" la gente suele hacerse cruces. Eso sí, una de las pocas pelis que he visto de él, "Dracula", es una de mis favoritas.
Saludos tras las vacaciones!!

Laura Hunt dijo...

Pues yo la que no he visto es La Conversación, y tendré que procurar ponerle remedio. El resumen que has hecho del argumento, Alicia, me recuerda un montón a la reciente La Vida de Los Otros.

Coppola es, sin duda, uno de los grandes y no me explico que es lo que ha pasado con él, que hace ya no se cuantos años que no estrena nada, y encima, sus dos últimas películas (Jack y Legítima Defensa) no están ni de lejos a la altura de sus grandes obras.

Dracula es, de momento, su última gran película, y a mi me encanta: absolutamente fascinante en su aspecto visual, con una de esas bandas sonoras que se te quedan grabadas en la memoria, y con interpretaciones memorables, sobre todo la de ese camaleón llamado Gary Oldman, que está impresionante.

En cuanto a Tucker, también me gusta mucho y la considero una de sus películas más personales, ya que, como dices, tiene mucho que ver con sus propios problemas dentro de la industria hollywoodiense, y por si esto fuera poco, la protagoniza Jeff Bridges, lo cual es siempre un aliciente para ver cualquier película.

Y lo dejo ya, porque podría seguir comentando La Ley de la Calle, o Cotton Club, o Corazonada... y eso por no hablar de sus obras magnas (Los Padrinos y Apocalypse Now), pero es que entonces no terminaría en lo que queda de mañana, y algo habrá que trabajar...

Y, por cierto, si que es curioso que se te haya olvidado mencionar Peggy Sue se Casó, sobre todo teniendo en cuenta lo mucho que te gusta Kathleen Turner.

Chao!

Dr. Strangelove dijo...

Un director grandioso, en todos los sentidos, incluso en el de su desorbitada megalomanía que lo ha llevado a incluir importantes baches en una carrera cinematográfica que se estudia y se estudiará como ejemplar con hitos como los mencionados. A mi me sigue pareciendo un genio absoluto y total dominador de la faceta de realizador, con talento, con oficio y con cinefilia pura.

Gran post (como de costumbre).

Saludos

alicia dijo...

Antes que nada, bienvenidos de nuevo a los que han vuelto de las vacaciones.
Josep no me he olvidado de Peggy Sue se casó, ya que como muy bien ha dicho Laura, adoro a Katleen Turner, y si bien viene a ser una versión algo mas madura de Regreso al futuro, no podía hacer el post demasiado largo.
Heitor, hijo de Dios ¿cómo es posible que no hayas visto ni ninguna de las entregas de El padrino ni Apocalypse now?. Has de mirar de solucionarlo lo antes posible, y te aseguro que nos lo agradecerás.
La conversación vale mucho la pena, Laura, el final es totalmente descorazonador y Hackman está tan espléndido como sólo él sabe estarlo. ¿Olvidarme yo de Katleen y de ese Nicholas Cage cantando a lo Elvis (con lo que me gusta siempre que le imita)? imposible!
Doctor, es cierto que siempre se ha hablado de su megalomanía, pero la verdad es que en su familía hay tantísimo talento que puede permitírselo; una pequeña muestra, la banda sonora de El padrino 3, de Carmine Coppola, totalmente en la línea y respetuosa con la creada por Nino Rota

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy