RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
11

NO VUELVAS A PISARME LAS JORDAN






La aparición de Shelton Jackson Lee, alias “Spike”, a finales de los ochenta, en la escenografía cinematográfica resultó, no sólo un soplo de aire fresco que dio aire al fenómeno del cine independiente americano, sino un contundente puñetazo en la boca del estómago de ciertas conciencias. Un director de cine negro, combativo y al cual no le temblaban las piernas a la hora de reflejar sus inquietudes políticas y sociales en sus obras. Alguien que hablaba de racismo vocalizando detenidamente cada sílaba, y que a la vez mostraba dotes de auteur en su manera de dirigir, hasta tal punto que, hoy en día, una película de Spike Lee es absolutamente reconocible sin necesidad de un sólo título de crédito. Desde su primer incipiente éxito, “Nola darling” (gracias al cual fundó su propia productora, “40 acres & a mule”), hasta el último, “Plan oculto”, el cine de Lee apenas se ha salido de una línea aguerrida aunque reflexiva en su discurso, e inequívocamente manierista y sofisticada en lo formal. Fue figura clave del independiente en los primeros 90 (“Mo’ better blues”, “Jungle fever”), hasta que le entró un ataque de elefantiasis con la macrobiografía “Malcolm X”, después de la cual se sumió en el semiolvido del público (lo cual no le impedía salir prácticamente a película por año) y, poco a poco, fue aparcando en su obra la dinamo del racismo (sin abandonarla, por descontado: véase “Bamboozled”) para abrirse a otras posibilidades, incluyendo el cine de género y, oh-cielos, las películas de encargo. “Plan oculto”, su primer film no guionizado por él (y se nota; apenas hay nada del Spike Lee original), ha resultado ser su primer éxito de taquilla en bastante tiempo, hasta tal punto que se habla de una posible secuela. Spike Lee haciendo secuelas... esto se hunde...

La película que despertó conciencias y agitó butacas de críticos de cine adormilados fue, sin ningún género de dudas, “Haz lo que debas”. Filme aparente y de trazo grueso, todo un batazo de béisbol en las costillas, este relato de un caluroso día en el barrio neoyorquino de Brooklyn convirtió a Lee en un símbolo de la combatividad racial, siendo acusado incluso de provocar disturbios en algunos cines. Aunque una lectura atenta y pausada de la película nos presenta un discurso menos radical de lo que pueda parecer, Spike Lee jamás se quitó de encima la etiqueta Black-power (y él encantado de llevarla). Desde un punto de vista meramente artístico, el film es una sobredosis de Red Bull, energético hasta la extenuación, comenzando por esos títulos de crédito con Rosie Perez bailando agresivamente el “Fight the power” del grupo activista Public Enemy, toda una declaración de principios. A partir de aquí, Lee nos muestra un proceso de cocción basado en dos ingredientes fundamentales: la intolerancia y el racismo. Una primera media hora más bien relajada, bañada en un costumbrismo distorsionado por el humor y la presentación de personajes y conflictos más o menos soterrados, nos permite enfocar la atención en el talento delineante de Spike, que se sirve de algunos recursos formales para dibujar el caldo de cultivo de la explosión de odio y violencia a la que está condenado el barrio. Es el día más caluroso del año, y Lee consigue que hasta el espectador sude, vigorizando cierta sensación de malestar a la que ayuda el colorismo graffitero del que hace uso el director neoyorquino, saturando la pantalla de rojos y derivados, que acentúan la incomodidad y el nerviosismo. El barrio está en ebullición, hay cabreo generalizado, todo el mundo se habla a gritos, y este maldito calor no ayuda en nada. El Alcalde, un borrachuzo que forma parte del mobiliario del barrio; Mister Señor Love Daddy, la voz de la radio local (un primerizo Samuel L. Jackson); Hermana Madre, la señora del quicio de la ventana; Ahmad, el retrasado deambulante; Radio Raheem, el típico negro con el “loro” a cuestas tan característico de la época; el tendero coreano de turno... Todos ellos decoran la barriada y completan el fondo del cuadro de Lee. Pero es la pizzería de Sal (magnífico Danny Aiello), un italoamericano cascarrabias con dos hijos (John Turturro y Richard Edson) de posturas muy distintas en lo que se refiere a su relación con la mayoría negra del suburbio, la que va a ser el centro neurálgico del conflicto. Buggin' out (Giancarlo Esposito), un personaje que viene a ser el resumen de la crítica de Lee a su propia raza (su sumisión a determinados clichés, cierto machismo, su estado permanente a la defensiva) inicia una cruzada contra la pizzería por no tener fotos de “hermanos” en su interior. Una nimiedad que, distorsionada por la radiactividad del entorno, hace que el día acabe con una violenta revuelta que resultó ser premonitoria, a pequeña escala, de los disturbios de Los Angeles, tres años después, por “lo” de Rodney King. El personaje que interpreta el propio Lee, Mookie, representa, con toda probabilidad, el punto de vista más cercano al del director en aquel momento, bañado en un pragmatismo alimentado por el instinto de supervivencia. El filme finaliza con dos reflexiones encontradas de Martin Luther King y Malcolm X, uno rechazando contundentemente la violencia, y el otro justificándola si se ejerce en defensa propia (o sea, justificándola), que exponen a la perfección un discurso “spikeliano” menos fundamentalista de lo que algunos, incluido él mismo, quisieron dar a entender. Si en algo es radical Spike Lee, es, sin duda, en su amor a los New York Knicks.

11 comentarios:

Manuel Márquez dijo...

Magnífica reseña, compañera: tiene la virtud (que considero fundamental en todo texto sobre cine) de que, además de informarte sobre la peli o autor en cuestión (como es el caso), te despierta un súbito interés por conocerla con más detalle. Por otro lado, y para mayor estímulo, he de reconocer que la de Spike Lee es una de mis (varios miles de) asignaturas cinematográficas pendientes, dado que la única película suya que he visto es, paradójicamente, Plan oculto (es decir, ésa que, según tu reseña, menos "spikelee-ana" resulta...). Así que habrá que ponerse a la tarea.

Un abrazo.

marcbranches dijo...

En primer lugar, Manuel, gracias por las alabanzas, aunque he de corregirte: no soy compañera, sino compañero. Es un blog a dos manos, y yo soy la parte masculina... Spike Lee es un director interesante que, sin embargo, a veces resulta sospechoso por artificioso. Pero su carrera es sólida, por lo menos artísticamente (la taquilla es otra cosa), y sin apenas dientes de sierra. "Do the right thing" es el mejor comienzo para conocerle, así que ya tardas. Y luego sigue con "Jungle fever"...

Manuel Márquez dijo...

Disculpa, compañero, por el equívoco, no había reparado en tal detalle: en cualquier caso, salvo esa "-a" final, el resto del comentario sigue siendo válido (la reseña, naturalmente, sigue siendo magnífica...). Y, por supuesto, apuntada queda la tarea pendiente. Y ya nos iremos contando.

Un abrazo.

marcbranches dijo...

Sin problemas, mientras sigas haciéndome la pelota convenientemente... Como quedó dicho, soy la parte masculina del blog. O sea, la que sabe CÓMO INSTALAR UN DVD...

alicia dijo...

Pobrecitos mios, no comprendéis que todo es una estratégia para haceros sentiros importantes y útiles, que falta os hace.

Rick dijo...

A mi es un director que me tiene películas que me gustan y otras que me dejan un poco ni fu ni fa. Aunque aun no le he visto ninguna que me hiciera salir huyendo. "Haz lo que debas" y "Summer of Sam" son mis favoritas de él. Sabe retratar muy bien ese verano asfixiante de la gran ciudad. También me gustó "Crooklyn". Me dejaron a medias "Malcolm X", "La última noche" y "Clockers". No terminaron de convencerme, pero creo que me gustó verlas.

marcbranches dijo...

Rick, que en toda su carrera no tenga una sola película que haga salir huyendo ya es un mérito. Añado "Summer of Sam" a la lista de lo mejor de Lee.

Laura Hunt dijo...

Pues me estoy dando cuenta de que tengo bastantes películas de Spike Lee pendientes de ver, entre ellas Summer of Sam, que siempre le he tenido ganas y, sea por lo que sea, nunca la he llegado a ver. Habrá que ponerle remedio.

Haz lo que debas es la primera película suya que vi y la que más me ha gustado hasta la fecha...

En cuanto a Plan Oculto, aun reconociendo que es, probablemente, una de sus películas menos personales, le quedó muy apañada: buen reparto, una historia interesante y un buen entretenimiento. Me gustó.

Saludos!

marcbranches dijo...

"Plan oculto" es, efectivamente, la película menos característica de Lee. Es potente y entretenida, quizás demasiado alambicada, pero a mí me deja un pequeño halo de insatisfacción por no reconocer a Lee después de una carrera tan coherente. Pero me gusta la película, que conste.

Andrés / Derzu dijo...

Gran pelicula "Haz lo correcto" me encanta el cine furioso, directo y comprometido de Spike Lee. Es cierto que a veces ha caido en el exceso y la redundancia, pero alguien tenia que levantar la voz en el cine en contra del racismo en Estados Unidos. Mejor aún haciéndolo con historias convincentes y bien armadas.

saludos

andres

marcbranches dijo...

Hola, andrés, bienvenido a La Linterna. Furioso, directo y comprometido son adjetivos que encajan a la perfección con la carrera de Spike Lee; aunque la furia se ha ido apaciguando poco a poco. A todos nos pasa: a más edad, más reflexivos...

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy