RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
10

LOS VERANOS DEL SUR



Ya hacía algún tiempo que no hablaba de una película de las que me gustan porque sí, aunque no aparezcan en las listas de las mejores de la historia, y que no me cansaré de ver una y otra vez; con esto no estoy diciendo que sea una mala película, todo lo contrario, ya que como veréis tiene alicientes de sobra.
El largo y cálido verano fue una de las primeras películas dirigidas por Martin Ritt, un director que nunca se ha considerado de los grandes, pero solidísimo y con una trayectoria de lo mas coherente, algo muy poco habitual en Hollywood, y menos de alguien que nunca ha ocultado sus tendencias izquierdistas.
Basada en unos relatos cortos de William Faulkner, nos traslada al Sur soñado y añorado por los americanos: el de los caciques todopoderosos que viven en enormes mansiones, el de las sensuales damiselas y el del calor insoportable que hace que hagamos locuras, porque ya lo dijo Rafaella Carrá, “hay que venir al Sur”. Es como una historia de Tenesse Williams, solo que sin pluma.
A una de esas poblaciones pequeñas de la América Profunda, donde todo el mundo se conoce, llega Ben Quick (Paul Newman), un joven semental que tiene fama de incendiario, lo que provoca el automático rechazo de la gente, ya que la principal fuente de ingresos del lugar es la agricultura. Eso hace que el patriarca del lugar, Will Varner (Orson Welles, muy a gusto en su majestuoso papel), le tenga vigilado desde el primer momento, aunque le gusta el descaro de Ben.
Ahora hemos de detenernos un poco para explicar el entorno de Varner: él es un viejo zorro, acostumbrado a salirse siempre con la suya y que es el primero el hablar de moralidad, cuando todo el mundo sabe que tiene una amante (Angela Lansbury)
Su hijo, Jody (Tony Franciosa) está acomplejado por la arrolladora personalidad de su padre, aunque piensa que ha ganado puntos casándose con la chica mas popular del pueblo, Eula (Lee Remick).
Su hija, Clara (Joanne Woodward) sabe que no es espectacular como su cuñada, pero tiene una gran inteligencia y sentido de humor.
Ben , en lugar de babear como hacen todos con Eula (“No necesitan verla, Pueden olerla”.- dice Will sobre ella), se siente atraído desde el primer momento por Clara. Las escenas entre los dos están cargadas de tensión erótica, con frases del tipo “Muy bien, huye, escapa, y sigue corriendo. Cómprate un billete y desaparece. Cámbiate el nombre, tíñete el pelo, piérdete y entonces -sólo entonces- escaparás de mi”, o diálogos así:
“- Te pareces demasiado a mi padre para convenirme, y yo soy un experta sobre él.
- Es un viejo maravilloso
- Un lobo reconoce a otro
- Dómanos, tu podrías.
Fue la primera vez que trabajaron juntos Paul y Joanne y todos sabéis como acabaron, convirtiéndose en la pareja mas duradera y estable de Hollywood. Los dos están estupendos y consiguen que dos robaescenas consumados como Welles y Lansbury no les quiten el protagonismo. Nada, que me voy al Sur.

10 comentarios:

Persio dijo...

si que sí, yo con Clara disfruté mucho.

BUDOKAN dijo...

Tengo este film en dvd porque también me causa cierta simpatía. La combinación Welles- Newman es muy buena y la fotografía en colores es un hecho a destacar. Es cierto que Ritt, si bien no es un grande, es muy sólido en su narrativa. Saludos!

alicia dijo...

Cierto, Persio y Budokan, es una película que consigue caer bien; cuando hicieron el remake convirtiéndolo en una serie de televisión potenciaron mas el erotismo, y la verdad es que quedó muy aceptable, con Jason Robards en el papel de Orson Welles, y Ava Garder (toda una dama del Sur) en el de Angela Lansbury; curiosamente,para la pareja protagonista parecía que buscaron un cierto parecido físico con la de Newman/Woodward, y Don Johnson estaba en su mejor momento

Manuel Márquez dijo...

Pues una más, compañera (entre tantas y tantas), que aún no he visto, pero a la que, por lo bien que la pintas, habrá que no perderle la pista. Desde luego, estando por medio un tándem tan demoledor como ese Welles-Newman (sin por ello desdeñar la parte femenina del reparto), el espectáculo está asegurado.

Un abrazo.

alicia dijo...

Tranquilo, Manuel, todo el mundo tiene un montón de películas pendientes de ver. Eso a mi no me preocupa, al contrario, me alegra saber que aún hay muchas sorpresas y cosas buenas por descubrir.

DiegoAlatristeyTenorio dijo...

Lo que más me gusta de ésta película es l entorno en el que se desarrolla, pues resulta el ideal para elaborar un buen drama, puede que sea rural pero con cierto glamour, donde las relaciones entre los diversos personajes es el elemento que se impone a todo lo demás, ya que cada uno de ellos impone un tipo de carácter distinto dependiendo de con quien estén hablando, siempre queriendo decir sin falsedad sus sentimientos. La presencia de Newman siempre resulta fascinante, es un actor que sabe captar la atención de los espectadores, ( y no sólo por sus ojazos azules, que diría mi mujer), sino por poseer una gran capacidad actoral y enseguida se nota esa química especial que hay entre él y todos los personajes en especial, claro está, con Joanne Woodward, una actriz que realiza una estupenda interpretación de una mujer con carácter, con las ideas bastante claras y que choca con el personaje de Newman.

Pero quien se eleva un poco sobre los demás es Welles, con un personaje parecido al que interpretó en "Sed de mal", alguien con un carácter en momentos excéntrico, otros frío, otros odioso, pero siendo firme con sus propósitos e ideas, pero que siente un gran amor por sus hijos, aunque no exteriorice sus sentimientos, pero quien consigue enternecer su corazón es Angela Lansbury, quien aparece en contadas ocasiones, pero es brillante. La presencia más deslumbrante es la mujer de Jody, Eula, quien consigue interpretar a una mujer coqueta y enamorada de su marido.

Lo que me gusta también de "El largo y cálido verano" es la sencillez en sus planteamientos, no es un drama sureño al estilo de películas como "Jezabel", sino que la presencia de sus protagonistas y el desarrollo de un argumento interesante, hacen que sea un placer admirar la calidez que rodea cada escena.

Gracias por recordarla, Alicia.

alicia dijo...

Al contrario, JR, gracias a ti por estos comentarios tan completos. Es cierto que el personaje de Welles recuerda a Quinlan, ya que se trata de dos personas que viven con su propia ley, y es cierto que hay química entre él y Newman, a otro nivel que la que hay entre Newman y Woodward, por supuesto, pero la hay.

Laura Hunt dijo...

Pues yo, verla si que la he visto, pero hace un porrón de años... creo que en un ciclo de Paul Newman que dieron en la tele hallá por la época de maricastaña o así. Vamos, que no me acuerdo, así que mejor intento agenciármela y refrescarla, porque, como siempre me pasa, leyendo tu comentario, Alicia, me han entrado unas ganas de verla bastante considerables.

Un saludo!

alicia dijo...

En la época de la maricastaña la vería yo también, Laura (mejor no digas nada, Marcbranches), que ya sabes que era una aficionada a los ciclos de televisión.

Laura Hunt dijo...

Que va a decir Marcbranches, si se acuerda del final de Dallas perfectamente! y eso fue antes que el ciclo de Paul Newman, así que....

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy