RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
10

LLOVIENDO RANAS


"Así lo hizo Aáron, y salieron tantas ranas que cubrieron todo el país de Egipto"
Éxodo 8:2

Paul Thomas Anderson es menos sutil de lo que uno, en un principio, pudiera pensar: se pasó toda la película “Magnolia” avisando de lo que iba a suceder en ese apocalíptico final. Fijaos, jóvenes padawanes, en la cantidad de veces que el número 82 aparece de alguna manera u otra: la chaqueta de los ahorcados del comienzo, las cuerdas que forman el número mientras el suicida intenta estrangularse, la humedad relativa del primer episodio... ¿Casualidad? ¿Onanismo mental marcbranchesiano? Es probable (a 38 de fiebre... pues eso... peras, olmos, etc.). En cualquier caso, lo que sí queda meridianamente claro es que, por mucho que el señor Anderson (¿señor Anderson? Parezco el agente Smith hablando de Neo...) germinase el film como “una película pequeña que se pudiese realizar en treinta días”, el resultado final pergeñado es el antónimo de esa idea. El realizador californiano, que ha dado ya suficientes muestras de cargar un buen fardo de ínfulas de geniecillo autoconsciente, trató con esta película de enseñarnos todo un abanico de miserias humanas entrelazadas por el azar en el lapso de un día aproximadamente, que es el tiempo real de lo relatado en la cinta. La Tragedia de la vida, nada menos, basada, como el mismo Anderson reconoció, en las canciones de Aimeé Mann que acabaron siendo banda sonora activa del larguísimometraje (2h 54’... ¿recordáis lo que os decía de las ínfulas?).

“Magnolia” fue la tercera película de P.T. Anderson, y la que le encumbró como el sucesor de ¿Robert Altman? ¿Eric Rohmer? ¿Stanley Kubrick?, manteniendo las constantes vitales de su anterior film, “Boogie nights”, esencialmente en lo que se refiere, en cuanto a estilo, al montaje sincopado y al uso y abuso del zoom; y, en cuanto a temática, una cierta coralidad (mucho más acentuada en “Magnolia”) y la insistencia en temas como la relación paterno-filial. A destacar el comienzo a ritmo asfixiante, desde los tres episodios rodados en falso documental que ilustran la influencia del azar en “las cosas que pasan”, a la presentación de los protagonistas; tal aceleración repercute en la identificación de los personajes y sus interrelaciones, uno de los reproches más comunes que se le han arrojado a la película. De todos modos, hay que decir que la narración no es ni mucho menos incomprensible, solamente hay una exigencia de atención un poco superior al habitual. El filme derrocha una fortísima carga de violencia sentimental, generando en el espectador una incómoda sensación de opresión, de ahogo, a medida que se nos van presentando los conflictos motores de los diferentes relatos. La banda sonora es un hilo conductor clave, no tan sólo por las canciones de Aimeé Mann, sino porque ensambla escenas de los diferentes relatos en unidades, en perfecta sintonía con el montaje; este procedimiento colabora a mantener una percepción de asfixia in crescendo, a medida que las tragedias avanzan hasta los dos momentos más epifánicos a la vez que discutidos del largo de Anderson. El primero es el tema musical (el soberbio “Wise up” de Mann, por supuesto) a conjunto que cantan todos los protagonistas, y que puede parecer grotesco pero no deja de poseer una hipnótica belleza, además de ser coherente el momento vital de los personajes con la letra de la canción. El segundo es, por descontado, la apocalíptica lluvia de ranas que parece limpiar la porquería que el pasado (“puede que dejemos el pasado, pero el pasado no nos dejará nunca”) se ha encargado de dejar bajo nuestra alfombra: como poco, una opción extravagante (ya puestos, ¿qué tal una lluvia de ornitorrincos comunes pintados de verde limón? Eso sí que sería chocante), aunque hay que reconocer la valentía del director al tirar adelante con sus ideas. Los personajes están bien dibujados, aunque tanto el enfermero como el policía parecen más arquetípicos que el resto. El reparto, no hay ni que decirlo, es sublime: Julianne Moore (su histerismo llega a exasperar), Phillip Seymour Hoffman, William H. Macy, John C. Reilly, Phillip Baker Hall, Jason Robards... Y no, no me olvido de tito Tom.

Esta es, en mi opinión, la mejor interpretación de la carrera de Tom Cruise. Un personaje teatral, telepredicador, controlador, manipulador, de fondo extremadamente frágil cuyas aristas externas Anderson sabe delimitar muy bien debido al pasado televisivo de parte de su familia. Desde su impactante aparición al son de “Así habló Zaratustra” (¡”respetar la polla!”) (a lo que Katie dijo: “bueno, pues vale”) hasta el lloriqueo final, Cruise consigue, por fin, que sus mohínes queden al servicio del personaje y no al revés. Uséase, un milagro. Sólo por eso: P.T. Anderson, canonización-ya.

10 comentarios:

Laura Hunt dijo...

Pero que buen gusto que teneis en este blog (toma peloteo).... Me encanta Magnolia, me encantan sus casi tres horas de metraje, sus historias cruzadas,me encanta la violencia sentimental esa que dices, su reparto, me encanta cuando cantan todos Wise Up, me encanta la lluvia de ranas del final... hasta me encanta Tom Cruise, que ya es decir! Y es que estoy de acuerdo contigo en que es su mejor interpretación hasta la fecha (aunque también me gustó cuando hizo de Lestat, o en Collateral).

¿Y en qué andará P. T. Anderson últimamente, digo yo?

Un saludo!

pelopo82 dijo...

La ví hace poco y es una gran pelicula, con un buen montaje y un buen reparto... ;)

PD: Alicia, he visto que me has hecho un comentario en "el debate de 20 minutos" y te he contestado sin ningún animo de ofender (ya te darás cuenta al final del mensaje el peloteo que te hago aunque es mi opinión... :D ).

Un beso y seguid así.

JLPA dijo...

Gracias por tu crítica de Magnolia. Creo que has dado en el kit de las cuestiones que reporta. Una de mis películas favoritas.

SAludos desde Madrid

marcbranches dijo...

Veamos:
a)asunto peloteos diversos. No, no regalamos jamones (aunque se aceptan...)
b)servicio de información Marcbranches: la próxima pelicula del sr. Anderson se llamará "There will be blood", está en postproducción y tiene como única cara conocida a Daniel Day Lewis. Hace pinta de ser una especie de "Dallas" pasado por el prisma particular del amigo P.T. Info aquí:

http://spanish.imdb.com/title/tt0469494/

Besos para todos.

alicia dijo...

Pelopo, no me ha ofendido para nada tu comentario en el foro de 20 minutos, te contesto mas detalladamente allí.

Dr. Strangelove dijo...

Pues siento discrepar, pero Magnolia no me gustó. Me resultó a momentos aburrida y no llegué a conectar con la historia. Quizás influye que no la viese en las mejores condiciones posibles, pero tampoco he tenido impulsos para volver a verla. Eso sí, Tom parece que lo manejaron con cuerda corta y no se desató, dando una correcta interpretación.

Un saludo

marcbranches dijo...

No sientas discrepar, Strangelove. Todos tenemos derecho a equivocarnos... La verdad es que es una película que necesita de complicidad del espectador, sin la cual puede llegar a resultar exasperante, y además 3 horas... No me extraña que no tengas ganas de darle una segunda oportunidad. A mí me pasó con "Punch-drunk love", no conseguí conectar del todo con ella. "Boogie nights" es más digerible, me parece.

Conejín dijo...

Hola Alicia, ya estoy por aqui otra vez.Yo soy un enamorado de vuestro blog. Tiene detras mucho trabajo y eso hay que valorarlo. Yo he entrado aqui desde el principio, y os he votado en silencio, pero creo que eso no ha sido bueno.Por eso ahora dejo comentario. Y que sepais que Hoy también os he votado y que vendré a diario a comunicarlo. Los demas que digan lo que quieran.
Saludos de vuestro amigo conejín.

marcbranches dijo...

Conejín, no sé qué dirá Alice la Directrice, que para lo de las public relations tiene mucho más mano izquierda (y derecha) que yo. Lo único que puedo decir es que se agradece muchísimo que alguien valore de esa manera el trabajo que realizamos. Lleva tiempo, pero vale la pena; en mi caso, ha sacado a la luz una autodisciplina que creía perdida en algún rincón de mi infancia. Muchísimas gracias.

alicia dijo...

Muchísimas gracias por tus palabras y por tus votos, conejín, para nosotros es una satisfacción enorme que alguien reconozca nuestro humilde trabajo, porque no entendemos de informática, tan sólo tenemos nuestro amor al cine y a escribir. Si conseguimos contagiar un poco de ese amor a una persona, y que sienta aunque sea un poco de curiosidad por ver alguna de las películas que comentamos, ya nos damos por mas que satisfechos. No hay mejor premio que ese.

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy