RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
10

LLÁMAME COMO QUIERAS



Sé que la ligazón del post con el cine es demasiado tenue, señorita Directrice. Sé que quizás no era exactamente esto lo que habíamos hablado cuando sacamos a relucir la posibilidad de ir incluyendo videos musicales en el blog. Sabe ud. bien que no suelo hacerle demasiado caso, recomendaciones de los doctores, no es nada personal. A las malas, tengo los abogados de mi parte: Chevy Chase, aunque hoy en día no lo parezca, fue un actor cómico que tuvo su momento en los 80 (“Tres amigos”, “Fletch”, “Espías como nosotros”); y Paul Simon tuvo su momento de gloria cinematográfico (si dejamos de lado su indudable influencia en “El graduado”) gracias al “Annie Hall” de Woody Allen, que confesó que escogió a Paul porque quería que le quitara la chica un tipo más bajito que él. Típica flagelación judía. Sabe ud., Madame la Directrice, que considero “Graceland” el mejor disco de mi musicoteca, y este casi improvisado videoclip (a Simon no le gustaba el que grabaron en primer lugar, una actuación en directo) de uno de sus temas más populares, “You can call me Al”, tenía que caer más temprano que tarde... La letra es un batiburrillo aparentemente surrealista que habla del desconcierto de Simon durante su estancia en Sudáfrica, aunque algunos la han interpretado como una alegoría de su antiguo alcoholismo (“Al” provendría de “alcohólico”, y “Betty” del centro de rehabilitación Betty Ford); además, hay algún verso que se refiere, sutilmente, a las disfunciones eréctiles, así que seguro que le gusta, señorita Directrice. No es, en mi opinión, la mejor canción del disco, pero sí la que más se ajusta a nuestra cinéfila razón de ser. Dadle al play y disfrutad del Dúo Sacap... de Paul & Chevy.

10 comentarios:

faraway dijo...

Hace tiempo que estoy por hacer lo mismo, muero de ganas de colgar videos musicales en mi blog. En cualquier momento salen.
El clip está fenomenal, una muestra de que no son necesarias las grandes ideas ni los despliegues visuales para hacer cosas buenas.
Un abrazo grande!

anro dijo...

Pues qué bien abrir el ordenador a primera hora del sábado y seguir el ritmo a esa pareja formidable. Dí que sí, tienes razón , estoy de acuerdo que ese vídeoclip tiene muchísimo de cinematográfico, pero aunque así no fuera los que babeamos con este tipo de música te estamos inmensamente agradecidos por el detalle.
Y sí, Graceland fue, y sigue siendo, uno de los mejores discos de los ochenta.
Un saludete, y cerramos el quiosco hasta junio.

marcbranches dijo...

Las relación entre música y cine es lo suficientemente cercana y variopinta como para poderla mostrar en blogs dedcadas a ambas artes sin problema, faraway.

Anro, de nada. "Graceland" es un disco extraordinario, con una cuidadísima producción, con unas letras abigarradas y sofisticadas, y que tuvo muchos obstáculos para su creación y aparición, debido a la situación del país en aquel momento. Simon recibió presiones y acusaciones desde Sudáfrica (por venir a pervertir sus raíces con el folk americano), pero también desde su país, por no ser lo suficientemente crítico con el apartheid. Ninguno de ellos entendieron nada; por suerte, los músicos que colaboraron con Simon sí. Y de qué manera. Saludos. ¿Qué es eso de que cerráis el kiosco? ¿Vacaciones?

Josep dijo...

Je, je...

¿Está preparada su maiestática persona?

Quiero decir: abra la boca, porque le van a crecer los dientes...

....
....
....

Aquí uno de los pocos que estuvo el día 9 de julio de 1989 en el Velódrom d'Horta en la presentación de la gira Graceland...

¡Toma del frasco, Marcbrasco!
¡Inenarrable! ¡Inolvidable!

Saludos, joven...

marcbranches dijo...

Por la presente, comunico oficialmente el cese de las actividades comentaristas del señor Josep en el blog La Linterna Mágica por insubordinación y restriegue vil de inolvidable experiencia paulsimoniana. El señor Josep es declarado, desde hoy, "bloguero non grato".





......








......








¡AAAAAAAAARRRRRRRGGGGGGGHHHHHHH!







Ahora en serio, cuente, cuente ud., no se corte. La envidia es sana, en este caso; me hubiera encantado asistir a ese concierto, aunque quizás más a la gira posterior a "The rythm of the saints", en la que había unas percusiones amazónicas maravillosas (utilizadas posteriormente, incluso, por Michael "dejad que se acerquen a mí" Jackson)...

P.D.: la rima frasco-marcbrasco es absolutamente deleznable.

Laura Hunt dijo...

Jajajajaja... lo siento, pero es que el comentario de Josep me ha hecho gracia y todavía me estoy riendo, aunque comprendo que lo declares "bloguero non grato" por meterte envidia de manera tan cruel.

Por cierto, que el video-clip nunca lo había visto y me ha encantado. Es sencillito, pero muy divertido.

Saludos!

Möbius el Crononauta dijo...

Madre mia, este videoclip era un asiduo en la televisión de los 80; en el momento más inesperado te salían Paul Simon y tio Chavy por peteneras...

la verdad que sólo con Scorsese y Tarantino se podrían poner decenas de viodeclips en un blog de cine, aunque igual sería jugar sucio.

Buenas noches!

marcbranches dijo...

Como bien dice möbius, este videoclip era relativamente habitual en los ochenta, y este era el tema más popular de "graceland", así que me sorprende que no lo hubieras visto nunca, Laura. El clip es prácticamente improvisado, se hizo a toda prisa porque, como comento en el post, a Simon no le hacía gracia el original, una actuación en directo en el propio "Saturday Night Live" (del que, por cierto, era asiduo) de Chevy Chase. Saludos.

Josep dijo...

Parece que blogger vuelve a fallar más que una escopeta de feria... ya podía estar yo esperando respuesta en mi correo, ya...

¿De qué hablábamos? Esta memoria mía...

¡Ah! ¡Sí! Que iba yo a poner en plan batallitas para rememorar aquella célebre noche que empezó templada y acabó tan calentita que, para quitarme el sudor de encima -por todo lo bailado frenéticamente- me compré una camiseta conemorativa de la gira de Graceland, camiseta que, lavada en riguroso frío, encogió hasta alcanzar talla infantil... vaya timo... y todavía está por ahí, claro, pues sólo la vestí unas horas...

Que me despisto, que me despisto, si es que la edad tiene estas cosas: te permite haber disfrutado de conciertos inolvidables, irrepetibles, y, cuando la única neurona se ocupa de erizar de nuevo el vello, se te olvida todo lo demás... :-)

Que noche, amigo, que noche: ya sabrás que el Velòdrom no es muy grande; así que con un colega procuramos entrar con tiempo; mientras uno guardaba el sitio, el otro proveía de cubatas; situados a unos quince metros del escenario, de pie, vemos salir a Paul y la troupe de los Ladysmith Black Mambazo.

Dos horas y media de música a tope, alternando las composiciones de Graceland con ese bajista africano que sacudía el pulgar sobre las cuerdas de una forma impensable, un ritmo contagioso, paroxístico; todos bailando como locos. Todavía no puedo decir si disfruté más con Graceland, o con Diamonds on the sole of her shoes, pero, desde luego, el Velòdrom se vino abajo cuando Paul agarró la guitarra acústica y nos cantó the Boxer y The Sound of Silence. ¡Uf! Que recuerdos...

Si te portas bien, Marcbranches, puede que algún día llegues a disfrutar unos textos del diario "Avui" que guardo junto al Lp de Graceland y que, ahora que me fijo, voy a tener que escanear, que 19 años ya son demasiados y el papel va perdiendo textura...

Pero te tienes que portar bien... :-)

Saludos.

p.d.: ya sé que la rima era deleznable, pero no me pude resistir...

marcbranches dijo...

Dientes más largos que Vlad el Empalador con dieta de acelgas me deja usted. Y el pesar melancólico de aquella hermosa chica que repasó sus caderas por delante del rostro de uno, sin que se diera cuenta... No recuerdo bien por qué me perdí aquel concierto, pero reniego, reniego, reniego (reniego tres veces, a la "San Pedro way").

¿Portarme bien? Pero si soy un santito varón, que va a misa todos los domingos de guardar (vale, con un bote de gasolina y un zippo, pero voy), ayudo a las abuelitas a cruzar la calle (a veces me dejo alguna en mitad del pasod e peatones, vale), no robo, no mato, reciclo, y todo lo que gano lo dejo en casa (sí, vale, vivo solo). ¿No te parece suficiente buen comportamiento?

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy