RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
11

I'VE GOT YOU BABE. OTRA VEZ.





Bienvenidos, queridos padawanes, al maravilloso y bucólico pueblecito de Punxsutawney, Pennsylvania, donde cada 2 de febrero se festeja una de las celebraciones más distinguidas e incrustadas en la fraseología popular de los últimos quince años-oasín: “the Groundhog Day”, o, en albaceteño coloquial, el “Día de la marmota”. Quién iba a pensar que esta absurda conmemoración de aldea, en la que la marmota Phil, al salir de su hibernación, “predice” la duración del invierno dependiendo si ve su sombra en un día soleado o no (según un estudio de “National Geographic”, su porcentaje de éxito es del 28% en los últimos 60 años, que viene a ser el mismo que el de las velas negras de la bruja Lola), iba a enriquecer tantas confesiones en el sofá de los psicoanalistas: “me siento en el trabajo como si cada día fuera el Día de la Marmota”, “mi matrimonio es tan rutinario que parece que cada mañana empieza el Día de la Marmota”... Y, siempre, siempre, el interlocutor recibe la referencia irónica con una apenas esbozada sonrisa de complicidad, sabiendo perfectamente a lo que se refiere. Todos sabemos lo que significa, porque todos hemos disfrutado esa extraordinaria comedia llamada “Atrapado en el tiempo”. Bienvenidos, excursionistas.

Si nos ponemos a enumerar las bondades de “Atrapado en el tiempo”, película de Harold Ramis (sí, uno de los “Cazafantamas”) realizada en 1993, es casi una convencionalidad comenzar por el guión, uno de los más aplaudidos y celebrados de la comedia moderna, escrito por Danny Rubin (del que nunca más se ha sabido) y el propio Ramis. Después de una entradilla con una música que recuerda poderosamente a Nino Rota, un hombre del tiempo cínico, desarraigado, amoral y orgulloso de su amargura, Phil Connors (Bill Murray, estratosférico) se ve obligado a cubrir la festividad arriba descrita junto a un cámara algo alelado (Chris Elliott) y a Rita (Andie McDowell), la hermosa productora. Una nevada les impide el retorno a casa, y Phil se despierta a la mañana siguiente en un hotel de Punxsetcétera... para descubrir que está viviendo, de nuevo, el mismo día. El Día de la Marmota. Como innumerables comedias, el punto de partida de la película es ocurrente y prometedor; pero, sin embargo, como muy pocas han sabido hacer, exprime las posibilidades de su premisa hasta el límite del ingenio. Phil Connors pasa por diferentes estadios durante su cautiverio del 2 de febrero, hilvanados con una inteligentísima aguja de coser comedia. Después del aterrado shock inicial, Phil (que, no por casualidad, se llama igual que la jodida marmota) le coge gusto a las posibilidades que le ofrece que sus actos no tengan consecuencias perdurables, para romper reglas y divertirse a conciencia. Posteriormente, se impone su líbido, y decide ligarse a Rita a través del estudio de su personalidad, aprendiendo día a día gustos y debilidades de su productora para llegar hasta ella a golpe de fingida empatía; sin embargo, nunca llega hasta el final, siempre hay una oportuna bofetada que rompe la magia. La desesperación le lleva a intentar el suicidio repetidamente, sin éxito: a cada muerte le sucede una canción de la familia Cher... Será su progresivo desapego por sí mismo, su esfuerzo por colaborar en la felicidad de los demás, y el enamoramiento sincero de Rita, los que le hagan, y nunca mejor dicho, pasar página. Aunque a algunos (entre los que me incluyo), el final les pueda parecer algo moralista, el mensaje filosófico del film caló de tal manera que Harold Ramis tenía barra libre (póngame un cubata de espiritualidad bien cargado con doble de mística) en cualquier antro religioso, fuese católico, judío, protestante, musulmán o Hare Krishna.

Tanto la suprema calidad del guión como la soberbia interpretación de Bill Murray (y de un secundario robaplanos como el gran Stephen Tobolowsky) eclipsan la sutil dirección de Ramis, que se luce sobremanera, particularmente en la edición. Cada etapa de Phil presenta un tipo de montaje diferente, distinguiendo las tipologías psicológicas de cada etapa por la que pasa el protagonista, y centrándose en diferentes aspectos de cada “Día de la marmota”; en algunos, sólo nos muestra una escena clave (aquella en que Phil demuestra a Rita que conoce los secretos de todos los ciudadanos del pueblo); en otros, se nos ofrecen celéricas repeticiones; en otros, da la impresión de que Phil está repitiendo tomas. Ramis demuestra conocer bien la matemática de la comedia, consiguiendo que el ritmo interno del film funcione como un reloj, y que algunos momentos y sensaciones de la película pasen a nuestro subconsciente: el terror que desprende ese reloj gigantesco cambiando de las 5:59 a las 6:00 a cámara lenta, la sensación de angustia que acompaña a cada despertar al son de “I’ve got you babe”... En definitiva, una extraordinaria comedia que nos reconcilia con un género repetidamente maltratado durante los últimos lustros. Me voy a dormir, que mañana será otro día.

O no...

11 comentarios:

Heitor dijo...

Efectivamente, maestro Marcbranches... una de las comedias más conocidas de la historia de las risas. Aunque tengo un amigo que aún no la ha visto... pero es bastante rarito.
El resto de la humanidad nos sabemos escenas de memoria y recordamos la interpretación de Murray por encima de las demás.
Lástima que Ramis no repita mucho el éxito... aunque hay que reconocer que en "Una terapia peligrosa" volvió a dar en el clavo.
Saludos.

Möbius el Crononauta dijo...

Cine con mayúsculas, un jodido clásico, así de claro. "Una terapia peligrosa" estaba bien, pero no tanto...

Saludos!

PD- ¿Si algún día hacéis una reseña de King Kong, como la vais a llamar, "La ciudad no es para mí"? Se me ocurrió el otro día este tonto pensamiento...

Hatt dijo...

Gran comentario (y gran aportación de möbius también...) para una película que aunque no me haya llegado a apasionar no está exenta, para nada, de interés.

Un saludo.

marcbranches dijo...

Buenas y lluviosas noches. Anda rarito el sr. Blogger hoy... Heitor, ¿tienes un amigo que no ha visto "Atrapado en el tiempo"? ¿Aún le hablas? ¿Y dices que es rarito? ¿Le gustan las películas de gladiadores? Ayno, que esto es de otra película... Me gustó lo de "maestro", aunque te falta pelín de marcialidad y sumisión. Pero vas por el buen camino.

Veo que habláis de "Una terapia peligrosa", que también fue muy popular. Sin embargo, olvidáis "Multiplicity" (me ahorro el título español), una comedia de buen ritmo y que, aunque no llega a los niveles de "Atrapado en el tiempo", también sabe explotar bien una gran premisa de inicio; y Michael Keaton está excelente, multiplicándose por cer... digo, por cuatro.

Möbius, ya hay por ahí una crítica de un "King Kong" (el de Jackson), acargo de la insigne Directrice, aunque no recuerdo cómo se titulaba... ¿Estás diciendo que los títulos de nuestros posts son rebuscados? Pues sí que lo son... Hatt,gracias por la ración de cepillo, aunque no te entusiasmase la película. Saludos.

Josep dijo...

Con esta película me pasó algo desacostumbrado: la vi en el cine y me pareció una moñería (con eñe, con eñe).

Luego, la vi en la tele y me gustó mucho, y cada vez que la veo me gusta más.

Diría que es porque soy lento de reflejos, pero no me pasa con todas, o sea, que no.

Gana con el tiempo...

(Ahora me doy cuenta que ésa es una frase afortunada para la ocasión)

Lamento pues, decirte que de nuevo estoy de acuerdo contigo.

Y el comentario, bueno, como siempre, me ha abierto las ganas de revisar el reloj otra vez...

Eso sí: como arquero, no vales un pito...

Saludos.

raskolnikoff dijo...

que gran pelicula y que gran Bill Murray.

que pena que este hombre no tenga tanto reconocimiento como otros ...

marcbranches dijo...

Pues mire, Josep, a mí me sucedió algo parecido con esa película: no absorbí su calidad en el primer visionado. Como ve, ya he resuelto esa carencia. Por otra parte, me veo obligado a sugerirle que utilizar los términos "moñería" y "pito" en un mismo comment no es una de sus decisiones literarias más afortunadas... Puntería sí tengo, lo que no tengo es arco. Pero más le vale comprarle una buena armadura reforzada al loro...

Raskolnikoff, es cierto que durante mucho tiempo a Bill Murray se le ha ninguneado, pero últimamente sí se puede decir que su crédito cinéfilo ha engordado considerablemente a ojos críticos. Yo diría que desde "Academia Rushmore", aunque su consagración llegó, por supuesto, con "Lost in translation". Saludos.

Laura Hunt dijo...

Llego tardísimo, pero ya se sabe que más vale tarde que nunca, y además Atrapado en el Tiempo me gusta mucho, así que algo tendré que comentar, aunque solo sea para decir que es una comedia divertidísima, que parte de una premisa original a la que Harold Ramis supo sacarle partido y que Bill Murray está impresionante... vamos, nada que no hayais comentado ya (es lo que tiene llegar tarde).

Por cierto, Marc, me alegra que menciones Multiplicity, porque si bien no llega al nivel de Atrapado en el Tiempo, es una película que siempre me ha parecido muy divertida, y Michael Keaton está en su salsa.

Saludos.

marcbranches dijo...

Nada, Laura, lo importante es llegar (parezco la Dirección General de Tráfico en plena campaña). Te ha faltado utilizar el formulismo-mascota del blog: "poco que añadir a lo dicho". "Multiplicity" es una muy buena comedia, que sin embargo no genera tanta unanimidad ni mucho menos. De hecho, comentando el post con la gente del trabajo que tiene el dudoso gusto de leerme, se sorprendían de que el director de ambas películas fuera el mismo. Saludos.

Raquel dijo...

Muy mal! Una crítica así tiene que datar del 2 de febrero!.

¿Es mucho decir que Ramis es el director de las dos mejores comedias de los últimos años? Desde luego esta no lo dudo. Con esta se ha hecho famoso Murray. Me encanta la cara de gili entre cínico y paleto que tiene. Hasta la Dowell está guapísima.

Abrazos maestro.

marcbranches dijo...

Ahora os ha dado por lo de "maestro". No sé cuántas veces tendré que repetir que me gusta "vuecencia" y "majestad"... Ayestosniños. Te juro que lo del 2 de febrero me hizo pensar en retrasar la publicación del post hasta el 2 de febrero del año que viene (el de este año aún no me había pasado por la cabeza escribir sobre esta película); pero sabe Dios ande-andaré el 02/02/2009, así que... Un beso.

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy