RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
13

SESIONES DOBLES: FRESAS SALVAJES


Campo de fresas para siempre
La película favorita de Bergman de Marcbranches y mía es El séptimo sello, así que nos juguemos a una partida de ajedrez quien iba a hablar de ella. Un momento. ¿De dónde ha salido esa torre? ¿Cómo? ¿que me toca hablar de la de Camilo Sesto? Pues bueno, pos fale.
Fresas salvajes pertenece a una de las épocas mas productivas y famosas de Bergman; rodada prácticamente después de El séptimo sello, es de ese tipo de películas que hacen que los espectadores de a pie huyan despavoridos en busca del blockbuster de turno... Pero alto, parad el carro, aunque sea un momento. Dadle una oportunidad.
Un anciano, Isak (Victor Sjöström) está a punto de celebrar el jubileo de lo años que lleva dedicado a su profesión, pero una extraña pesadilla le inquieta y hace que se vaya de viaje a ver a su madre, acompañado por su nuera Marianne (Ingrid Thulin).
Mira por donde nos encontramos con una road movie, en la que como suele pasar, el viaje externo coincide con un viaje al interior del protagonista. A partir de los sueños que seguirá teniendo y de recuerdos de su infancia, Isak comprende que ha estado equivocado toda la vida. Ha sido demasiado estricto y no ha sabido demostrar su cariño a las personas que amaba; eso ha hecho que su mujer le abandonara y que la relación con su hijo sea muy distante. El problema es ¿todavía hay tiempo para cambiar?
Las escenas de los sueños, sobre todo la primera, están muy influidas por el expresionismo alemán, y son muy buenas, pero el mundo de los sueños es algo muy difícil de captar, se requiere tener una mente surrealista como Buñuel o Lynch para llevarlo a la pantalla.
Los personajes de dos estudiantes que se unen al viaje son los menos logrados, ya que vienen a ser un símbolo para hablar sobre la existencia (o no) de Dios, aunque al mismo tiempo vienen a representar a Isak y a su hermano, enfrentados por la misma mujer. No es casualidad que la misma actriz (Bibi Andersson) interprete a las dos Saras.
Aparte de ello, las interpretaciones son magníficas, especialmente las de Victor Sjöstörm e Ingrid Thulin. Pero no se han de olvidar, por breves que sean, la criada del doctor, toda una Thelma Ritter sueca, la mandona tía de Isak presidiendo la mesa (mi escena favorita) o su anciana madre, hasta incluso Max Von Sydow hace una especie de cameo como gasolinero. Y también vale la pena mencionar el buen ambiente que conseguía Bergman durante el rodaje de sus películas, que contrasta con la seriedad de los temas tratados. Espléndida la fotografía también, que curiosamente no es del gran Sven Nykvist, su colaborador habitual.
Ahora que se considera que el electroencéfalograma de los espectadores es prácticamente plano es saludable encontrar a alguien que trata de temas tan importantes como la vida y la muerte y nos invite a reflexionar sobre ellos, sacando nuestras propias conclusiones.
Si todo lo que sucede en la película es a causa de una pesadilla del profesor, acaba con éste sonriendo plácidamente mientras sueña en un campo de fresas, uniendo armoniosamente principio y final.

Blogs participantes:
Sesiones Dobles (Organizador), Books & Films, El diario de Mr. MacGuffin, Sesión doble, Cineahora, Fabrica de ilusiones, El espejo de los sueños, Arte y literatura, El trono de Hatti, La mujer justa, Ojo de buey, Himnem, El lamento de Portnoy, Otros clásicos, La linterna mágica, Mitte, El dia del cazador, Marcovelez.net, Corten!!!, Rulemanes para Telémaco, Cinefilo-Compulsivo, Intramuros, Arricom.

13 comentarios:

BUDOKAN dijo...

Muy bueno este post sobre este film que es uno de los que mas me gustan del director sueco. Coincido conque formalmente las escenas del sueño inicial nos remiten sin dudas al expresionismo alemán. Me gusta el tono de nostalgia que posee el film. Saludos!

ANRO dijo...

Podemos seguir con "Los Comulgantes", quizá la película en la que Bergman incide de forma más seca y oscura en los sentimientos encontrados de los personajes. Ingrid Thulin, que siempre está soberbia, en "Los Comulgantes" me parece que se sale. y no digamos Gunnar Björnstrand, el pastor.
El espectáculo del ritual litúrgico que abre y cierra la película es tremendo, tanto en cuanto no tiene en absoluto ningún sentido para ninguno de los asistentes, y menos para el pastor.

Un abrazote.

alicia dijo...

Gracias, Budokan; aquí no hay una muerte que juegue al ajedrez con el protagonista, pero tiene la misma importancia, ya que todas las pesadillas parecen indicar al profesor que "se le está acabando el tiempo".
Anro he de reconocer que tengo pendientes bastantes películas de Bergman, que intento ir subsanando poco a poco, y Los comulgantes es una de ellas, así como El rostro.

OjO de buey dijo...

De primera, enhorabuena por tu blog y tu reflexión sobre "Fresas salvajes". Empatizo con tu visión entusiasta de la película, aunque a mi juicio el recuerdo en el personaje no tiene una función redentora, sino de asunción de nuestra vida. Bergman es un vitalista, cree que recordar es expandir tu ser aquí y ahora. Supongo que hacer cine era para él una forma de goce.

Me gusta ese final que comentas, esa sonrisa medio esbozada que casi diría: "¡Qué me quiten lo bailáo!"...

Gracias por recordarnos a Bergman.

OjO de buey.

Intramuros dijo...

Estoy de acuerdo contigo en que el discurso acerca de la existencia de Dios no queda muy bien en la película. De hecho (y muchos me lapidarán por esto) pienso que todo el rollo de Bergman sobre Dios (y su silencio) ha envejecido bastante mal, pues hoy en día, al menos en las sociedades occidentales acomodadas, el tema es tomado a cachondeo por casi todo el mundo.

alicia dijo...

Muchas gracias, Ojo de buey,yo también creo que el mensaje de Bergman es vitalista, humanista, o como quieras llamarlo. Creo que en el fondo el profesor lamenta no haber pasado mas tiempo recogiendo fresas con su prima Sara.
Intramuros, creo que es bastante significativo que cuando le preguntan a Isak los estudiantes si cree en Dios él elude la respuesta.

Hatt dijo...

Yo prefiero ésta a El 7º Sello. Las escenas oníricas me parecen maravillosas, aunque como bien señalas ese ying-yang que acompaña a la joven Sara desentone un poco. Y también me da igual que toda la película pueda justificarse por un empacho de fresas (y algún hongo) del protestón doctor.
Y, sí, es sorprendentemente vitalista dentro de una obra que no se caracteriza precisamente por ello.

Nos leemos.

P.D. Me encanta la comicidad que se establece con la criada del doctor.

Natalia Book dijo...

Es cierto, la muerte tiene la misma importancia, aunque no se presente de una forma tan impactante como en el 7 sello.
Coincido en las referencias a Lynch. ¿Una Road Movie como su corazón salvaje?
SAludos

alicia dijo...

A mi también me gusta mucho el personaje de la criada,Hatt, de echo sus escenas y las de toda la familia reunida alrededor de la mesa prepando un cumpleaños son mis favoritas de la película. Yo también prefiero El séptimo sello.
Pues yo diria que nos encontramos con un road movie en toda la regla, Natalia, el que sea parecido a o es otra cosa, al menos no hya ninguna bruja maligna persiguiéndoles

Gabriela dijo...

Me ha gustado mucho tu reseña y sobre todo, el tono. Fresco y muy lindo.
Abrazos.

alicia dijo...

Muchas gracias, Gabriela, y bienvenida

jazzman dijo...

Muchas gracias por tus aportaciones, son geniales. Contamos contigo para la siguiente.

Saludos!

alicia dijo...

Gracias, jazzman, estaremos a la espera del próximo proyecto de Sesiones dobles

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy