RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
17

EL ABUELO YA NO VIVE AQUÍ


¿Puede fallecer un trueno? Parece ser que sí. Ayer por la tarde murió Fernando Fernán-Gómez en un hospital de Madrid, víctima de una insuficiencia respiratoria, a los 86 años. El cine español ya echa de menos a uno de los caracteres más singulares y absorbentes de su historia. De profesión actor/director/escritor/fustigador/dramaturgo, fue un firme abanderado de la bohemia del cómico y, en general, de la libertad individual. Nació artísticamente en el teatro, con Jardiel Poncela, pero se enganchó al Nuevo Cine Español con Juan Antonio Bardem o Luis García Berlanga, y allí se forjó su propio mito. Aunque afamado en la comedia, de las que unas (“Esa pareja feliz”) eran mejores que otras (“El fenómeno”), su talento no admitía encasillamiento, y rápidamente se interesó por el proceso creativo artístico. “Manicomio” fue su primer largo, aunque fue “El extraño viaje” la que le encumbró como autor iconoclasta en búsqueda de genialidad. Como actor, ha aportado su imponente presencia y su voz atronadora a filmes como “El espíritu de la colmena”, “El anacoreta”, “Mamá cumple cien años”, “Moros y cristianos”, “Así en el cielo como en la tierra” (por fin un papel a su altura: Dios Padre), “Belle epoque”, “El abuelo” (ejemplo de cómo un actor, por sí solo, puede darle sentido a una película) o “La lengua de las mariposas”. Como director, aparte de las ya anotadas, “Crimen imperfecto”, “El viaje a ninguna parte”, “Ninette y un señor de Murcia” o “Pesadilla para un rico” dieron cuenta de su inquietud cinematográfica. Tal era el espacio que ocupaba en el cine español que David Trueba, junto a Luis Alegre, le dedicó un documental, “La silla de Fernando”, que a rebufo de una simple entrevista trataba de abarcar el pensamiento libérrimo de este individualista ceñudo y malcarado (su mal genio quedó inmortalizado en aquel “¡Váyase usted a la mierda!” que tanto aportó a su caricatura) al que siempre le importó un carajo su imagen en el espejo. Descanse en paz. Mucha mierda, Don Fernando.

17 comentarios:

ANRO dijo...

No me gustan las necrológicas, que en la mayoría de los casos suelen oler demasiado a incienso, no es este el caso.
Me gusta la obra de este hombre, me gusta como escribe. Tengo desde hace tiempo sobre mi mesa su libro "El Tiempo Amarillo", que es manual obligatorio para comprender el cine español de los cuarenta y cincuenta.
Cuando traqueteaba por los Madriles, bolígrafo en ristre, tratando de arrancar alguna entrevista para mi pluma novata, tuve algún rifirrafe con él, pero luego me trató bien. Creo que su pelo rojo fué siempre su maldición.
Un abrazote.

marcbranches dijo...

A mí tampoco me gustan, anro, y no hacemos mucho uso de ellas en La Linterna. Sin embargo, la ocasión merecía la pena. Yo sólo tuve un contacto con él, por mor de mi trabajo, y realmente intimidaba. No he leído nada suyo, intentaré aplicarme. Saludos.

Möbius el Crononauta dijo...

No sólo nos ha dejado, sino que nos deja en un páramo que da miedo contemplarlo. DEP

Castigadora dijo...

Se ha ido un gran actor de fuerte caracter, esperemos que los que vengan detrás hayan aprendido la lección!

Un saludo!

PD Las necrológicas hay que hacerlas cuando se merecen, como en este caso.

Raquel dijo...

Paradójicamente, estuvimos analizando el mismo día cómo era posible que una jovencísima y bella Sara Montiel pudiera enamorarse de alguien como Fernando. Ni recuerdo siquiera en qué película.

DEP.

marcbranches dijo...

Como se puede comprobar, el respeto por la obra y la personalidad de este gigante es inmenso. Es uno de los escasos indisxutibles de este país cinéfilo, y hago uso del término en modo literal: nadie le discute.

Hatt dijo...

Gran título. Tanto por su voz como por su carácter.

Nos leemos.

Laura Hunt dijo...

Pues si, se nos ha ido uno de los más grandes, y se le va a echar de menos, sin duda. Normal que el respeto hacia su obra y su persona sea unánime. Se lo merece.

Saludos.

marcbranches dijo...

Gracias a todos por pasaros. Raquel, la película de la que hablas supongo que será "Te quiero para mí", de 1944, dirigida por Ladislao Vajda, que no he tenido el placer de ver. No me suena que hayan coincidido en otra película, aunque puede que me equivoque. Saludos, joven.

BUDOKAN dijo...

Hola Alicia, la verdad que me duele mucho la pérdida de este genio de la actuación. Muy bonito el recordatorio que le brindas con este post. Saludos.

Manuel Márquez dijo...

Magnífico obituario, compa Marc: a la altura de su protagonista (y no era fácil, porque vaya protagonista...). De lo mucho bueno que le leí y ví (que, aún así, es muy poco, en relación con la globalidad de su obra), me quedo, sin la más mínima duda, con El viaje a ninguna parte: una de esas pelis capaz de hacerme reír y llorar de manera indistinta y simultánea, además de una obra maestra, desde su sencillez. Hasta siempre, don Fernando...

Un abrazo.

marcbranches dijo...

"El viaje a ninguna parte" es la primera película que vi de Fernán Gómez, cuando mi cinefilia no era tan acusada, y recuerdo que pensé: este es diferente a los demás. vaya si lo era. Saludos, Budokan (tío, que soy yo... Alicia no tiene barba,que yo sepa...) y Manuel.

DiegoAlatristeyTenorio dijo...

Grande, muy grande el Sr. Fernán Gómez. El último genio que nos quedaba de aquella generación, porque este hombre era eso, un genio en toda la acepción de la palabra.

Ha hecho cosas mil veces mejores, pero sabes una cosa, amigo Marc??? Siempre le tendré un especial cariño a su "Venganza de Don Mendo".

Descanse en paz, maestro.

marcbranches dijo...

DEP, Morfeo. Ayer, leyendo el recordatorio de Rafael älvarez "El Brujo" en El País, hablando de ese "Lazarillo de Tormes" versión Fernán Gómez teatral que lleva 16 representando, me acordé de que hace mucho, mucho tiempo (en una galaxia muy cercana) fui a ver dicha obra en Barcelona. Un descojone, por cierto, en particular en el descanso de la obra (El Brujo cuenta anécdotas supuestamente reales de sus representaciones por los pueblos españoles), del que el propio Fernán Gómez decía que era lo mejor de la obra: la única parte que no era suya. Lo cual me hace reflexionar que Don Fernando nunca puso su personaje por delante del arte (fuese como actor, director o escritor), y siempre se puso a disposición del talento, nunca al revés.

Perzival dijo...

Yo creo que la mejor faceta de Fernando Fernán-Gómez fue la director de cine, con al menos dos obras maestras en su haber: "El mundo sigue" y "Mambrú se fue a la guerra".

Saludos a todos.

Alicia dijo...

Este peazo de actor polifacético siempre me ha causado una gran impresión. Su voz, su interpretación, su talento, su pluma...Desde pequeña le veía en la tv de mi casa y me dejaba casi con la boca abierta.
Dicen de él que era un gran tertuliano en uno de los cafés más importantes de madrid donde se encontraban grandes escritores.
Lo peor de todo es que tengo una mala sensación de que quedan ya pocas personas como él...
Saludos a todos.
Lápices para la paz.

marcbranches dijo...

Hola, Alicia. En el óbito se improvisó una recreación del Café Gijón, lugar histórico de tertulia de la intelectualidad madrileña, por el que pasaron a mostrar sus respetos los amigos y conocidos de Fernán Gómez. Y algunos políticos también, que para una foto siempre hay tiempo... Saludos.

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy