RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
7

MI ANGEL DE LA GUARDA VE DOBLE



Hace pocos días del centenario del nacimiento del llamado “emperador”, el gran Akira Kurosawa, y como homenaje he elegido una de sus películas que no es de las más famosas, pero que ya dejaba ver claro cual iba a ser su estilo, pese a que fue una de las primeras, pero que supuso un cambio en su trayectoria.

El ángel borracho trata sobre un médico, Sanada (Takashi Simura), que es un gruñón borrachín, que una calurosa noche de verano un paciente, Matsunaga (Toshiro Mifune), llega diciendo que se ha clavado un clavo en una mano al darse un golpe con una puerta. El doctor no es tonto y enseguida descubre que se trata de la herida de una bala, pero lo que le preocupa más es cómo tose, ya que podría ser tuberculosis, pues abunda por la zona debido a las condiciones poco sanitarias del barrio.

Matsunaga es un gansgter y no hace caso de los consejos del doctor; cuando le confirman que está enfermo se derrumba (mucha pinta de machote, pero a la hora de la verdad…), y a partir de ahí se establece una peculiar relación entre médico y paciente: una y otra vez Sanada le aconseja que cambie su forma de vida, y una y otra vez se enfada con él a la que ve que no lo ha hecho.

Una ciénaga apestosa es usada varias veces como metáfora, no sólo de Matsunaga, ya que su enfermedad no sólo es física sino también moral, sino de todos los que viven en el barrio,lleno de pobreza. Como muy bien le dice el doctor a Matsunaga, nunca podrá curarse si no cambia de entorno.

Y ahora vayamos a las que serían las constantes de este director; aparte de que aquí trabajó con sus dos actores favoritos (Mifune y Simura), está la relación de maestro/alumno que también aparece en muchas de sus películas, la climatología es una de los elementos dramáticos de la historia, y por supuesto el humanismo lo impregna todo: Sanada no es un hombre perfecto, ni mucho menos, tiene demasiado mal genio y su afición por la bebida no es nada ejemplar, pero se preocupa por la gente, convirtiéndose en un ángel de la guarda para sus pacientes, como muy bien demuestra la escena en la que le llaman por la noche para atender a Matsunaga, y él no para de protestar diciendo que no piensa ir, pero su mujer sin decir nada ya se ha puesto a prepararle todo, porque le conoce y sabe que acabará yendo a cuidarle.

En la parte interpretativa, el que sale mejor parado es Simura, totalmente convincente y entrañable en su papel; en su primera colaboración con Kurosawa, Mifune demostró que era una presencia impresionante, dotando un atractivo al personaje que ni siquiera el director había imaginado. Aún así se nota un poco la falta de experiencia de Kurosawa, en escenas como la de un frenético baile o la de un sueño, que han quedado anticuadas, pero la película sigue siendo una buena muestra de cómo sería la carrera de un gran director.

7 comentarios:

Josep dijo...

Me parece que la vi en la tele hace mucho tiempo, porque me suena algo de esa relación que tan bien describes entre doctor y paciente, pero apenas recuerdo nada de ella, así que, Alicia, gracias por destacarla, porque se va directa a la lista de pendientes para completar la "cole" del gran Kurosawa.

Saludos.

alicia dijo...

Tiene toda la pinta de que la verías en un ciclo de la 2, Josep. Es curioso que, años mas tarde, Mifune en Barbarroja hiciera de un doctor que tiene bastantes puntos en común con el de Simura.

Lázaro dijo...

Ahora hacen un ciclo en la Filmoteca,consultaré la cartelera..
me faltan ver los primeros films de Kurosawa...felicidades por el post
un saludo Alicia

Möbius el Crononauta dijo...

Hace tanto que la vi que no puedo opinar. Pero viva Kurosawa y la nipona que lo parió

alicia dijo...

Gracias, Lázaro. Siempre es una buena oportunidad volver a ver o descubrir a Kurosawa; yo he visto bastantes, pero no todas, aunque es algo que intento subsanar, poco a poco.
Que viva Kurosawa, Möbius, dí que sí.

babel dijo...

Esta película es magnífica, a mi modo de ver. De las tres o cuatro que hizo de cine negro, pero te deja pegada a la butaca desde el primer momento. Absolutamente recomendable, y Mifune como siempre lo borda: algo tendrá que ver la dirección de Kurosawa en ello.

Buena reseña, saludos!

alicia dijo...

Gracias, Babel; no es mas que un humilde homenaje a Kurosawa, y me alegra mucho ver que se han organizado muchas actividades para celebrar su centenario, parte de ciclos en filmotecas. Aunque Mifune está muy bien, en esta película casi que prefiero a Simura.

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy