RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
10

ACTORES DE ATREZZO


El otro día, mientras veía de manera absolutamente accidental una de tantas series españolas (en este caso, una bosta infecta llamada, creo, “Lalola”) cortadas por los mismos patrones que mandan desde hace quince años en la televisión patria, me reconocía a mí mismo la profunda envidia que tengo de los televidentes americanos o británicos. Estos pueden confiar en que la próxima serie que estrenen en alguno de sus canales (particularmente si es de cable) será atrevida, osada, original, con guionistas de calidad y ansias de ruptura de barreras. Aquí nos seguimos moviendo, con escasísimas excepciones, en los mismos parámetros costumbristas y para-toda-la-familia que surgieron de “Médico de familia”, y apenas salimos de ahí. En particular, el humor televisivo en España, fuera de “Siete vidas”, algunos programas dedicados a la parodia y algún que otro late-night, roza lo sonrojante. Hoy en día, y a menos que alguien más entregado a la causa televisiva que yo pueda rebatirme, sólo se puede hablar de “Camera café” como producto nacional más o menos innovador (entre comillas, porque no es de origen español) y de calidad. Mientras, en la Grandísima Bretaña aparecen, por ejemplo, unos tipos como Ricky Gervais y Stephen Merchant que dan a luz dos de las mejores series humorísticas de los últimos años. La primera, “The office”, tuvo tal éxito que derivó en una versión yanqui interpretada por Steve Carell que consiguió igual fortuna. La otra es mucho menos conocida en España, está directamente relacionada con el cine, y se llama “Extras”.

Compuesta de dos temporadas de seis episodios cada una y un especial de Navidad, “Extras” es una sitcom sobre un personaje, Andy Millman (Ricky Gervais), que a sus cuarenta tacos ha abandonado un confortable trabajo en un banco para dedicarse a la pasión de su vida, la interpretación. Sin embargo, la suerte y el talento no han tocado a su puerta, y ha de conformarse con hacer de extra en diferentes proyectos junto a su amiga Maggie (Ashley Jensen), otra que tal. En cada episodio de la primera temporada, una celebridad invitada es la estrella de la película en la que Andy y Maggie asoman su anonimato, interpretando a una parodia retorcida de sí mismos: desde un Ben Stiller insoportablemente egocéntrico a una Kate Winslet malhablada y picarona o a un Patrick Stewart obsesionado con ver mujeres desnudas. Mientras, los protagonistas pasean sus vergüenzas: Andy es un tipo amargado, incomprensiblemente pagado de sí mismo, snob y con nulo tacto para... bueno, para todo; Maggie, una buenaza con coeficiente intelectual pelín superior al de un paragüero, podría aparecer en la Wiki al lado de la definición de “rubia tonta”. Para rematar el cuadro tenemos al agente de Andy, Darren (Stephen Merchant), lo suficientemente inútil como para no saber descolgar un móvil sin apagarlo, y cuyo máximo logro profesional es construir palabras guarras con los números de una calculadora...

El humor de “Extras” - deudor en parte de referentes como “Seinfeld” o “Curb your enthusiasm” -, corrosivo, incómodo, sutil, se basa, en buena parte, en las situaciones embarazosas que se derivan de las meteduras de pata de Andy y Maggie, muchas de ellas relacionadas con gays, minorías étnicas y discapacidades físicas y psíquicas, lo que convierte a “Extras” en una oda a lo políticamente incorrecto, retorciéndolo y utilizándolo magistralmente como un arma humorística más; “Extras” obliga al espectador a reirse mientras se tapa los ojos víctima de la vergüenza ajena que le producen las incomodísimas situaciones que, episodio tras episodio, se presentan ante sus ojos. En especial en la segunda temporada, más requebrada y viperina que la primera, en la que Andy pasa a ser una estrella televisiva al haber conseguido vender una sitcom (“When the wisthle blows”, la típica serie cutre, con risas enlatadas y “catch phrases” de corto alcance) a la BBC. Sin embargo, esto no cumple las expectativas artísticas de Andy, que se mueve entre la necesidad egocéntrica de ser famoso y la necesidad egocéntrica de ser reconocido artísticamente. En esta segunda temporada adquiere más protagonismo el agente de Andy (justamente, porque es un personaje descomunal), y los artistas invitados se ceban consigo mismos: se hace difícil elegir entre ese Orlando Bloom que continuamente se compara con Johnny Depp, ese Daniel Radcliffe intentando aparentar mayoría de edad (y lanzándole condones a la cara a Diana Rigg), o ese David Bowie cantándole la canción más humillante de la historia de la televisión al pobre Andy.

Aunque Gervais y Merchant no quisieron realizar más de dos temporadas, concedieron a la BBC un deseo navideño el año pasado, y pergeñaron un episodio especial, de 80 minutos de duración, de más espesor dramático y con la aparición especial de Clive Owen (y un impagable cameo de George Michael... en un parque...), que acababa con Andy en el “Gran Hermano VIP” (una evolución lógica) soltando un lucidísimo monólogo sobre la fama televisiva hoy en día. "Extras", una serie inteligente que, aparte de su sentido del humor, conoce los resortes de las industrias televisiva y cinematográfica y juega afiladamente con ellos, pasó despercibida en España a su paso por la clandestinidad de La Sexta. No podía ser de otra manera. El moho de los paraísos tetiles y de las chachas vociferantes ya tiene suficientemente ocupado el prime-time de nuestra caja tonta, más tonta que nunca. Por fortuna, los Reyes Magos existen: en mi caso, son la HBO y los programas de descarga directa.

10 comentarios:

Josep dijo...

¿Y esto lo pasaron por la "Sexta"?
¿A qué hora?

Lo malo de no mirar la tele es que uno no se entera de estas cosas...
Por suerte, como dices, están otros medios.

Si es que solo con ver esos retazos que has insertado, ya dan ganas de ir a comprarla ahora mismo.

No deja de ser curioso que en G.B. siguen cuidando las series televisivas con tanto mimo; porque para una serie de trece episodios, lograr esas apariciones estelares y en ese plan, no ha de ser fácil.

(La imagen de Dianna Rigg rectificando el habla con el condón en la cabeza es para partirse el culo de risa)

Lástima que S.S.M.M. ya han pasado por mi calle, que si no....

Muchas gracias por el aviso.

Saludos.

marcbranches dijo...

Pues no tengo ni idea de a qué hora la pasaban, creo que a altas horas de la noche. Me enteré de su existencia a través de blogs de internet, y la vi por los mismos medios. Lo que he colgado son solo retazos, muy buenos, pero hay varios en cada episodio de media hora, es un descubrimiento extraordinario. Ricky Gervais se dio a conocer en los Yuesei con "The office", y participó en "Una noche en el museo" con Ben Stiller, lo que le facilitó contactos para conseguir a semejantes estrellas americanas, aparte de las británicas. Por cierto, consiguió el Globo de Oro a la mejor comedia el año pasado, si no recuerdo mal.

La serie está a la venta en DVD con una pega importante: no está subtitulada. Con lo cual, o la ves en castellano (pierde bastante) o tienes el nivel suficiente de inglés como para verla a pelo. O le das de comer a la mula, claro... Estoy seguro de que esta serie te encantará, Josep, si consigues hacerte con ella de alguna manera.

anro dijo...

Hoy creo que dios existe,porque ya han pasado las jodidas fiestas de navidad. Aunque no te lo creas lo primero que he visto y leído en varios días por intesnez ha sido vuestra linterna y los blogs amigos. Esta tarde, despues de la comilona con mi compañera (hoy es su cumple) intentaré escribir algo para colgarlo y volver a la costumbre.
Estoy al par de Josep. No conozco la serie que comentas, así que sin pérdida de tiempo voy a cargar la mula y ponerme a la tarea, porque me fio de tu criterio y por lo que cuentas debe de ser una gozada.
Estoy en total acuerdo contigo, y siempre me lamento que no se pueda ver un producto televisivo patrio por el que no tengas que sonrojarte. Es triste. Y la cuestión no es que falten talentos. Pienso que la cuestión es otra....
Un abrazote.

Josep dijo...

Visto que las casas editoras de dvd en este país tienen gerentes imbéciles, me veré en la necesidad de comprar bastante alfalfa, a la que añadiré algunas "garrofes" que han quedado por ahí....

Gracias de nuevo por el aviso.

Saludos.

Gloria dijo...

En tiempos remotos, yo oía comentarios de actores patrios comentando que, claro, si por estos lares se produjeran series como "Yo Claudio" ya se vería que los actores hispanos no tienen nada que envidiar a los Británicos...

...Hoy en día, aunque mantengo fe en tal teoría ( por algo he incluido tres actores de casa en un meme de 20 actores "flamvoritos") me duele ver como actores de talento se apuntan a participar en BAZOFIAS como "Los hombres que capo" y similares despropósitos.

Ya sé que tienen que comer y pagar facturas... Pero Vittorio Gassman, aún cuando hiciera films, sobretodo para poder interpretar a los clásicos en escena, hacía bastantes películas buenas... por aquí, en cambio, no los tenemos haciendo ni buen cine (o TV) ni buen Chéspir

marcbranches dijo...

Anro, la prueba de que dios no existe es que el año que viene volverá a haber fiestas de Navidad. Normalmente te diría que mi criterio es algo que ningún ser civilizado debería seguir, pero en este caso haré una excepción, el producto vale la pena. Felicidades a tu compañera de mi parte.

Josep, lo de algunas ediciones de DVD no tiene nombre. Última aberración sufrida en mis propias carnes: me compro, alborozado, "Antes de que el diablo sepa que has muerto", mi película preferida del año pasado, y me encuentro con que está editada... ¡en formato 4:3! ¡Como si fuese una TV-movie! Miro la contracarátula, y efectivamente, ni siquiera tienen la vergüenza de ocultarlo. Así que nada, a devolverla y a sacarme el canto de los dientes. Cagüentó.

Gloria, tienes razón, no es un problema de talento. Es un problema de toma de riesgos por parte de las televisiones, enzarzadas en una competitividad tal que no pueden plantearse producir una serie arriesgada o diferente, por temor a que el share esté por debajo de la media. Todas van a por el trozo grande de pastel, ninguna va a por el trozo bueno. Y así nos va. Saludos.

Josep dijo...

Marcbranches, si me lo hubieras preguntado mañana, te lo hubiera dicho.

Porque justo acabo de verla en dvd alquilado y me he quedado triste, pensando que Lumet había perdido la gracia de encuadrar, porque hay escenas que resultan poco menos que lamentables.

Estaba meditando porqué no me ha gustado demasiado, y dudaba en ponerlo por escrito, contra la opinión generalizada que he leído, y al ver esta nota tuya tan oportuna me quedo con la sensación que me han hurtado vergonzosamente buena parte de la fuerza de la narración cinematográfica.

Cagüentó también.

Un abrazo.

Gloria dijo...

Marcbranches, lo de la competitividad lo puede argumentar las televisiones que sufrimos, si se comparan con la BBC... pero, si se comparan con la TV americana? Allá hay todavía más competitividad y es obvio que de ello también salen buenas series.

Porqué ellos hacen CSI y nosotros "los Hombres de Paco"? Creo yo que porque, en el fondo, aquí somos más vagos. Allà, si no trabajan bien, no comen.

Laura Hunt dijo...

Conocía esta serie por culpa de David Bowie. Quiero decir que, como soy una fan empedernida suya, sabía de su participación y el capítulo en que aparece es el único que he visto. La verdad es que me pareció muy divertida, y estaba esperando a ver si la emitían en algún canal... no tenía ni idea de que la hubieran emitido en la Sexta. Por las escenas que has colgado, creo que merecerá la pena verla, y desde luego, en V.O.S., así que, en vista de lo que dices de que no se han molestado en ponerle subtítulos a los DVDs, habrá que conseguirla por otros medios (si es que empujan a una a la piratería)

Y que razón tienes en lo de las series españolas: la mayoría son horrorosas, pero lo peor es que tienen éxito. Yo no entiendo nada!

marcbranches dijo...

Josep, no es que te hayan hurtado parte, es que te lo han robado todo, cual Jose Luis Perales. El formato original de la película es 1'85:1, imagina la diferencia. La única oportunidad que tenemos para verla en condiciones es la importación, y si tienes un DVD multizona podrás ver los subtítulos en español, si no, ni eso. Yo me estoy pensando comprármela vía Amazon, o alguna tienda de importación que hay por BCN. Qué triste.

Gloria, es cierto que la competitividad en los Yuesei es brutal, pero su ventaja es que la TV de cable también compite, y mucho, pero la hace en un mercado forzosamente minoritario; en su caso, una buena decisión arriesgada significa un mordisco de pinchazos/audiencia. En España esto no existe, de momento: en cuanto a TV de pago, o Canal+ o nada. Los canales tipo FOX, MGM, Calle 13, etc., dependen de su fondo de armario y no se dedican a la producción propia. Esta queda en manos de las generalistas, extremadamente conservadoras por definición. Creo que ahí está la clave, en el conservadurismo, más que en la vaguería. En todo caso, hablaría de la vaguería intelectual del espectador medio español, y sé que con esta aseveración me meto en un charco snob. Saludos.

Laura, como he dicho por ahí arriba, búscala subtitulada, que merece la pena. Hablando de vaguería... bien que en el DVd han subtitulado los abundantes (y descacharrantes) extras, no entiendo por qué no los capítulos. Falta, eso sí, el especial de Navidad, que contiene algunas escenas impagables. A ver si algún día la editan por aquí. Saludos.

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy