RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
6

UN DÍA EN EL MUSEO




No me cansaré de repetirlo: puede que a veces a Brian de Palma se le vaya la olla de mala manera, pero cuando sabe controlarse y se pone en serio, es insuperable. Una muestra: en Vestida para matar De Palma homenajeaba (una vez más) a su admiradísimo Hitchcock, tomando como referencia una escena de Vértigo, en la que James Stewart seguía a Kim Novak en un museo, sintiéndose fascinado por cada pequeño detalle que observaba de ella. Aquí, una madurita de buen ver como Angie Dickinson, que está pasando una crisis de inseguridad sexual está tranquilamente en un museo, hasta que se siente atraída por un desconocido y empieza una persecución en la que los papeles de ratón y gato se cambian cada dos por tres. Suntuosos travellings, con el uso de la pantalla dividida típica de De Palma y la música de Pino Donaggio hicieron el resto, convirtiéndola en un deslumbrante ejercicio de puro cine, en el que no se necesita ni una línea de diálogo... Si es lo que he dicho siempre: se ha de ir más a los museos, leches!

6 comentarios:

Josep dijo...

Tienes razón, Alicia: hay que ir más a los museos...

Esa escena desasosegada, sin palabra alguna, demuestra el buen oficio del amigo Brian, sin duda.

La Dickinson, a punto del medio siglo, está realmente seductora, aunque se dice, se comenta, hubo un cierto doblaje en alguna húmeda escena.

Tengo Vestida para Matar pendiente de revisar desde hace meses, porque probablemente sea la película de De Palma que más me ha gustado. que por ahí ronde un Dr. Caine no deja de ser un aliciente más, desde luego...

Saludos.

anro dijo...

Yo me se a más de uno que ha ido a Viena y no va a ver un solo museo de los muchos que tiene esta maravillosa ciudad , ¡qué le vamos a hacer¡ Un pobre hombre, (y conste que no es despectivo mi adjetivo) con quien comparto calle en la piscina, me decía antesdeayer que no había nada que ver en Roma ¡¡¡que no había nada que ver en Roma¡¡¡¡...sí, como lo oyes y para colmo me soltó que todo estaba viejo y que el Coliseo se derrumbaba de viejo...¡¡pais¡¡
Respecto a Brian, dices bien que esa escena toma la referencia de Hitchcock, pero no tiene comparación...Tal vez sea injusto, pero ocurre que "Vertigo" sería una de las pelis que salvaría de una hipotética catástrofe fílmica. La he visto por activa y por pasiva y cada uno de los fotogramas rezuman arte y pasión. Cuando estuve en San Francisco sometí a mi gente a un itinerario hitchconiano que me valió insultos varios.
Un abrazote y que disfrutes del fin de semana.

Möbius el Crononauta dijo...

¡Pobre Dickinson, que salidilla está!
Ahora en serio, realmente espectacular la escena, siempre he creido que de entre los tributantes o imitadores del director británico De Palma es el que mejor le ha sabido entender, cosa que por ejemplo Oliver Stone no. El arte que tiene esa escena desde luego no está en los cuadros.

Saludos

Laura Hunt dijo...

Si es que ya lo decía yo con motivo del post de Los Intocables, puede que Brian De Palma sea un director irregular, pero desde luego, cuando se pone, se pone y está clarísimo que tiene verdadero talento, y que sabe contar una historia con la cámara, sin necesidad de diálogos.

Esta escena es genial, y Vestida Para Matar es una de mis películas favoritas de De Palma, que viene a ser una muy entretenida mezcla entre Vertigo y Psicosis.

Genial Michael Caine, aunque en esta escena no salga (bueno... igual me equivoco, pero en realidad creo que se le ve un poco de refilón en cierto momento, aunque está algo "camuflado").

Saludos!

alicia dijo...

Cierto que por lo visto Angie Dickinson usó un doble cuerpo para la escena de la ducha, pero en parte es comprensible, que ya tenía una edad. No sabría decirte es es la película de De Palma que me ha gustado mas, ya que me ha hecho pasar muy buenos ratos con varias.
Viena y Roma son dos ciudades bellísimas, Anro, y por supuesto con muchísimas cosas que ver
No creo que la intención de De Palma fuera superar a Hitchcock, que es dificilísimo, sino rendirle uno mas de sus homenajes. Recorrer San Francisco siguiendo la ruta de Vértigo tiene que ser alucinante.
Entre los muchísimos imitadores de Hitchock De Palma es de los mas aventajados. Ahí está Fascinación, por ejemplo, como su Vértigo particular

alicia dijo...

Eectivamente, Laura, Caine salía de refilón, ya que cuando Angie sube al taxi se ve una mano que recoge el guante que había tirado al suelo. Perfecta manera de unir las dos historias y un uso de un personaje que se gana las simpatías del público para luego hacerlo desaparecer al cuatro de hora, al igual que en Psicosis

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy