RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
6

CÍCLOPE EMBADURNADO EN LACA


Por última vez: no me gustan los musicales. Que no. Pero la puerta de mi cerrazón tiene llave, y eso significa que se puede abrir. No se puede decir que el género esté viviendo un revival, pero sí es cierto que cada cierto tiempo aparece un nuevo proyecto que mantiene al musical con las constantes estables. Penúltimo ejemplo: “Hairspray”, esa reinvención del film de John Waters que, admitámoslo, en su génesis nadie confiaba en que saliera algo con la más mínima dignidad. ¿Tony Manero haciendo de Divine? Sí, claro. Sin embargo, hay que reconocer que Adam Shankman se sacó de la ancha manga una película con ritmo, en todos los sentidos, que alegra la vista, electrifica los pies y fotografía la sonrisa de los rostros de los espectadores, aunque, en realidad, estructuralmente no sea más que otra película de Disney. Gran parte del mérito es achacable al reparto: el premio revelación fue para Nikki Blonsky, John Travolta consiguió que su esfuerzo no rompiera la barrera del ridículo, y veteranos como Christopher Walken y Michelle Pfeiffer confirmaron cosas que ya sabíamos. La sorpresa, sin embargo, fue, en mi opinión, James Marsden, el soseras Cíclope de la saga “X-Men”, que se desmelena en este film con una actuación plena de carisma robaplanos y de espíritu “sixteen in the sixties”, a base de voz, percha y sonrisa profident. Para muestra, un botón. El del “play”.

6 comentarios:

DiegoAlatristeyTenorio dijo...

Complétamente de acuerdo, amigo Marc.
James Marsden es de lo mejorcito de la película, que lástima que aparezca tan poco, aunque bien es cierto que cada contada aparición suya es digna de mención. Ésta escena que has colgado es muy buena, pero es que todo el final a partir de la elección de Mrs. Hairspray es de antología, con todo el repertorio de gestos picarones y complices con la cámara.
Viéndolo anteriormente, interpretando tan sósamente al más carismático (tras Lobezno) de los X-Men le había perdido la fé, pero tras ésta "Hairspray" y su "cachonda" actuación, riéndose de sí mismo en la edulcorada "Encantada" ha ganado muchísimos enteros para mí.

marcbranches dijo...

Empiezo la ronda. Creo que Marsden es lo mejor de la película, y quizás parte de la clave sea que aparece poco, pero cuando lo hace, sabe darle el toque exacto de complicidad con la cámara, imprescindible al interpretar a un fenómeno televisivo del estilo de Corny Collins. No he visto "Encantada", aunque sí he oído alguna canción cantada por él, y confirma lo apuntado. En los extras del DVD de "X-Men 1.5" todo el reparto le reconocía como el cachondo del grupo, y un especialista en imitaciones, así que supongo que esto no es casualidad.

anro dijo...

Los músicales, como todos los géneros, tienen muestras muy malas, buenas o muy buenas. "Hairspray", en mi modesta opinión no es ni buena ni mala, lo cual es peor. Dices que John Travolta consiguió no romper la barrera del ridículo, a mí me pareció penoso y ni Christopher Walken, patético, ni Michelle Pfeiffer, repitiendo moldes, consiguieron entusiasmarme.La música es bastante buena, pero eso no tiene mérito porque eso ya se presuponía desde la puesta en escena. Por supuesto, la pelí original en que se basó el musical y esta "peliculita", era mucho más subversiva y corrosiva. Divine sí que daba el tipo.
James Marsden y sobre todo Queen Latifah están más que bien.

marcbranches dijo...

No estoy de acuerdo, anro. Compararla con el original a nivel de corrosión es un error (en cualquier caso, la de John Waters, en mi opinión, ha perdido bastante con el paso del tiempo), puesto que no hay ninguna intención de igualarse a ella. Es una reinterpretación de la historia, como he dicho, en clave Disney: exaltación de la familia, los valores humanos, el respeto de la individualidad (siempre que no sea nada demasiado molesto), y buenas intenciones separadas por canciones festivas. Es una película Disney rodada con actores de carne y hueso. Eso limita las posibilidades del film a lo que nos encontramos. La película tiene ritmo y la música también, y eso también es mérito del director. En cuanto al papel de Travolta, me parece que se le alabó en exceso, pero sólo el esfuerzo de pegarse esos pasos de bailes con prótesis de chorrocientos kilos encima ya merece, por lo menos, cierta compasión. Queen Latifah, efectivamente, también merece mención, me había olvidado de ella. Saludos.

Laura Hunt dijo...

A mi Harispray me divirtió mucho y me hizo salir del cine de muy buen humor. Ya se que no es ninguna obra maestra, pero es decididamente simpática. Es verdad que James Mardsen está sorprendente, sobre todo porque nada hacía esperar el verlo cantar y bailar con tanto desparpajo, habíendole visto en X-Men. La verdad es que todo el reparto en general cumple con creces.

Una película ideal para pasar un buen rato y ponerse de buen humor, vamos.

marcbranches dijo...

A veces una buena película es, simplemente, una película que consigue lo que pretende. Esta, simplemente, pretende animar al personal, entretenerlo, sublimar la joie de vivre; cierto que desde una plástica muy naif, muy Disney, pero funciona. O eso creo yo. Saludos.

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy