RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
10

HABLEMOS



Winchester 73 nos explicaba la historia de un rifle a través de sus diferentes dueños, los títulos de crédito de El señor de la guerra (prácticamente lo mejor de la película) … ¿adivináis de qué va Babel?

Babel muestra todas las virtudes y defectos de la asociación de González Iñárritu y Guillermo Arriaga; la fórmula de historias desordenadas y aparentemente sin relación parecía mostrar síntomas de agotamiento, aunque sea mas sencilla de comprender el orden cronológico de los sucesos que en 21 gramos,y de hecho acabaron de mala manera su relación al acabar la película. En realidad, la película podría definirse por un prólogo, en el que un pastor marroquí compra un rifle y desde el momento en que sus hijos disparan por accidente empezaría la historia, en forma circular, con las consecuencias del disparo, siguiendo la ley de Murphy, perfectamente unidas por la conversación telefónica de Richard y su asistenta, que se nos muestra de uno y otro lado al principio y al fin.

El título, de resonancias bíblicas, no es casual, ya que si los constructores y obreros de la torre se vieron castigados a no entenderse, aquí los personajes sufren la incomunicación de diferentes maneras.

Susan y Richard son un matrimonio americano en crisis desde que falleció uno de sus hijos, ya que él no supo expresar su dolor, lo que ella interpretó como una huida. Para intentar solucionar los problemas se van de viaje a un país exótico (“para estar solos” dice él), aunque a ella no le guste la comida y desconfía de la bebida, pero a pesar de su resistencia a que la trate, no es su todopoderoso gobierno el que la salva, sino un sucio veterinario. El hecho de encontrarse en un país extraño les da otra sensación de incomunicación, al no entender su idioma.

Chieko se siente tremendamente sola desde que murió su madre, pero tampoco consigue expresarlo, ya que es sordomuda, y busca el contacto sexual como su única válvula de escape. El de ella es el mundo del silencio, aunque esté en una discoteca.

La mezcla de superestrellas como Brad Pitt y Cate Blanchett con actores no profesionales funcionó sin problemas, todos están a muy buen nivel. Uno no puede evitar preguntarse qué habría pasado si en lugar de a una turista norteamericana le hubiera sucedido a otra persona, probablemente no se habría armado tanto revuelo, aunque por otro lado funciona esa obsesión norteamericana actual por encontrar terroristas detrás de cualquier cosa, aunque en realidad se trate de dos niños. La relación de la historia de Chieko con las demás puede parecer cogida un poco por los pelos, pero como historia independiente funciona muy bien, siendo uno de los episodios más turbadores.

Si se habla de la necesidad de ver películas en v.o., en esta ocasión es más que necesario, ya que la mezcla de idiomas es fundamental para comprenderla.

10 comentarios:

Josep dijo...

Hace ya más de un año que me la regalaron y todavía no me he decidido a verla, porque no me gustó demasiado la anterior 21 gramos. Esa forma de embrollar la historia con un montaje pretendidamente "intelectual" y epatante, me dejó muy frío, a diferencia del buen uso del montaje de Memento, muy eficaz y nada gratuíto.

Supongo que debo decidirme ya a verla, antes que a nadie se le ocurra hacer un remake...

Por cierto: coincido en que lo mejor de El Señor de la Guerra son esos minutos iniciales.

Saludos

Kaytall dijo...

Totalmente de acuerdo en lo de la versión original. Yo tuve la mala suerte de ver esta pelicula en su estreno en salas españolas y me encontre con que te tenias que imaginar porque no se entendian unos a otros si hablaban todos en español, algo de lo mas desagradable.

La pena es que en España estemos tan desacostumbrados a "leer" en el cine (tampoco es que leamos mucho fuera de el), con lo bonito que es el cine en versión original.


saludos

Anónimo dijo...

Alberto Q.
www.lacoctelera.com/Traslaspuertas

Me gustó BABEL cuando la vi en el cine (aunque en versión doblada) pero debo decir que se aleja mucho de la obra maestra verdadera de Iñárritu y Arriaga: AMORES PERROS.

En BABEL hay historias interesantes entrelazadas pero la parte "japonesa" está pillada con alfileres en muchos tramos.

Por cierto, de acuerdo con Josep en que 21 GRAMOS no me parece gran cosa.

Saludos!!

alicia dijo...

Creo que si que vale la pena verla, Josep, aunque coincido en que a veces han usado de la fórmula de narración desordenada de una manera un tanto innecesaria. Los títulos de El señor de la guerra son muy buenos, se puede hacer una auténtica obra de arte en minutos.
Bienvenido, Kaytall; efectivamente, lo del doblaje fue penoso y eso no ayudaba en nanda a la comprensión de la película.
Amores perros a mi también me gustó mucho, Alberto, y 21 gramos me pareció buena, pero casi que también prefiero la anterior, aunque reconozco que las actuaciones son muy buenas

anro dijo...

Soy un incondicional de la V.O. en todas las películas. Nunca puedes calibrar en toda su dimensión la interpretación de un actor si no lo oyes en su propio idioma. Hace unos días me sentí decepcionado con una película "Cometas en el cielo", por culpa del doblaje. Por eso cuando ví "Babel" ,tal como debía ser, me pareció, y me sigue pareciendo, una muy buena película. Es cierto que la historia de Chieko está un poco descolgada, pero en definitiva sirve para hilar la idea de la "causa global" del "incidente".
Querida Alicia, ten en cuenta que el punto de partida lógico tenía que tener timbre americano. Querámoslo o no ¿quién mueve los hilos de la humanidad? O no.
Un abrazote.

alicia dijo...

Aparte de poder apreciar mejor el trabajo de un actor en v.o., Anro, en Babel era fundamental para dar esa sensación de globalización de la que hablas.
Me da mucha rabia esa sensación de que los norteamericanos son los amos del universo, como cuando en muchas películas pasa algo y los personajes dicen "soy ciudadano americano!" como si eso les hiciera intocables.

Laura Hunt dijo...

Totalmente de acuerdo en lo que comentas de que en el caso de esta película era imprescindible la versión original, pero por desgracia los distribuidores no opinaban igual, y yo tuve que verla doblada, con lo que la cosa perdía bastante sentido. A ver si un día de estos la alquilo en dvd y así la veo como se debe (o la escucho, mejor dicho).

Dicho esto, a mi la película me gustó bastante, pero yo creo que para la próxima González Iñárritu debería cambiar un poco el chip, porque empieza a hacerse cansina la fórmula esta de las historias entrecruzadas. También opino que su mejor película es Amores Perros, pero a mi 21 Gramos me gustó mucho, y no me molestó su montaje desordenado, aunque no estoy muy segura de que tuviera mucho sentido. Lo más curioso es que cuando recuerdo la película, la recuerdo ordenada, lo cual significa que todo quedaba perfectamente explicado a pesar del desorden, así que probablemente la cosa estaba bien pensada, de manera que al final todo encajara.

Saludos!

alicia dijo...

De verdad que hay cosas que no entiendo ¿acaso no se subtituló Apocalypto o Bailando con lobos (en su parte índia), por mencionar algunas? Pues en Babel era totalmente necesario. Yo no tengo tan claro el orden de 21 gramos; de todas maneras, como González Iñarritu y Arriaga no parece que vayan a volver a trabajar juntos, ya veremos a partir de ahora si sigue con el mismo estilo

Hatt dijo...

Totalmente de acuerdo en la reivindicación total de la V.O. (sea chino mandarín, innuit o alguna de las muchas lenguas que se hablan en Papúa Nueva Guinea), pero para nada en Babel.

¿Por qué?

Porque la parte japonesa está más cogida con pinzas que los posados de la Obregón (y quizás se podría haber titulado Lost in traslation 2.0.), porque me resulta demasiado efectista y rebuscada y (aunque esto lo podría haber superado) Brad Pitt es el actor que peor llora en el cine actual.

Un saludo (discrepante ;P).

alicia dijo...

Es cierto que la parte japonesa es la que está cogida mas por los pelos, Hatt, pero como historia independiente funciona muy bien, resulta turbadora y repleta de sensaciones. A mi Brad me gustó mucho en la escena en que aparta el auricular para que no le oigan sus hijos, pero particularmente creo que el hombre que mejor llora en la pantalla es Bruce Willis (cosas de una)

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy