RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
5

YO NO SOY UNA CHICA ALMODOVAR



Este post va a ser un poco más corto de lo habitual (no se desmaye, señora). La culpa de ello no la tiene ni el catarrazo que me tiene cogido por las gónadas, ni una repentina rampa en los metacarpios de los dedos, ni que Dios exista y haya atendido a las plegarias de la Directrice. La culpa es del cine español, así, en general, que a veces parece que sólo tiene ojos para los mismos siete u ocho nombres de siempre, y se empeña en rezagar, con contumaz injusticia, algunos de sus valores más sólidos. No sé si en el caso que nos ocupa, la razón de su ostracismo se encuentra en algo tan inane como su apellido, Ozores, cuyo aroma retrotrae a un cine de salero grueso, exabrupto coyuntural y sujetador resbaladizo, absolutamente ajeno al extraordinario talento de Adriana, hija de Jose Luis, sobrina de Mariano y de Antonio, prima de Emma, y refractaria al llamado "ozorismo", a pesar de haber sido partícipe del mismo en sus inicios. Valga este pequeño artículo como homenaje, recordatorio y reivindicación de una de las mejores actrices de esta Hispania nuestra. Adriana Ozores.

A principios de los 80, apellidarse Ozores significaba formar parte del clan Ozores-Pajares-Esteso, grandes hacedores de aquel cine ochentero-pajillero que lubricó los desmanes mentales del españolito de a pie (o de a Supermiriafiori): "El liguero mágico", "Los chulos", "Brujas mágicas" o "Cristóbal Colón, de oficio descubridor", fueron grandes hitos del post-landismo en los que Adriana, fiel sobrina, participó más o menos vestida, aunque, habitualmente, en papeles muy secundarios de corte cómico, al estilo de su prima Emma. Visto que por aquel camino no había salida, tuvo la habilidad de intercalar pequeños papeles alimenticios en televisión con su vocación teatral, y, mientras entresacaba la cara en "Turno de oficio", se convertía en primera actriz de la Compañía de Teatro Clásico de Adolfo Marsillach. Allí se hizo un nombre, se forjó un talento y se aparcó el ozorismo de su apellido.

El cartero, por mucho que diga JACK, casi nunca llama dos veces, pero en este caso el cine volvió a picar a la puerta de Adriana. Fue Joaquín Oristrell quien la llamó para su ópera prima, "¿De qué se ríen las mujeres?", y aquí la Ozores empezó a demostrar que su capacidad para dar verosimilitud a un personaje también tenía cabida en nuestro séptimo arte. Enseguida se manifestó, no sólo su talento natural y su versatilidad para afrontar cualquier género, sino su buen ojo para elegir proyectos. Acertó al arriesgar con otro primerizo, Miguel Albaladejo, y participó en su excelente y coral opera prima, "La primera noche de mi vida", iniciando una fructuosa relación profesional. Cuando le otorgaron el Goya a la Mejor Actriz de Reparto por "La hora de los valientes", estaba claro que los finales de los noventa eran suyos. En pocas películas había demostrado que era capaz de insuflar vida y carácter a personajes de todo tipo de pelaje, y que se movía tan naturalmente entre las olas de la comedia como del drama más desaforado.

En 1999 se hartó de trabajar: además de ponerse a las órdenes de Gracia Querejeta en "Cuando vuelvas a mi lado", duplicó con Albaladejo en uno de los episodios de "Ataque verbal" y en una de las mejores comedias españolas de los 90, "Manolito Gafotas", en la que la Ozores, literalmente, se salía como ama de casa carabanchelera, chillona, y, ella sí, mujer profundamente desesperada (por las tropelías de sus abominables hijos). Incluso le daba tiempo a pasarse, de vez en cuando, por la serie "Periodistas", tocándole la moral a Jose Coronado. A partir de entonces deceleró su ritmo, pero siempre participando en películas de buen trazo, destacando sus interpretaciones en "La suerte dormida" (un inusual policíaco), "Héctor" (otra vez con Gracia Querejeta) y, especialmente, "Heroína", un tour de force interpretativo que acabó de encasillarla en el perfil de madre coraje y que le valió nominaciones y premios de todo tipo, aunque se le negó el Goya. Quizás para evitar ese encasillamiento, cambió de registro y pasó a fría ejecutiva en "El método". Pero ya era tarde: la cárcel televisiva la había aprisionado con la versión cajatontera de "Manolito Gafotas", y "Los hombres de Paco" ha terminado de absorberla.

Así pues, el teatro ha vuelto a convertirse en su refugio artístico, triunfando el año pasado con "Lady Macbeth", y recién estrenada una comedia de infidelidades llamada "Sexos", ambas en los Madriles, a la espera de que llegue a las pantallas su última colaboración con Miguel Albaladejo, "Nacidas para sufrir", y podamos de nuevo admirar el talento natural, la verosimilitud y versatilidad de una de las mejores actrices que ha pisado las pantallas españolas estos últimos años, y a la que ha perjudicado, quizás, no haber entrado en determinados circuitos del glamour. Puede que no seas una chica Almodóvar, pero que sepas, Adriana, que eres una chica linternera. Que oyes, algo ya es.

5 comentarios:

ANRO dijo...

Ocurre, querido Marcbranches, que en el oficio de actor, hay ocasiones en que el brillo se superpone al talento; en el caso que reivindicas, estoy más que de acuerdo. Ha pasado con muchos hombres y mujeres de nuestra bendita cinematografía en varias épocas.
La etiqueta almodovariana se aplicó sin tino a personas que no tenían denominación de origen....pero creo que cuando la fiebre se calma todo vuelve a su sitio, al verdadero sitio que le corresponde.
Un abrazote

marcbranches dijo...

En este caso, parece que el teatro, ese eterno refugio, le hace justicia a la Ozores. esperemos que, de nuevo, Albaladejo haya sabido traerla de vuelta al cine. Saludos.

Brian Edward Hyde dijo...

Una mujer que se come la pantalla en cuanto aparece, qué grande! Eso es hacerse un hueco a través de trabajo sin falta de nombres rimbombantes...

marcbranches dijo...

Efectivamente, Brian, se come la pantalla. A ver si la dejan comérsela un poco más.


La pantalla, digo.

Anónimo dijo...

Hola a todos en la- linterna - magica.blogspot.com . Lo que pensar en recetas de pollo ?rnejemplo:rnManzana pollo brandy, hechas con mitades de pechuga de pollo , el brandy de manzana , crema , cebolla y la mantequilla , junto con las setas .rn    4 mitades de pechuga de pollorn  rn    sal y pimientarn    8 oz champiñonesrn    2 cucharaditas de aceite de olivarn    2 cucharaditas de mantequillarn    1 / 3 taza de brandy de manzana , como Apple o Jack Calvadosrn    4 cebollas verdes , picadasrn    1 / 2 taza de crema de leche o crema de lechern    1 cucharadita de hojas de tomillo fresco o 1 / 4 cucharadita de hojas secas de tomillorn  rnpreparación:rnAplanar el pollo , el lugar de mitades de pechuga de pollo entre las piezas de plástico y libra suavemente hasta adelgazado y de tamaño uniforme . Espolvorear con sal y pimienta . En una sartén grande y pesado , caliente el aceite y la mantequilla a fuego medio. Agregue las pechugas de pollo. Dejar cocer unos 5 minutos, hasta que se dore , luego gire . Agregue los champiñones y cocinar por unos 5 minutos más. Agregue las cebollas verdes y el brandy de manzana y cocine por un minuto , hasta que el pollo esté bien cocido y champiñones estén tiernos . Agregue la crema y el tomillo , cocinar a fuego lento hasta que espese. Pruebe y agregue sal y pimienta si es necesario.rn¿Ha otra cosa alguna idea? [url=http://freerecipesforchicken.info/]recipes for chicken[/url]

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy