RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
15

EL FANTASMA Y LA SEÑORA DE WINTER



Anoche soñé que volvía a Manderley

Una de las frases mas famosas de la historia del cine nos introduce en una de las películas más famosas de Alfred Hitchcock, y no es casualidad. El mundo de los sueños tiene mucho que ver con Rebeca, los temores que ocultamos en la oscuridad, los perversos cuentos de hadas… y encima nos lo pasamos en grande.

¿Quién mejor para protagonizar un perverso cuento de hadas que una moderna Cenicienta, apocada e insegura de sí misma? Es mas, nunca llegamos a saber su nombre, como si hasta en ese detalle quisiera quitarse importancia o le diera vergüenza. Nadie mejor que Joan Fontaine para interpretar heroínas frágiles, y por lo visto Hitch contribuyó mucho a que aumentara la inseguridad que sentía, ya que ayudaba mucho al personaje.

No hay princesa sin príncipe azul, en este caso con ese aire de misterio que siempre ha favorecido a los galanes románticos. Laurence Olivier tenía la presencia ideal para ese tipo de papeles, aunque fuera mas joven que su personaje, pero su aire altivo, distante y señorial con unas favorecedoras canas teñidas lo convirtieron en el Max de Winter perfecto, que rescata a la inocente damisela de las garras de una madrastra… en este caso una insufrible lady.

Y por supuesto tampoco puede faltar la bruja malvada. Hitchcock se encarga de que la perversa Mrs. Danvers tenga un aire de lo más irreal y fantástico. Nunca la vemos caminar entrando en una habitación, siempre aparece de la nada sin hacer ruido, y su expresión es totalmente inescrutable, aunque sus ojos sean de auténtica bruja. Judith Anderson hizo su interpretación mas recordada como la malvada ama de llaves, con una enfermiza obsesión por su antigua señora no exenta de connotaciones sexuales.

Añadamos el típico niño rico sinverguenza vividor y cínico, que bordaba George Sanders, dispuesto a hacer todo lo posible para enturbiar la felicidad de la parejita.

El peso del recuerdo de la antigua señora es tan fuerte (era tan guapa, tan elegante… resumiendo, tan distinta a la actual) que la pobre muchacha, en una reveladora escena, cuando llaman por teléfono preguntando por la señora de Winter dice que ha muerto. En otra maravillosa escena los recién casados ven una película de su luna de miel, son interrumpidos y acaban discutiendo; contrastando su imagen actual, cada vez más distanciados e incomprendidos el uno por el otro, con la de la película, enamorados y felices.

La fotografía, con su uso de las sombras dando una ambientación fantástica y siniestra a todo lo que tiene que envuelve a la mansión de Manderley, la música, los perfectos actores… Hitchcock entró a lo grande en Hollywood y desde entonces no pararía. Tal fue el poder de la película que desde entonces se llamó “rebeca” a las chaquetas de punto que lleva la protagonista… pobre Joan Fontaine, hasta en eso le ganó la difunta señora de Winter.

15 comentarios:

Josep dijo...

Desde luego que fue una entrada espectacular la de Sir Alfred; ayudó no poco la enorme cantidad de talento de todos los que participaron, desde luego.

La pobre Joan Fontaine ya estaba acostumbrada a que se olvidara su nombre, visto que tuvo que abandonar su apellido en favor de su hermana Olivia; sus dulces ojos son idóneos para expresar el temor y la confusión, ya desde el inicio, cuando sirve de acompañante de la déspota dama.

Nunca la había visto como perverso cuento de hadas, pero tienes razón al sugerirlo, Alicia.

Saludos.

Manuel Márquez dijo...

Una de mis pelis favoritas de todas, todas, compa Alicia. Una verdadera maravilla, estremecedora, intrigante, misteriosa. En fin, es fácil que se le vaya a uno la mano con los epítetos, porque no faltan los motivos para ellos, desde luego que no...

Un fuerte abrazo.

anro dijo...

Efectivamente, Alicia, Rebeca le robó literalmente la marca de fábrica a la pobre Joan, que por cierto ¿cuál era el nombre de pila de la segunda señora de Winter?
Aunque se han escrito miles de páginas sobre esta peli es oportuno añadir lo que Hitchcock dijo sobre su protagonista: "Hay solamente dos mujeres con las que me hubiera casado, Alma, con la que lo hice, y Joan con la que no lo hice" No sabemos si Joan hubiese aceptado casarse con un hombre que pesaba entonces 164 kilos.
También es curioso la cantidad de veces que Selznick quería imponer su criterio en la filmación y cómo el viejo zorro inglés lo eludía. El productor quería que al final de la peli, el incendio provocara una columna de humo que siluetease la letra R.¡Ridículo! Hitchcock pasó de él.
Un abrazote-

Möbius el Crononauta dijo...

Judith, aún me aterra verla, dejaría a Terminator hecho una máquina de cocacola.

El gran Hitch, tojours le Hitch. ¿Qué más se puede decir? Tan sólo arrodillarse y dar gracias de estar vivo para verlo.

alicia dijo...

Cierto que la relación de Joan Fontaine con su hermana Olivia no era demasiado buena, Josep. Desde luego talento había en esa película para parar un tren, y así salió: una de las muchas obras maestras del grandísimo Hitchock y una auténtica gozada.
Todos nos quedaríamos cortos con los adjetivos para la película, Manuel, porque se los merece todos. Una maravilla imperecedera.
El personaje de Joan es llamado en los títulos de crédito como "la segunda señora de Winter". Tal vez le habría gustado a Htich casarse con Joan Fontaine, pero a Tippi Hedren por lo visto le hizo otro tipo de ofrecimientos. Lo del humo me parece una quedada de Selznick, ue afortunadamente Hitchcock ignoró, pero a favor del productor he de decir que consiguiera dos películas seguidas tan absolutamente maravillosas como Lo que el viento se llevó y Rebeca dice mucho a su favor. Por cierto, Vivien Leigh, que fue a Hollywood acompañando a Olivier, hizo una prueba para el papel de Rebeca, pero no lo consiguió. Era demasiado hermosa para el personaje, debía ser alguien con mas aspecto de patito feo. Pero no compadzcamos a Vivien, que a cambio se llevó el papel de cierta damisela sureña.
Judith Anderson estuvo soberbia, Möbius, una auténtica bruja. Poco puedo añadir respecto a Hitchcok, que al igual que tú es uno de mis dioses, y como tal tan sólo se puede adorarle

Ad Ayin dijo...

Una maravilla que fue de las primeras cintas que compra para formar una pequeñita colección. Que bueno que hables de ella.

alicia dijo...

Es que Hitchcock es muy, muy grande, Ad Ayin, y alguna película suya no puede faltar en una videoteca que se precie

Ad Ayin dijo...

(Creo que el comentario no se grabo por problemas de mi conexión, tons lo pongo otra vez)
Estoy de acuerdo, a pesar de que sí me faltan algunos títulos de e´(pocos).

He querido conseguir "sabotage", pero no encuentro una edición decente. Tuve la oportunidad de leer "El Agente Secreto" de Conrad y también vi la versión con Bob Hoskins (que no me encanto, pero tampoco me gusto mucho)

Quisiera ver como lo hizo Hitch (aunque en su libro-entrevista con Truffaut dice que no le quedo como le hubiera gustado)

alicia dijo...

Siento que haya habido problemas con la conexión, ad ayin, al menos el de ahora se ha publicado.
Sabotaje creo que es una adaptación muy libre de la novela de Conrad, y lo que mas se recuerda de ella es la escena en la que un niño muere en un autobús ignorando que lleva una bomba. Fue algo que el público no le perdonó, y De Palma homenajeó en Los intocables. Además, como curiosidad, opinaba que Silvia Sydney recordaba demasiado a Peter Lorre, lo que es muy poco halagador para una mujer

Laura Hunt dijo...

Sabotaje la tengo por ahí en dvd, aunque hace siglos que no la veo. La etapa británica de Hitchcock, antes de irse a hacer las américas, es interesante. Puede que esas películas no sean tan buenas como las que vinieron años más tarde, y evidentemente, tito Alfred todavía no había alcanzado la maestría que le caracterizaría en el futuro, pero en ellas está ya la semilla de lo que vendría después, y ya empiezan a aparecer muchas de las constantes de su cine, como el uso del suspense. Hitch era un genio, y punto.

Y de Rebecca... pues que te voy a decir. Ya sabes lo mucho que me gusta, es una de esas películas que vi por primera vez siendo pequeña y que hicieron que surgiera mi amor al cine. Desde entonces la he visto incontables veces, y todavía sigue gustándome como el primer día. Es una obra maestra en la que todo, absolutamente todo, funciona a la perfección.

Una maravilla, vamos.

alicia dijo...

Cierto que Hitchcock en su época inglesa aún no había conseguido desarrollar su estilo por completo, pero siempre había algo en sus películas que daba muestras de su talento. Sin duda las mejores de esa etapa fueron 39 escalones y Alarma en el expreso. Rebeca es una gozada

caveat emptorium dijo...

Hola,
Creo que hay que anotar otro gol en contra de Joan Fontaine, porque me parece que la "Joan" a la que se refería Hitch era Joan Harrison, su colaboradora.
La segunda señora de Winter no tiene nombre ni en la novela ni en la película; aunque Hitchcock supo imponerse a Selznick en algunas cosas (como lo del humo calígrafo), el productor también le quitó de la cabeza bautizarla como "Daphne" y otros delicados nombres de la época e inventarse una "abuela encerrada en la buhardilla a lo Jane Eyre"...
No se puede negar que la cosa les salió redonda.
Saludos

alicia dijo...

¿Otra colaboradora aparte de su amada Alma,Caveat? Pues la verdad es que no lo sabía. Imponerse a Selznick ya era toda una hazaña, y más para un recién llegado a los Estados Unidos como Hitchcock. Pero lo que realmente cuenta es que -efectivamente- le quedó redonda

caveat emptorium dijo...

Hola,
Seguro que anro tiene la referencia de la cita más a mano... creo que debe de estar en el libro de Spoto; fue una curiosa relación, de alguna manera diferente a la predilección de Hitch por Tippi, Grace o Vera Miles.
Harrison pasó de secretaria a guionista y "mano derecha" durante bastantes años, sin olvidar la petición expresa de Hitchcock de que los acompañara en su aventura americana....

Saludos

alicia dijo...

Muchísimas gracias por la información, Caveat. Me encanta aprender cosas nuevas, y más tratándose de uno de mis directores favoritos

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy