RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
24

CHRIS CARTER SE DECLARA A SCULLY


En su momento proclamé públicamente mi debilidad por una de las series más influyentes de los años 90, “Expediente X”. No era necesario ser Jessica Fletcher para deducir que iba a tragarme su, hasta ahora, último coletazo en forma de largometraje, “X-Files: I want to believe” (sí, ya sé que el título en castellano es otro. Estoy intentando olvidarlo. Con bourbon), así se estrenara. Confieso, eso sí, cabizbajo y con la culpa enhiesta, que me acerqué a esta película, virgen de críticas previas, embutido en una armadura de escepticismo. A veces, los fans somos así: nos distanciamos inconscientemente del aún desconocido objeto de nuestro amor, probablemente por el miedo al desengaño sentimental. Desde luego, el amor es ciego. Además, dirigía el propio Chris Carter, y eso me multiplicaba el repelús; siempre preferí a Rob Bowman o Kim Manners en la dirección de episodios. Sin embargo, salí del cine embriagado de entusiasmo; la película había superado mis expectativas, me había llegado al punto al que siempre desee que llegara esta serie, y no me había sentido insultado ni timado por Carter, sino todo lo contrario. Al llegar a casa, me zambullo en la internetería para comprobar cuánta gente compartía mi algarabío, y compruebo, desolado, que Carter podría hacerse una ensalada XXL con la de tomatazos que ha recibido. En particular, curiosamente, de los fans de la serie: quien bien te quiere-etcétera. ¿Cómo es posible? ¿Es “X-Files: I want to believe” la primera película anti-fan?

En absoluto. Percibo, sin embargo, que los aficionados a la serie no han entendido la propuesta de Chris Carter. “X-Files: I want to believe” no es sino una demostración pública de cariño hacia los personajes de su autor. La película gira en torno a Fox Mulder y Dana Scully, a lo que son en el momento temporal de la película, y, probablemente, lo que son hoy en día en el corazón de Carter. No son ya los veinteañeros tardíos del inicio de la serie; están ya más cerca de los cuarenta que de otra cosa, y, por mucho que el fanático pretenda, no pueden estar de nuevo dándole vueltas a los hombrecillos verdes sin que, por lo menos, salten a la palestra varias preguntas de calado existencial. Así pues, la que de inicio, y según la lógica habitual de la serie, pudiera parecer la trama predominante pasa a ser un enorme mcguffin a través del cual el pare paridor del legendario show televisivo pretende explicar otras cosas. Debido a esa menor atención del director, esta trama se convierte en la debilidad más palpable del filme. Un grupo de mujeres desaparecen en Virginia, y el FBI es guiado por un sacerdote con extrañas capacidades “visionarias” a una serie de fosas con restos humanos congelados; para apoyar la investigación, contactan con Mulder y Scully, aún fugitivos, para que les ayuden en la investigación, a cambio de eliminar todos los cargos. Concedamos que esta subtrama argumental no es todo lo sólida que debería: a veces la investigación adelanta porque sí, sin que el papel de Mulder en ella quede muy claro -independientemente de su renacida obsesión-, y a veces parece que la aleatoriedad está demasiado presente. Tampoco ayuda el hecho de que Amanda Peet y Xzibit interpreten a unos agentes del FBI en modo “estoyaquíparaponerelcazo” ON. Eso sí, Billy Connolly está impecable de sacerdote visionario y ex-pedófilo. Lo más destacable, de hecho, y por lo que más hostias le han caído a Carter desde el fandom, es que el aspecto paranormal del episodio es bastante tangencial. Lo cual, queridos niños, no deja de ser una metáfora, y nos lleva al centro de gravedad de la cuestión.

Como decía, Chris Carter le ha dedicado un humilde homenaje a dos personajes que, sin duda, le han cambiado la vida. Y, por tanto, se muestra especialmente respetuoso y delicado con ellos, mostrando de manera apenas perceptible el estado de su relación actual, fortaleciendo su evidente química, y desarrollando con calma las interioridades de ambos sujetos. En el caso de Fox Mulder (David Duchovny, muy cómodo en lo de siempre) es más fácil: nos lo encontramos por primera vez en una habitación empapelada en artículos de diario y lápices clavados en el techo, comiendo pipas y atusándose una barba de seis años. Su evolución es lineal y acorde con el personaje: brillante, egocéntrico, inmaduro, obsesivo, sarcástico, parece incapaz de llevar hasta el final nada que no sea el siguiente caso. La de Dana Scully (Gillian Anderson, espléndida y, por mucho que diga la Directrice, esa envidiosa, muy guapa) es más requebrada y, por tanto, más interesante, y es aquí donde Chris Carter demuestra que “X-Files: I want to believe” es, en realidad, su particular carta de amor a un personaje que siempre ha vivido, y sufrido (ojo a la lista: familiares asesinados, un cáncer, un aborto... y sigue siendo creyente. Hay que ver qué bien venden el producto), a la sombra de las heroicidades e intuiciones de su compañero. Scully, que ahora trabaja en un hospital católico (perfecta metáfora de su propia dicotomía filosófica fe/ciencia) se debate, durante la narración, entre la lealtad a su compañero y la necesidad de realización personal, entre los límites de su capacidad cristiana para el perdón y redención y su sentido de la justicia. En realidad, su desesperada búsqueda de una cura para un niño aquejado de una enfermedad terminal se asemeja, más de lo que ella quisiera, a la cetrería paranormal de Mulder; de ahí que, al final, las dos aparentemente inconexas subtramas acaben convergiendo entre sí, por mucho que sea de manera algo abrupta y azarosa, a través del cameo de uno de los clásicos personajes de la serie. El plano final de la narración (que no de la película) es lo suficientemente expresivo de lo que estoy diciendo.

La dirección de Carter es más atinada de lo que uno esperaría -cfr. por ejemplo, la escena de la persecución que finaliza con un agente del FBI en caída libre-, y hay un gag humorístico al respecto de Bush que hará las delicias de Michael Moore. La pequeña escena que cierra el film después de los créditos es exactamente lo que parece, y define ejemplarmente el filme: no es más que un saludo, un guiño cariñoso a los aficionados a la serie, y, en particular, a los aficionados a unos personajes llamados Fox Mulder y Dana Scully que, en definitiva, fueron los que tiraron de ese mítico carro llamado “Expediente X”.

24 comentarios:

Josep dijo...

¡Jo! Llevo ya varios comentarios sin poder darte la razón (ni llevarte la contraria) por no haber visto ni una, y ésta, justamente, le he dejado escapar de "mi" cine este fin de semana, más que nada porque soy uno de esos bichos raros que jamás ha visto entero un episodio de tan fantástica serie...(dicho sea con retintín y con la armadura puesta).
Lo cierto es que dudaba y ni siquiera me molesté en leer precrítica alguna; ahora, después de leer tu reseña, me quedo con la sensación de haber perdido una oportunidad de conocer unos personajes ignotos.
A ver si me animo y agarro el coche para verla cualquier día...
Saludos.

marcbranches dijo...

Josep, ya decía yo que estabas extrañamente inerte... En cualquier caso, que sepas que la mía es de las escasas críticas positivas que ha tenido la película. Le están dando unos palos importantes. Yo creo que no han entendido la película, pero puede que el problema lo tenga yo. Lo cierto es que a mí, de esta serie, lo que más me gustaba era la relación entre los personajes, desarrollada a través de unos cánones muy distintos a los que se suelen imponer. A la mayoría de la gente le importaba más el asunto paranormal y la atmósfera, por lo visto. Saludos.

Manuel Márquez dijo...

Pero ésta, compa Marc, ¿no es una peli repleta de tíos y tías haciendo guarradas a troche y moche...? Porque una peli X, es eso, ¿no...? En fin, agotada la vena cómica (más que vena, hilillo...), vamos con la trágica, que es la de siempre. No he visto un solo capítulo de la serie (ya ves, compa Josep, al igual que los humanos en la profundidad el universo, no estás solo, aunque casi...), no ví la entrega anterior en largo, y no he visto ésta. Ahora, ya puedes coger la de cañones "recortaos" y obrar en consecuencia...

Un fuerte abrazo y buena semana.

marcbranches dijo...

Vaya dos patas para un banco, o vaya dos ruedas para una carroza... me tenéis contento los dos. Claro, con tanto Kenny, tanto Chespir y tanta Carmella no se está por lo que se ha de estar. Castigados a un ciclo intensivo de cine de qualitè con "El verano pasado en Marienbad", "Solaris" y "Soñando, soñando, triunfé patinando", seguidas y sin cortes publicitarios. A ver si así aprendemos.

Ad Ayin dijo...

¿La primer pelicula anti-fans?, jajajaja... mas claro ni el agua.

Es que se siente pasada, me parece. No he podido verla, nunca fui muy fan de la serie, pero me ha llamado la atención. Aunque no le doy mucha importancia a la critica cuando se trata de elegir ver una cinta, esta ha sido muy maltratada en ese aspecto. Y por eso me cuestiono si la gente, acostumbrada a series como lost y heroes, ha dejado de sorprenderse con la historia que en su tiempo tenía el mismo furor y expectativa.

Aunque prefiero ver esta a Meet Dave o The Mommy 3

Josep dijo...

Estaba yo tan tranquilo, habiendo pasado el corte justito pero elegante, cuando viene Don Manuel y me veo emparedado y emparejado en una condena que no creí merecer: recurriré a las más altas instancias, por supuesto.
Que conste que la de Marienbad intenté verla despierto hace años y me pudo...

Saludos.

p.d.: Manuel: esta me la pagas...

marcbranches dijo...

Ad Ayin, yo creo que la gente esperaba otra cosa. Los más críticos con la película son los fans más acérrimos, que por lo visto confiaban en algo más espectacular y sobrenatural, un cierre que les resarciese del final en falso que supuso el último capítulo de la serie. Y Carter se ha salido por la tangente con una historia de corte más intimista con un argumento paranormal de tercera (que, insisto, es un mcguffin como una catedral gótica). Y, en cambio, la gente se está riendo mucho, por lo visto, con cosas como "Dos colgaos muy fumaos: fuga de Guantánamo" (por no hablar, ya que me he pasado a la comedia un momento, de ese bluff llamado "Supersalidos", que un día atacaré como se merece). Los insondables caminos de la crítica. Saludos.

¿"Pasado el corte"? ¿"Justito pero elegante"? Josep, ya deberías saber que aquí la cifra para pasar el corte la pongo yo, y tú te has alejado muuuuuuuuuuucho del par del campo. Lo de las "altas instancias" no lo dirás por la Directrice: 1'45 metros, como mucho.

El Zopilote dijo...

Me gusta la siceridad con la que abarcaste este post, ire a verla por la nostalgia y sin prejuicios.

saludos,

Josep dijo...

Eres demasiado exigente, Marcbranches, ya que no me aplicas mi hándicap de 55 y el par "X" está fuera de mi alcance.

Además, de haber sabido que no era esa películas de las de miedo, extraterrestres, paranormales y cosas así, que me producen pesadillas y me despierto desencajado y gritando, quizás me lo hubiera pensado...

Recurriré al TDC (Tribunal de Defensa del Cinéfilo) de la Paya, que lo sepas, y te acusaré de mente retorcida por el castigo impuesto.

Saludos.

p.d.: "al pot petit hi ha la bona confitura", quelosepas.

alicia dijo...

Di que si, Josep, y gracias. Que lo importante no es los centímetros que mida o deje de mirar, sino el cómo estén distribuidos. Muy armoniosamente, en mi caso.

marcbranches dijo...

Zopilote, lo mejor es que, efectivamente, te dejes los prejuicios en casa, porque con la que le está cayendo a la película... Saludos.

Josep. Ni handicap 55 ni leches. La Linterna no es un pitch & putt de tres al cuarto; es un Saint Andrews, y aquí no hay más handicap que la chequera de la Directrice, que no la suelta ni para dormir. ¿Me acusarás de "mente retorcida"? No te molestes: me declaro culpable.

Alicia dixit: "lo importante no es los centímetros que mida o deje de medir, sino el cómo estén distribuidos". Por una vez, estamos de acuerdo.

imagenes y palabras dijo...

De acuerdo, y además me parece un caso similar al último indiana jones; ante todo un homenaje sentimental a unos personajes que ya son un icono, y que complace el sentimiento de los autores más que las expectativas del público.

marcbranches dijo...

Bueno, yo nunca fui un gran seguidor de Indiana,y su última aventura no me ha gustado mucho. Pero creo que en ambos casos sí que los autores han intentado complacer al público nostálgico; el problema es que ambos, por diferentes causas, han tocado las teclas equivocadas. Saludos.

DiegoAlatristeyTenorio dijo...

Yo sí creo!!!

Por fin he podido despejarme un poco e ir a ver una de las películas que tenía marcada como ineludible en mi agenda cinéfila.

Como buen amante de "Expediente X" y de sus personajes no entiendo la de palos que le están cayendo a la película, sobre todo por parte de los seguidores de la serie.

Carter se ha aplicado a la frase que le dice el padre Joe a Scully; "No te rindas", y de esa manera, tras "dimes y diretes" de si este guión sí, este no, y años de marear la perdiz, nos ofrece una historia que está a la altura de los mejores episodios de la serie, aquellos que nada tenían que ver con extraterrestres, ni con conspiración gubernamental.

Quien diga que el guión es flojo o que aburre, no ha entendido de la misa la media. El gran acierto de Carter ha sido contarnos como se encuentra la relación de Mulder y Scully (sus dudas, desesperanzas y anhelos) con la excusa, -como bien has dicho, Marc- de hilar dos tramas bien distintas hasta llevarlas a un punto en común.

El espíritu de la serie sigue ahí, tanto en las relaciones personales (algo avanzadas evidéntemente, tras seis años) como en las laborales ; la obcecación de Mulder, las reticencias de Scully a aceptar lo "anormal" aunque luego trate de comprender o saber más de lo "no científico", religión, fé, algo de paranormal (visiones en este caso), así como un caso fuera de lo común (en ésta ocasión, tipo Dr Menguele).

No he echado nada en falta, la esencia está ahí y ver a una maravillosa Guillian Anderson (de largo la mejor de la película) llegar con el caso médico a los extremos de cabezonería o fé (llamémoslo como mejor nos parezca) que tanto critica en su compañero, para mí no tiene precio.

SPOILERS-Hay escenas que se me han quedado muy grabadas, bien por su acidez, como en la que Mulder y Scully están acostados y ella dice que está maldiciendo a Dios (Dana Scully diciendo algo así!!!)por el tema del crío, y Fox le dice que descanse y le deje a él eso de maldecir al santísimo xD. La otra escena por lo que supone es casi al final, cuando Mulder le dice a Dana que si tiene alguna duda que lo deje y se iran juntos a otro sitio, ella le responde que si se alejarán de la oscuridad, a lo que el contesta: "Me temo que no funciona así". FIN SPOILERS

Otra cosa que me gusta de la película es esa fotografía tan estupenda que posee, sobre todo en los momentos angustiosos o asfixiantes, así como lo bien que le queda (como siempre) la música de Mark Snow, ajustada como un mecanismo de precisión en cada momento.

En fín, que por si no se nota, a mí me ha gustado mucho, y aunque tiene cosas resueltas (pocas) sin llegar a saber bien como o porque sí. Y los secundarios, sobre todo Peet, no están a la altura (me gustaría saber porque no se ha tratado de que volvieran los personajes de Mónica Reyes y John Dogget) pienso como Marc, la película está hecha con el máximo de cariño a la pareja protagonista y a la serie, sin tomaduras de pelo.

Gracias Chris!!!

P.D. Marc...te fijaste en el cameo de carter???

P.D.2 Y en el guiño del movil de Mulder cuando está buscando el número de Scully??? Viste los nombres que aparecían??? Chris, Bowman, Guillian, Mitch...

P.D.3 El @#$^`¬ del operario de cámara del cine, nada más acabar la película y comenzar los títulos de crédito, va y apaga la máquina. Así que me he quedado con las ganas de ver la escena final. tendré que acudir a canales poco éticos para poder verlo.

Así nos luce el pelo con ¿profesionales? como este ¬¬

Un abrazo.

marcbranches dijo...

Menos mal que vienes aquí a reconfortar mi espíritu, JR, porque voy leyendo opiniones, y me siento taaaaaaaaan solo... No sé. Una de dos: o somos demasiado fans de la serie, o lo somos muy poco. Yo insisto en que superó mis expectativas, que no eran muchas, y que se mantenían en el escepticismo con los primeros quince minutos de filme. Una vez entendido de qué iba realmente la película, la disfruté con un punto de emoción que en absoluto esperaba. La fotografía, efectivamente, es buena; y en general la dirección de Carter es mejor de lo que pensaba. Lástima que la subtrama criminal no esté mejor engarzada, creo que se ha dejado demasiado al pairo desde el principio (en realidad... ¿para qué quieren a Mulder?), y eso incluye los descafeinadísimos agentes del FBI. Tienes razón, Dogget y Reyes hubieran encajado sin problemas; quizás Carter quería dejar claro el protagonismo absoluto de sus dos "hijos". Respecto a tus postdatas... No, no me di cuenta del cameo de Carter: solicito informe inmediato. Sí que me fijé en cambio, en la agenda de Scully; en cuanto a la tercera, me parece alucinante que todavía queden salas en las que se permitan estas cosas. Tampoco es que te perdieras nada fundamental, es un guiño breve, directo y simpático que, por supuesto, ha sido de las cosas más criticadas y ridiculizadas de la película. Era de esperar.

DiegoAlatristeyTenorio dijo...

Pues el breve cameo del tito Carter (la verdad es que hay que estar atento, aunque ese pelo canoso canta bastante xD) se produce justo cuando Scully, en el hospital, va a buscar más información a la oficina sobre el tratamiento con celulas madre, la escena en la que por casualidad descubre los experimentos con perros de los rusos. Pues justo cuando se dirige a abrir la puerta pasa junto a un señor que está sentado en uno de los bancos del pasillo tomándose un café o similar mientras ojea una revista. Ahí aparece el amigo Chris.

En cuanto a lo que sentimos por la serie, yo creo que siendo muy fans y gustándonos la mayoría de las historias, al final lo que cuenta es que "Expediente X" para nosotros, son sobre todo sus dos cabezas visibles, Mulder y Scully. Hemos creado una empatía tal hacia sus personajes y sus idas y venidas que al final eso es lo más importante para tipos como tú y yo.
Relaciones humanas por encima de todo y luego aderezadas con "Abducciones", "Samantha", "Sirenas de Fidji", "Chupacabras", "Pistoleros Solitarios", "Gargantas Profundas", Fumadores e hijos", "Eugene Tooms", "Alex Kriceck", "Marita Covarrubias", "Skinner", "La Maru", "Embarazo", "William", etc, etc. Pero al final todo converge en los mismos dos puntos de apoyo Dana y Fox. Y es por ellos por lo que vemos sin prejuicios todo lo emitido hasta ahora.

alicia dijo...

¿Para qye quieren a Mulder? ¡HEREJE!

marcbranches dijo...

Diego alaetc., amén. Supongo que nuestra empatía con los personajes está por encima de conspiranoias, fenómenos ikerjimenezianos y similares...

Por cierto, ya ves cómo me trata la Directrice. Se mete en mis posts sin permiso, cual elefante en cacharrería (y no me estoy metiendo con su peso, de verdad), me veja al más puro estilo Jimenezlosantosiano, me congela el sueldo apelando al Euríbor (?), no me paga ni un mal suplemento de nocturnidad (¿no has visto a las horas que publico?)... y cuando no le gusta un post me envía cabezas de ratón en cajas, por mensajero. Muy sutil. En fin. Supongo que no diría lo de "hereje" al respecto de mi pregunta si HUBIESE VISTO LA PELÍCULA...

Laura Hunt dijo...

Cuando el otro día vi que se estrenaba la película de Expediente X me acordé de ti, Marc, y supuse que cuando me pasara por la Linterna me encontraría con un comentario tuyo sobre el tema. Era de esperar, porque, como dices, no es la primera vez que hablas de tu entusiasmo por la serie. También esperaba encontrarme entre los comentarios de respuesta uno o más de JR, jejeje... bien: no me habéis decepcionado.

Me alegro de que a los dos os haya gustado la pelicula, y me sorprende bastante el saber que está recibiendo tantos palos por parte de los fans de la serie. Creo que Imágenes y Palabras tiene razón en que es un caso similar al de Indiana Jones 4, que ha sido atacada sobre todo por fans de la saga, y la verdad es que no deja de ser curioso, cuando en los dos casos, deberían haber sido precisamente los fans de toda la vida los que deberían haberlas disfrutado más (al menos, en mi caso, confieso que me lo pasé en grande con la película de Indy, y que todavía no me explico que es lo que esperaba ver la gente). En fin... misterios.

De momento no he visto Expediente X (la película). La serie la he visto a intervalos, así que tengo bastantes lagunas, aunque a grandes rasgos conozco la trama. Lo que he visto me gusta, y espero poder verla entera algún día. Tampoco he visto la primera película que se hizo... pero mira, al menos si que he visto el último capítulo de la serie (algo es algo).

De todas formas, probablemente vaya a ver la película. Seguramente no podré disfrutarla tan a fondo como vosotros dos, que os conocéis a fondo todos los entresijos del asunto, pero creo que igual me gusta, porque siempre he pensado que lo más interesante de la serie eran sus dos personajes centrales y su relación, y por lo que dices la película se centra precisamente en eso.

Ya te contaré.

PD: lo del operario ese que paró la proyección en cuanto empezaron los títulos de crédito me parece alucinante... ya me revienta que lo hagan en la tele, pero ¡en el cine!. Es increible.

marcbranches dijo...

No sé si es un caso similar al de Indiana 4. A mí no me gustó demasiado, la verdad; pero ya dejé claro que nucna fui un acompañante acérrimo de las aventuras de Indy, así que la vi con bastante escepticismo. Cuando veas "X-Files 2" me cuentas, Laura. Por supuesto, tienes permiso para opinar libremente y decirme que no te ha gustado, si es el caso.



Eso sí, será tu último comment en la Linterna. Saludos.

MacGuffin dijo...

Bien, llego tarde a la fiesta, pero he de decir que, aunque no me entusiasmó, tampoco me disgustó. Las dos tramas no están bien hiladas, pero me parece muy coherente lo que Carter ha hecho con Mulder y Scully. Y ella siempre fue el mejor personaje de la serie (y Gillian Anderson es muy buena en las sutilezas). Eso sí, confieso que casi doy un salto de la butaca al ver a Skinner, y todos esos guiños a los antiguos guionistas y directores de la serie me parecieron un puntazo. Lo mejor de todo es que ha hecho que tenga ganas de revisionar la serie.

Saludos.

marcbranches dijo...

MacGuffin, mi opinión va también por ese lado, por la coherencia de Carter con su propuesta. Se podría discutir si era necesario hacer una nueva película, pero una vez tomada esa decisión, ha tomado el camino correcto. Hacer un nuevo episodio al estilo de la primera película no hubiera funcionado, aunque a lo mejor, visto lo visto, lo hubiera aceptado más gente. Es un homenaje a los personajes. Para mí también era Scully el mejor personaje de la serie, sin duda. Saludos.

JLPA dijo...

Estupenda la reseña de esta película. Coincido 100% y además está muy bien escrita. Felicidades!

marcbranches dijo...

Gracias, jlpa, y, si coincides al 100%, bienvenido a la minoría cualificada. Saludos.

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy