RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
10

DEMASIADO VIEJO PARA MORIR JOVEN



Se equivocaban. Los que decían que los Coen estaban acabados, han tenido que tragarse sus palabras ante No es un país para viejos, donde los hermanos vuelven a su género favorito, el cine negro, de una sequedad tan extrema como la del paisaje de la película, en la que ni siguiera hay música para distraernos, haciendo que los disparos, explosiones y choques de coche suenen mucho mas amenazadores, enmedio de sus numerosos silencios. Es lo más cercano al western que han hecho los Coen.
EL personaje que interpreta Tommy Lee Jones, que se convierte en narrador de la historia, es un viejo sheriff que habla con nostalgia de los viejos tiempos, en la que todo era distinto y mucho más simple. Ahora –como descubrirá- ni siquiera los asesinos son como antes. Ese aire de western crepuscular le va de maravilla a la historia.
El principal problema que se encontraron los famosos hermanos fue el de encontrar un reparto adecuado: hacían falta hombres de verdad, a la vieja usanza, rudos y, entre tanto metrosexual como hay ahora en las pantallas, era difícil encontrar gente así. Finalmente encontraron a la gente adecuada: Josh Brolin, el clon de Nick Nolte convertido en secundario de lujo a una velocidad astronómica, Tommy Lee Jones, que con su cara arrugada transmite todo el desencanto e incomprensión de su personaje, y por supuesto está nuestro Javier.
Vayamos por él. Aunque se ha de reconocer que todo el reparto está espléndido, Bardem construye una máquina de matar implacable a la que se ha rendido crítica y público. Todos sus premios (y los que le vengan) son merecidos. Ya han corrido ríos de tinta hablando de su famoso peinado. Los Coen han definido a Anton Chigurh (el nombre más sonoro de un personaje de Bardem desde su Romeo Dolorosa) como una especie de extraterrestre, es una especie de terminator de piñón fijo, que a la que se hace cargo de una misión no para hasta que la acabe, sea como sea. Persona, por lo tanto, de pocas palabras, aún así tiene un diálogo antológico con un dependiente de una tienda, en la que se juega la vida del dependiente a cara o cruz.
En un juego de persecución entre gatos y ratones, en la que sin que lo sepan están intercambiando los papeles, Chigurh persigue a Llewelyn Mosh (Brolin) porque éste se ha encontrado su dinero, mientras que a Anton le persigue el sheriff Ed Tom Bell (Jones) por una serie de asesinatos.
Con un uso magistral de la elipsis en algunas de las escenas decisivas, que no explico para no destripar nada, tal vez No es un país para viejos no sea la mejor película de los Coen, porque estamos hablando de alguien que ha dirigido Muerte entre las flores o Barton Fink –por ejemplo-, pero desde luego merece estar entre la mejores suyas.

10 comentarios:

anro dijo...

Efectivamente, Alicia, en este caso no cabe desilusión alguna. Los Cohen han dado en la diana. Esta peli, sin lugar a dudas, puede ser considerada desde ahora "gran reserva".
Los tres tipos de este "paisaje" están que se salen y por aquello del "pequeño orgullo patrio" el Bardencillo me dejó hundido en la butaca cuando acabó la peli.
Un abrazote

Castigadora dijo...

Siento disentir en este tema, sé que no soy muy fan de los Coen, pero es que esta película cuenta con grandes actores, pero no tiene ninguna emoción.
La mejor parte sin duda es el diálogo con el dependiente, y todo lo demás va sobre la magnifica actuación de Bardem, que para mí es lo único que se salva del film.
La muerte del Josh Brolin, es inesperada pero no por ello tiene más impacto. La escena de Tommy con el hombre en silla de ruedas, no se a que viene y está pegada con pegamento.
En fin cuando fui a verla en la sala, todo el mundo salió bastante desencantado, al principio de la película prometía más. De hecho puede que el principio del desierto fuera lo que más me gustó.

alicia dijo...

Anro, yo ya hace tiempo que estaba orgullosa de Javier, ya que sin duda es nuestro actor mas camaleónico.
Castigadora yo le daría otra oportunidad a la película, ya que a mi me ha pasado con otras de los Coen, que al volverlas a ver es cuando me han atrapado, y de lo que estoy segura es que ésta es de las que ganan con cada visionado. La escena de Tommy Lee Jones con el paralítico viene a mostrar el desencanto del sheriff, todo el caso se le ha ido de las manos y añora los "viejos tiempos" (de ahí el título)

hombreperplejo dijo...

Estoy de acuerdo, castigadora, de que la película va de más a menos; ¡pero vaya menos! muy por encima de la media de "mases" de tantas otras películas.

También coincido con Alicia en que es de las que gana con los visionados. Y la elipsis a la que te refieres -la grande- es brillante. Para qué contar algo que aportará poco a lo que ya se ha visto. Lo importante argumentalmente es el resultado, y los Coen lo logran, como casi siempre, recurriendo a la mejor ocpión posible.

Perplejos Saludos

alicia dijo...

Bienvenido, hombreperplejo. Es cierto que la elipsis principal es realmente brillante, pero el hecho que haya habido otras elipsis anteriores la favorece y hace que el espectador no se sienta engañado

Manuel Márquez dijo...

Pues creo, compa Alicia, que ya me estoy tardando: aún no la he visto, pese a que tenía previsto hacerlo (ay, el tiempo...). Eso sí, he leído críticas de lo más diverso en cuanto a la calidad de la propuesta, lo cual creo que es bueno, así no voy muy condicionado a priori (o sólo lo justo: tu opinión positiva te puedo asegurar que pesa...).

Un abrazo, y buen fin de semana.

Laura Hunt dijo...

Pues que te voy a contar que tú no sepas, Alicia, si de esta película en concreto ya hemos comentado tú y yo sobradamente y sabes que coincidimos en todo. Pues eso, que los Coen han vuelto por la puerta grande, y que están en plena forma, que Bardem se merece todos los premios que le den, porque su Anton Chigurh es de esos personajes que quedarán en la memoria cinéfila para la posteridad (que miedo da el tío...), y que hacen un magnífico uso de las elipsis (sobre todo "la principal", como decís: genial).

Eso sí, no me sorprende, Manuel, que estés leyendo opiniones muy diversas, yo creo que no es esta una película para todos los gustos. Yo soy de las entusiastas (ya te habrás dado cuenta). A ver que te parece a ti cuando la veas.

Saludos!

alicia dijo...

Ya me contarás que te ha parecido, Manuel, me parece muy bueno no ir condicionado para ver una película. Se ha de reconocer una cosa: los Coen no han buscado el camino fácil ni complacer al espectador, y eso tiene mérito.
Hemos hablado mucho de la famosa elipsis, Laura, pero hay otra escena soberbia, que es la de el ataque de Chigurh al personaje de Brolin en la habitación del hotel. Deslumbrante.

Hatt dijo...

Estoy de acuerdo. Sin ser lo mejor de los Coen, recupera cierto tono perdido en ese horror de The Ladykillers.

Sólo quería añadir, porque en lo demás coincidimos casi todos, que el personaje de Bardem acaba siendo, como señalan en la película, un fantasma, un ser casi mítico que resulta complicado de atrapar y casi invulnerable.

Nos leemos.

P.D. A todo ello contribuye el hecho de que únicamente sonría en una ocasión. Y magnífico el humor negro.

alicia dijo...

Magnífico, Hatt, Chigurh sería un equivalente al personaje de Armónica en Hasta que llegó su hora (aunque con unas motivaciones mas inexplicables), con lo que sería una conexión mas de la película con el western

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy