RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
13

AQUELLOS MARAVILLOSOS AÑOS



En el post de Bienvenido a la casa de muñecas ya se ha hablado de lo difícil que es ser adolescente, si a eso le añadimos vivir en un pequeño pueblo sureño, las dificultades se multiplican por diez.
En La última película, Peter Bogdanovich nos muestra a un grupo de jóvenes de un poblado de Texas en los años 50, Anarene. Eran años de besos con sabor a chicle en las filas de atrás del cine, que proseguían con incómodos escarceos en el coche, mientras en la radio sonaba... ¿pero alguien estaba atento a la música?
La vida de ese pueblo se muestra de una manera totalmente desoladora, no hay pequeño secreto que no se sepa y los intentos de salir de la monotonía son de lo más desafortunados: una patética orgía, una prostituta poco amable o una excursión a Méjico cuyas únicas consecuencias serán la venganza de Moctezuma fronteriza. Todos parecen condenados al fracaso.
El mayor símbolo del pueblo, e ídolo de los jóvenes, es un viejo vaquero, Sam el León (Ben Johnson), propietario del cine y el billar, los dos lugares de reunión. Tiene la aureola de los protagonistas de los antiguos westerns: solitario, combinando perfectamente el realismo con el idealismo, pero totalmente atado al pasado y a Anarene, del que no saldrá jamás.
El reparto es estupendo, gente de la juventud de Jeff Bridges, Timmothy Bottoms, Randy Quaid o Cybill Shepherd, frente a profesionales de la talla de Ellen Burstyn (nunca estuvo mas guapa), Eileen Brennan, Ben Johnson o Cloris Leachman, se complementan perfectamente, dando una sensación de realidad y sinceridad poco frecuente.
Cybill Shepherd es Jacy, la chica guapa y rica que vuelve locos a los hombres y juega con ellos sin compasión, a quien todas odiamos y envidiamos en el instituto; quiere ser distinta de su madre, pero acabará siendo como ella (nuestra mayor pesadilla). Aunque está enamorada de Duane, sabe que si sigue con él éste no llegará a nada.
Timothy Bottoms es Sonny, su única popularidad la tiene porque es un buen jugador de rugby, aunque no sepa placar; es quien mas admira a Sam y de los pocos jóvenes que no podrán marcharse del pueblo por la guerra. También es el que mas aprecia al que es considerado el tonto del pueblo, Billy (Sam Bottoms, su hermano en la vida real, uno de los soldados de Apocalypse now), mostrando su complicidad con su eterno juego con la gorra de Billy, pero no sabrá defenderlo cuando haga falta, como muy bien les echará en cara Sam a todos. Su parche en el ojo es un homenaje de un gran cinéfilo como Bogdanovich a los grandes tuertos del cine: John Ford y Raoul Walsh.
Jeff Bridges es Duane, el típico chico guapo, fuertote y de no demasiada inteligencia que cae bien a todo el mundo; no consigue olvidar a Jacy y su ruptura hace que sea de los primeros en marchar de Anarene, tanto para buscar trabajo como para ir a la guerra.
Finalmente, el único cine del pueblo cerrará (si el video mató a la estrella de la radio, la televisión mató a la del cine) y la guerra de Corea hará que los joven tengan una razón para marcharse. Tan sólo el incesante viento seguirá sacudiendo las calles, como la rutina va acabando con la vida de la gente.
Un buen amigo de Bogdanonich, alguien que según las malas lenguas entendía algo de cine, un tal Orson Welles, le aconsejó que la rodara en blanco y negro. Desgraciadamente, Bogdanovich no superó esta película, y eso le preocupaba, ya que pensaba que para ser considerado alguien en el mundo del cine, como mínimo se deberían de haber hecho dos películas que pudieran ser recordadas. De nuevo su amigo le dio otro buen consejo: “Sólo hace falta una”. Menos mal. Lo consiguió.

13 comentarios:

KURT COBAIN dijo...

ME ENCANTARÍA GANAR EN EL APARTADO DE MEJOR BLOG DE MÚSICA. SOLAMENTE OS PIDO QUE ECHEIS UN VISTAZO A MI BLOG Y DEJEIS COMO MINIMO VUESTRA OPINION.ES IMPORTANTE PARA MI. QUIERO DEDICARME A ESTO EN UN FUTURO NO MUY LEJANO

Conejín dijo...

hola Alicia, aqui estoy como siempre, muy agobiado, pero siempre encuentro unos minutos para ti.
Saluditos de tu amigo conejí que te sigue apòyando en el concurso ·<:0)

alicia dijo...

Pues es muy de agradecer que encuentres unos minutos para nosotros, aunque estés agobiado. Muchas gracias, conejín.

Raquel dijo...

Me gustó mucho esta película, por aquello del drama casi psicológico y en el fondo es en realidad un retrato generacional de época. Y muy buena la manera de presentarlo, con el comportamiento de un grupo de jóvenes ante el inminente cierre de la única sala cinematográfica del pueblecito moribundo, que supone el final de una época. Tanta sensibilidad y nostalgia...

alicia dijo...

Me alegra volver a verte por aquí, Raquel. La continuación de La última película, Texasville, fue un proyecto prácticamente suicida de Bogdanovich, que dicho sea de paso, ha tenido muy mala suerte tanto en su carrera como con sus mujeres.

Laura Hunt dijo...

Me parece una pena y un desperdicio el que Bodganovich no esté rodando películas (porque últimamente, creo que prácticamente sólo hace televisión ¿no?). Es algo que no acabo de comprender, porque todas las películas suyas que he visto me han gustado, unas más y otras menos, pero todas tenían su interés. A parte de La Última Película, también me encanta Luna de Papel, y ¿Qué Me Pasa, Doctor? siempre la he encontrado muy divertida: todo un homenaje a la screwball más clásica.

Una injusticia.

alicia dijo...

Pues si que es una pena, Laura; aunque a mi también me gusta Luna de papel, Qué me pasa, doctor? o Saint Jack, no llegaron a la altura de La última película. Pero Welles seguía creyendo en él, ya que dispuso que fuera él quien montara El otro lado del viento. Además, siempre nos quedará el libro de sus entrevistas a John Ford y otros directores, que es todo un clásico

Raquel dijo...

Texasville? A mí me sonaba más Pleasantville...

alicia dijo...

No, Raquel.Pleasentville era un interesante ejercicio de uso del color, tomando como referencia las series de televisión, y Texasville fue la continuación de La última película, aunque ésta vez centrada en el personaje de Bridges en lugar del de Bottoms. Si en la primera eran unos perdedores, aquí lo siguen siendo, pero encima agarrados al recuerdo de su juventud

Raquel dijo...

Huys, esas confusiones... Gracias por la aclaración.

alicia dijo...

No tiene importancia, Raquel; para eso estamos

desconvencida dijo...

Un peliculón, mi favorito de Bogdanovich, nunca me canso de verlo...

alicia dijo...

Bienvenida, desconvencida, es además una alegría ver que se recuperan posts antíguos. Por un momento creía al ver tu nombre que no te habría gustado la película, pero ya veo que no. Para mi también es mi favorita de Bogdanovich

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy