RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
10

ESTO (NO) ES UN ATRACO



¿Qué hace que una película se convierta en un clásico? Es un poco difícil de responder, pero a veces es, sencillamente, por una afortunada reunión de coincidencias. Y ya que el cine español no está sobrado de clásicos, precisamente, recordemos uno de ellos.

La premisa de Atraco a las tres es bien sencilla: los empleados de un banco planean atracarlo, movidos en parte por la enemistad que sienten al nuevo director, parte por la escasez económica (si, ya había crisis entonces), y parte por salir un poco de la rutina de sus vidas, más bien grises.

La mezcla de comedia costumbrista y cine policíaco funciona a la perfección, siendo deudora de Rufufú, especialmente, con unos personajes bien trazados, a quien les viene grandes lo de convertirse en ladrones, pero ilusionados con su nueva misión. Y es que consiguió adelantarse ligeramente a la llamada “tercera vía” del cine español, mostrando un producto de calidad, con un transfondo realista, pero que pudiera conectar con el gran público, un poco en la línea del primer Berlanga.

Sin duda, el principal acierto de la película es su reparto, excepcional y acertadísimo,que puede competir perfectamente con el de los "soliti ignoti" de su equivalente italiano, compuesto por José Luís López Vázquez, Gracita Morales, Alfredo Landa, Agustín González, Manuel Alexandre y Cassen como los patosos cacos. De hecho, la frase “Fernando Galindo. Un admirador, un amigo, un esclavo, un siervo” quedó unida definitivamente a López Vázquez desde entonces, lo que demuestra el calado popular de la película.

El gag recurrente de las lesiones de los empleados de banco, la parodia de Gracita como femme fatale (atracadora, según ella)… todos los recursos humorísticos se hacen sin perder el cariño que se siente por los personajes, que acaban siendo entrañables.

Ni el director, Jose Mª Forqué, ni Pedro Masó como guionista volvieron a estar más acertados, y hasta el único elemento de modernidad de la película (estamos hablando de los años 60), un número musical, de ligeras influencias jazzisticas, no molesta, con lo que finalmente la película ha quedado como lo que es: una magnífica comedia atemporal… ¿acaso no son eso los clásicos?

10 comentarios:

Josep dijo...

No te falta razón en nada, Alicia: un elenco fantástico, unas gentes que sabían declamar, moverse, interpretar, en suma, y un guión que sabe acercarse a la realidad con un punto de irreverente energía caústica poniendo en la picota cuestiones nada baladíes, un cine que a algunos puede parecer desfasado pero que ya quisiera yo ver en las pantallas actuales de vez en cuando.

Si es que esa foto que ilustra tu efectivo comentario vale un potosí: vaya pandilla de contumaces ladrones de escenas, robándose unos a otros... :-)

Saludos.

ANRO dijo...

Recuerdo esta peli con muchísimo cariño y sin duda hay que clavarle el honor de clásica, porque se lo merece.
Cierto que es deudora de "Rufufu" y todos y cada uno de los personajes que intervenían en ella se dejaban el pellojo por una naturalidad que hoy es difícil de ver en nuestro cine.
Si hay algo que admire en un actor es esa capacidad de hacernos ver las cosas más descabelladas con la sencillez que destilan los anglos. Aquí los nuestros están a esa altura.
Un abrazote.

alicia dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Josep; no sabrían robar bancos, pero lo que es escenas no se les escapaba ninguna.A mi también me gustaría ver de vez en cuando alguna película actual, y no digamos ya española, que estuviera a su altura.
Este es uno de los adjetivos que más le van a esta película, Antonio: cariño. Por mucho que te hagan reir, los personajes se ganan totalmente al espectador, identificándose con ellos, y desde luego este reparto era un lujo.

Möbius el Crononauta dijo...

maravillosa, desde el reparto al guión, todo. Grande

alicia dijo...

Efectivamente, Möbius, un buen guión y unos buenos actores; algo que parece tan sencillo de conseguir, pero por desgracia escasea.

Jon R. R. dijo...

Oh! una de mis películas de cabecera desde la primera vez que la vi, hace la tira de años. Con frases para el recuerdo y evidentemente un reparto único, inmejorable, soberbio... en fin, calificativos similares.

Se la recomiendo siempre a todo el que pillo por banda.

Gloria dijo...

¡Pues ya es (feliz) coincidencia!

Hace poco le dediqué un post a una escena de esta película, que me pareció de tremenda actualidad en la presente coyuntura económica, de la que los bancos han sacado pingües beneficios (antes y ahora): Un atraco a un banco me hace pensar en aquel sabio refrán que dice que quien roba a un ladrón tiene cien años de perdón.

Por cierto, aunque la referencia a Rufufú es, como ya comentais, inevitable, esta versión tiene la ventaja de trasladar el escenario a ese fenómeno tan nuestro que es la oficina siniestra de espíritu funcionarial. Como Totó y compañía, estos aspirantes a atracador son unos benditos, de los que el espectador ya adivina de antemano que no van a tener mucho éxito en su empeño.

Aunque la película no tenga el mordiente bestiota de Ferreri o Berlanga, no por eso deja de tener su aguijón, ya que la miseria material y moral de la época queda patente: la represión sexual, la tele a plazos alquilada a los vecinos, los oficinistas devorando el menú de su compañero hospitalizado, el escamoteo del pago de horas extras dedicadas a cuadrar unos centimillos...

Los actores, de fábula todos, clavando a sus personajes: el contable resentido con aspiraciones a supervillano de barrio de Lopez-Vazquez, la ingenua pero menos de Gracita Morales, el calavera acumula-anticipos de Manuel Aleixandre oAgustín Gonzalez, todo testosterona reprimida, etc... Que pena que su talento fuera sobreexplotado en mutitud de películas de mucha menos entidad en los años por venir (i.e. : la pobre Gracita y el ubícuo Landa)

alicia dijo...

Bienvenido, Jon, y haces bien en recomendarla, ya que no ha pasado el tiempo por ella y se ve con el mismo agrado.
Me alegra la coincidencia, Gloria,y tienes razón en lo de la actualidad, especialmente en estos momentos, en los que no hay represión política,pero económicamente parece que la cosa no haya cambiado mucho. También tienes razón en lo de que fue un acierto trasladar la acción de Rufufú a la oficina siniestra, tan nuestra. Sólo se pueden decir elogios del reparto, pero no sería justo olvidar a secundarios como José Orjas y Rafaela Aparicio, que aunque aparezcan poco están tan perfectos como sus compañeros.

Lázaro dijo...

Hola Alicia...
Esta peli es una genial comedia,en el 2003 hicieron un remake y fue un fantástico truño patrio.
en fin la gente no se puede estar quieta y estropea las buenas películas..
un saludo

alicia dijo...

Así es, Lázaro, lo de los remakes es algo vergonzoso, que debería estar penalizado, pero el tiempo acaba haciendo justicia.

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy