RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
12

LA MEMORIA HISTÓRICA


La culpa es mía. A medida que pasan los años me voy alejando de los blockbusters masivos como si fuesen herpes purulentas, y ni siquiera el voluntarismo cinéfilo es capaz de sentarme en las multisalas aver, siquiera, la última de Bond. Aún así, en ocasiones, y por pura necesidad de autolavado (de cerebro) me traslado cansinamente al último megaestreno jolibudiense, con el contador de expectativas a cero para evitar decepciones y enfurruñamientos innecesarios. Eso es lo que traté de hacer el lunes pasado con “Ultimátum a la Tierra”. Ya tengo hora para el psiquiatra, gracias.

El problema no es si “Ultimátum a la Tierra” es mejor o peor que, pongamos por caso, “Bangkok Dangerous”. Aquí de lo que realmente es del respeto a nuestros antepasados, a la memoria histórica (tranqui, Mariano, que no va contigo), al legado cultural, en definitiva, a la Historia del Arte. Mire, señora, yo puedo llegar a entender la sobreexposición de remakes; al fin y al cabo, hace muchos años que Jolibud se quedó sin guionistas (la cantera está en la tele, y cada vez se mueven menos de allí), y se dedican a reversionar libros, cómics, videojuegos, obras de teatro, musicales, series de televisión... fagocitan el resto de medios audiovisuales y artísticos. Por tanto, tiene sentido que uno de los que más regurgiten sea el propio cine, que ya tiene unos años. No se me enciendan los cinéfilos de manual, que a veces de los remakes salen cosas aprovechables: ¿cuántas buenas versiones se han hecho de “Luna nueva”? Sin embargo, si por algo se caracteriza la industria americana es por su falta de contención, y aquí es donde patinamos, y de qué manera. Una cosa es reversionar una olvidada película taiwanesa, o un pequeño éxito italiano de hace algunos años; al fin y al cabo, pueden ayudar a que esos largometrajes originales sean vistos por más público, ni que sea por curiosidad. Pero hay películas que deberían ser más intocables que Elliot Ness, no sólo por su valor artístico, sino por la trascendencia de su connotación histórica. ¿Qué os parecería, jóvenes padawanes, un remake de “Ladrón de bicicletas” ubicado en un barrio bajo de Los Angeles, con Harrison Ford y Abigail Breslin en los papeles principales, y dándole calado a una historia romántica del protagonista enchufando a Beyoncé en el reparto? Sí, sí, mucha risa. “Ultimátum a la Tierra” es exactamente eso. Y no hace ni puta gracia.

Como digo, el problema no es que la película sea un mojón del quince, que lo es. El guión es un sinsentido desde la primera escena (pero la primera, primera: que alguien de la platea me la explique, please), la dirección plana y mortecina de Scott Derrickson no da para más que sobrellevar con moderado aburrimiento durante la primera hora, para acabar despilfarrando dinero, recursos y paciencias en toda su recta final, un rijoso esperpento que supera el delirio argumental y que hace sentir al espectador mínimamente avezado algo parecido a una violación moral, aparte de unas incontenibles ganas de arrancarse las encías con un cascanueces. Jennifer Connelly, tan guapa como escuchimizada, se pasea con un indigno piloto automático por el filme, aparte de que como científica resulta tan creíble como Denise Richards en la bondiana “El mundo nunca es suficiente”. Diría que trata de darle empaque al estúpido conflicto materno-filial que se han sacado de la manga los guionistas, pero lo cierto es que se limita a poner el cazo. El hijo de Will Smith es insoportable, y te obliga a rogarle a Gort desesperadamente que se le escape un rayo de esos en la dirección del niñoloscojones. Pero lo verdaderamente grande de este melonazo de película está a cargo de Keanu Reeves, que alcanza un hito histórico en el campo de la interpretación: se muestra absolutamente incapaz de expresar inexpresividad. Uséase, no sólo no sabe actuar, sino que ni siquiera sabe no actuar. Lo cual, de hecho, le otorga un mérito indiscutible como actor de altísimo caché.

Pero lo peor de todo esto no son las múltiples e irritantes carencias del truñometraje, sino la existencia misma de este proyecto. “Ultimátum a la Tierra”, el original, es un absoluto hijo de su tiempo. En pleno brote de continuos productos de ciencia-ficción basados en el axioma marciano invasor=comunista invasor, la película de Robert Wise planta sus reales en un punto de partida radicalmente distinto, trasladando el epicentro coyuntural al peligro nuclear (recordemos, año 1951: Hiroshima, como quien dice, acaba de ocurrir), mostrando a los extraterrestres como una especie de cascos azules intergalácticos, y dejando caer alguna que otra referencia religiosa. Sí, puede que hoy en día la película esté desactualizada, el mensaje desfasado, y Gort parezca sacado de una obra de teatro infantil de fin de curso. Pero “Ultimátum a la Tierra” es hija de su tiempo, una película imprescindible en un contexto cinematográfico e histórico que optimiza su relevancia, una referencia para estudiantes de cine y para aficionados de todo pelaje. Un remake, hoy en día, no sirve para nada, excepto para que nos molestemos en volver a ver el original con una mezcolanza de admiración y profunda mala leche. Bueno, para nada no: para liderar las taquillas Yuesei y española, por ejemplo, y para que idiotas redomados como yo le paguemos el bótox facial a Keanu.

P.D.: si no quieres caldo-etcétera. Está en marcha el remake de “Planeta prohibido”. ¿Alguien tiene un cascanueces a mano?

12 comentarios:

Josep dijo...

Merecidos los palos que das: me han gustado más los vídeos que insertas que la película (bueno, lo de película es siendo condescendiente y magnánimo).

Lo que me hiela la sangre es saber que también Forbidden Planet está en vereda: lo leí hace unas semanas, pero ya no me acordaba. Y lo de Ladrones de Bicicletas, mal dicho: a ver si algún gilipollas de jolibud lo tienes como lector y se le ocurre la idea, no en vano mi "admirado" Pacino ya metió la gamba con Perfume de Mujer (y encima le dieron el Oscar, no te fastidia)

Me quedo sorprendido -no todo van a ser coincidencias- con tu laxitud respecto a los "remakes", que deberían prohibirse, salvo que salgan de sus tumbas gentes como Hawks, Wilder o Hitchcock para llevarlos a cabo, con sus respectivos guionistas, claro.

p.d.: un cascanueces no, pero para los reyes ya me he pedido un lanzallamas....

Un abrazo.

Manuel Márquez dijo...

Pues no estoy de acuerdo con vosotros, Marc y Josep, y no en lo de la peli (afirmativo, es un auténtico bodrio...), sino en lo de las nuevas versiones. Que se hagan muchas, y pronto, y peores aún que ésta (si es posible, que no es fácil...); no se me ocurre otra forma de que esa bola reviente y muera de muerte natural...

Un abrazo y buen fin de semana.

Sesión discontinua dijo...

te has quedado a gusto, y aunque no entra en mis planes verla no me extraña nada de lo que dices. solamente te has dejado una cosa por criticar: tu pésima elección a la hora de bajarte a la mundana cartelera!!!! jajajajaja.... estoy convencido de que la nueva de Bond te habría resultado fallida, pero más entretenida que esta.

Nos hacemos mayores y cada vez tenemos más peliculas en la retina, asi que es más dificil que nos sorprendan....

anro dijo...

Hombre, someterse a una sesión de masoquismo de forma voluntaria tiene sus consecuencias. Aquí, la gente inteligente y sapientísima, pasó del asunto olímpicamente, y ya ves, tan fresco como una lechuga.
En fin, amigo, elige bien la peli que te propongas ver este fin de semana y desaloja la mala leche. ¡Hoy es viernes!....No sé por qué digo esto de forma tan optimista si tendré que trabajar inclusive el domingo. ¡Graggg!
Un abrazote.

Deyre dijo...

Interesante reflexión. Lo peor de los remakes no es tanto que estén muy por debajo del nivel de la historia original, sino que habrá gente que sin tener muchos conocimientos cinematográficos despreciará la película original por la imitación.

marcbranches dijo...

Alasgüenas. Josep, quede constancia de que no defiendo los remakes por sistema; en general, me parecen inútiles, una pérdida de tiempo y una muestra de falta de imaginación. Pero hay circunstancias en las que pueden ser, por lo menos, útiles, ni que sea para promocionar el original, porque pertenezca a una filmografía minorista, o porque el original sea muy malo, que también puede ser. Por lo demás, de acuerdo con todos los comentarios, incluida mi falta absoluta de criterio para elegir, rayana en el masoquismo complaciente y regada con un punto de pereza para desplazarma a más de cinco minutos de mi casa. Saludos.

Anchiano dijo...

Bastante de acuerdo en tu crítica, la película te deja más impasible que la cara de Keanu Reeves. Yo creo que este es uno de los años más huérfanos de películas de calidad de los últimos tiempos, es bastante preocupante.

marcbranches dijo...

No sé si es uno de los años de peor calidad cinematográfica. La verdad es que lo decimos cada año, pero aún no hemos visto unos cuantos de los pesos pesados. En cuanto a blockbusters, ha habido años peores: sin ir más lejos, el de las terceras partes, el año pasado creo, con "Spider-man 3" o "Piratas del Caribe 3", más "Transformers", y unos cuantos truñazos más que hubo aquel verano. Este, por lo menos, hemos tenido "El caballero oscuro"...

Möbius el Crononauta dijo...

Simplemente me niego a ver ni saber nada de esta cosa. ¿Remake? ¡Bonito eufemismo!

marcbranches dijo...

Dentro de unos años, esta película será recordada casi tan cariñosamente como, pongamos, "Campo de batalla: la Tierra".


Sí, es muy fuerte lo que estoy diciendo, y asumo las consecuencias.

Laura Hunt dijo...

Pero hombre, Marc, hay que ser masoquista para ir al cine a ver esta cosa... ¡y con lo caro que está! a mi ni se me ha pasado por la cabeza, porque mira que tiene mala pinta, y según lo que dices no iba yo desencaminada. Podías haberla dejado para la sección Ed Wood.

marcbranches dijo...

Y de hecho, tiene la etiqueta de "Ed Wood" insertada, sólo que ha sido un post más cabreado que divertido, no por el dinero malgastado (me sobra la pasta, babe), sino por la caradura y el estropicio perpetrado con el clásico de Wise...

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy