RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
28

TÚ ME COMPLETAS


Bienvenidos al fenómeno cinematográfico del año. Después de más de un año de campaña viral incesante e imaginativa, de marketing avasallador y de expectativas exosféricas, ha llegado, como un tanque a una caseta de perro, “El caballero oscuro” a llevarse todo por delante. Crítica, público y taquilla rinden pleitesía a la secuela de “Batman begins”, de tal manera que si hoy en día no quisiera ser alguien, ese sería Christopher Nolan: va a ser imposible cumplir las expectativas para una hipotética tercera parte, si es que se acaba haciendo, y, lo más importante, si él la acaba dirigiendo. Lo siento, mucho, Chris, pero la culpa es tuya y de tu ambición: en lugar de fijarte en el “Superman” de Donner o tu propia “Batman begins”, has disparado hacia los límites del cielo. “El imperio contraataca”, “Heat”, “El padrino II” han sido tus referentes (tú mismo lo has dicho), y has conseguido una película, sí, de entretenimiento (no lo olvidemos) que se acerca a unos límites de complejidad a los que el 99% de tus colegas jamás hubieran osado ni acercarse. El día que te sientes delante de un ordenador, con tu hermano, a escribir la tercera entrega, te darás cuenta del embrollo en el que te has metido. Suerte, chavalote.

Lo voy a poner en mayúsculas para que quede claro: “El caballero oscuro” NO ES UNA PELÍCULA DE SUPERHÉROES. El maniqueísmo habitual que impregna este género brilla por su ausencia, y, por otra parte, el filme se cuestiona cosas que jamás una película de superpijameros se plantea, puesto que está en su propia esencia: la condición de “fuera de la ley” de un superhéroe. “El caballero oscuro” se plantea ese conflicto, el de permitir que un vigilante ajeno al sistema haga justicia por sí solo, desde el principio hasta el final, y lo deja sin resolver, a la espera de que el espectador decida, si le apetece, por sí mismo. Prueben, jóvenes padawanes, a sustituir en sus mentes a Batman por un agente de la CIA de élite, y a quitarle el maquillaje al Joker: ¿qué les sale? Un thriller policíaco. En efecto, el largometraje de Nolan es un thriller policíaco de exhaustiva densidad narrativa (con las subtramas superponiéndose progresivamente) y un extraordinario sentido del suspense, giros de guión incluidos. Batman, en esta película, es menos héroe que nunca (con un Christian Bale al que el film no le permite apenas lucimientos), va siempre a rebufo de su antagonista, y sus decisiones más “heroicas” provienen de los sacrificios personales a los que se obliga a sí mismo durante la historia, y que no puedo revelar a coste de destripe de filme. El aura ligeramente sobrenatural, generador de pánico, que le rodea en la iniciática “Batman begins”, desaparece casi por completo en “El caballero oscuro”. El terror pasa a ser coto privado del villano más famoso del mundo del cómic, el Joker, que en esta película se nos muestra como un rottweiler rabioso (como él dice, “un perro que persigue coches”), más que el payaso cruel que se nos muestra en el tebeo; a ello contribuye, claro, la espeluznante interpretación del fallecido Heath Ledger, quien, literalmente, desaparece en el personaje a través de un trabajo actoral tan minucioso y preciso que se permite llevarle a los límites de la pantomima sin que, en ningún momento, se le pueda calificar de histriónico. Ledger consigue que su Príncipe Payaso pase, directo y sin peaje, a la galería de mejores villanos de la historia del cine, fagocitando la película en cada aparición. Su Joker es un agente de élite del caos, una máquina perfecta de generar espanto, individual y colectivo, y cuyo único objetivo es pervertir la moralidad del ciudadano de a pie, y derrumbar todos los mecanismos de control de esa moralidad. Y ese control, para el Joker, está representado, en su máxima expresión, por Batman, a quien adopta como su némesis. Y de ahí esa frase que en boca del Joker queda tan perversamente distinta de la de Jerry Maguire: “tú me completas”.

Esa lucha por el mantenimiento de los códigos morales (cuyo máximo exponente es el “no matarás”) es el baile principal del film, pero no el único. Como he dejado dicho, los subargumentos (la trama policial del principio alrededor de los bancos de la mafia; el triángulo amoroso con Harvey Dent, Bruce Wayne y Rachel; Bruce planteándose dejar la capa; el tipo que pretende chantajearle con su identidad secreta; el ascenso y caída de Harvey... arf, arf, arf) se van superponiendo sin pisotearse, y van elevando la intensidad de la narración a medida que se suceden los acontecimientos y el Joker va subiendo el nivel de su caosómetro. De todas maneras, es cierto que toda escalera tiene sus descansillos, y que no hubiese venido mal algún tiempo muerto entre tanta densidad. De entre todas las subtramas, la más superficial y orillada es la del triángulo amoroso, confirmando que el problema de Rachel Dawes no era la actriz (que también), sino el personaje en sí, con el que Maggie Gyllenhaal hace lo que puede. Harvey Dent, por el contrario, es el personaje central de la historia, en realidad, puesto que alrededor de él se toman las decisiones más importantes, y se suceden los acontecimientos más trascendentes. Interpretado con competencia y acierto por Aaron Eckhart, que le da al personaje las dosis necesarias de encanto y turbación, a Harvey Dent le toca dar el salto característico más discutible, por forzado, sin dejarse demasiados jirones de verosimilitud en el intento. Morgan Freeman y Michael Caine cumplen con su parte con la solvencia habitual y ayudando a Bruce Wayne a mantener cierto equilibrio.

Sin embargo, el gran tapado de la película es Gary Oldman. Su protagonismo, respecto a la primera entrega, crece considerablemente, y todos salimos ganando. Su Jim Gordon es, quizás, la adaptación más fidedigna de un personaje de cómic (este sí) que yo haya presenciado en mucho tiempo. Oldman ES Gordon. ¿Y qué es Gordon? Pues ni más ni menos que, junto al mayordomo Alfred, el ancla moral de Batman, su apoyo imprescindible en el sistema, la necesidad de Batman de que los mecanismos de control de la sociedad pueden funcionar desde dentro. Gordon es Batman creyendo en la Humanidad. En “El caballero oscuro” no se llega a tanto, pero la interpretación de Gary Oldman nos presenta a un personaje íntegro, eficaz, tridimensional, dispuesto a ayudar a su amigo hasta un final abierto en el que se rediseña el status quo del hombre murciélago, dejando así el camino expedito hacia una nueva secuela que, quizás, vuelva a focalizarse en los fantasmas privados de Bruce Wayne. O no. Lo que decida Christopher Nolan ese fatídico día en el que vuelva a sentarse delante del ordenador. Te acompaño en el sentimiento.

28 comentarios:

DiegoAlatristeyTenorio dijo...

Pues así es, amigo Marc; hemos asistido al espéctaculo cinematográfico del año y los Nolan y Goyer lo tienen muy chungo para, como mínimo, igualar la proeza.

Acabo de volver a verla y se me erizan todavía los pelos del cogote repasando todo el metraje (yo ya quiero que aparezca el dvd ó blu-ray repleto de extras para extasiarme más si cabe y si se añade el montaje original, "miel sobre hojuelas").

El caso es que a ésta gente hay que premiarlos nada más que por la honestidad y valentía de llevar a cabo semejante proeza. Como siempre, habrá gustos para todos y habrá gente a la que le parezca densa o pretenciosa, y nada más lejos de la realidad.

El cine bien hecho siempre es bienvenido y en los tiempos que corren "The Dark Knight" es un oásis en el largo desierto que nos toca recorrer durante meses, a veces, en nuestra particular travesía por el desierto cinematográfico actual.
Si además de una grandísima historia contada con una precisión cirujana, se nos presenta una actuación memorable como la del malogrado Ledger, ya es para desmonterarse. Consigue que sólo veamos al personaje, no hay actor por ningún lado. Su Principe Payaso nos sume totálmente en el mismo caos con que azota a Gotham.
Y como bien dices es, desde ya, uno de los mejores villanos de la historia del cine.

Bale cumple nuévamente como Batman y sigue siendo el mejor actor que ha vestido el manto del murciélago.

No luce como Ledger evidéntemente, pero la carga moral y dramática de su papel la cumple con creces.

Con Aaron Eckhart tenía yo mis dudas y va el tío y se saca de la chistera un Harvey Dent que nada tiene que envidiarle al que para mi era el mejor hasta la fecha; el de la grandísima serie animada de Bruce W Timm. La escena en el estrado es genial y el tío impone, vaya que sí...

Y por último (sin menospreciar el trabajo de Caine, Freeman y Maggie), y como he dicho, vista por segunda vez. He de decir que Gary Oldman me ha arrebatado de todas todas. Es Jim Gordon, simple y llánamente. El íntegro, el amigo, el que se sacrifica, el que sufre...sigo alucinando con toda la escena final entre él y nuestro enmascarado justiciero. Papelón para él.

Con multitud de guiños a los cómics, como ya hemos comentado, con una fotografía genial (hay escenas que se quedan grabadas a fuego, como la que has puesto en el post, de Batman entre los cascotes) y con un score apabullante de Zimmer y Newton Howard (el tema del Joker es sencillamente espectacular), la película es de 10 (yo le perdono la flojedad del tema amoroso).

Como ya comenté en el foro; no sé si a Ledger le caerán premios o no (que se lo merece), pero si los carcas hollywodienses fueran valentes, ésta cinta tendría que estar entre las cinco candidatas al muñecote dorado con espada.

Josep dijo...

Ya sabía que te había gustado mucho e intuía por donde iba a girar el eje de tu comentario, muy bien escrito, por cierto.

Pero hay una cuestión que pareces dejar de lado: The Dark Knight ES UNA PELÍCULA DE BATMAN.

Batman no es un superhéroe con superpoderes; tiene super-gadgets, como Iron Man, y mucho valor, pero es un hombre.

Un hombre que se toma la justicia por su mano.

Sin tantas alharacas, hay muchas películas acerca de justicieros nocturnos.

La diferencia de Batman, como personaje prototípico recreado a través de cientos de tebeos, es que él en ocasiones siente la duda sobre la idoneidad de su conducta.

La película en cuestión, con su extenso y complejo guión, adolece de dispersión y olvida profundizar. Ya dice el refranero que quien mucho abarca, poco aprieta. La prueba la tienes en que tú mismo razonas que el verdadero protagonista no es Batman sino el Joker. Ese cambio de centro de interés es un tanto tramposo con la convocatoria y si aún tuviera la debida relevancia, tendría un pase. Pero el añadido del fiscal con su cambio tan poco lógico que parece inexplicable con una reducción que casi le convierte en gratuíto, de nuevo, hace que se pierda fuerza en la narración.

Ya sabes que coincido en alabar a Ledger, que compone, desde luego, el mejor Joker de la historia; incluso diría que el mejor villano de la saga Batman.

Coincido también contigo en que Gordon obtiene la relevancia que merece y ya sabes que el personaje femenino me dejó más bien frio, seguramente por estar muy mal escrito, aunque creo que la actriz no da el pego ni con cola.

Me sorprende que alabes esa condición de intercambiable que apuntas, ya que para mí no es virtud sino defecto: o la película versa sobre Batman o si no es una película de Batman, mejor hacer otra; sería lo más lógico.

Esperaba que me aclararas las supuestas virtudes de la cinta como producto del género de acción, cuyas escenas homónimas, nuevamente, como sucedía en Batman Begins, carecen de la fuerza necesaria en un producto de este tipo.

Sea como sea, me alegro que te gustara tanto.

marcbranches dijo...

Hete aquí un ejemplo gráfico de dos opiniones tan divergentes que parecen hablar de películas distintas. Qué grande es el cine...

Josep, comienzo por ti, porque de esa manera, en parte, contesto a Diegoetc. TDK no es una película de superhéroes porque su estructura no encaja en los arquetipos del subgénero pijamero, sino a los del thriller policíaco. Esto no es ni una virtud ni un defecto, es un hecho. Nolan se apoya en la no necesidad de presentar al héroe (por ya presentado en la primera entrega) ni al villano (porque no quiere que tenga pasado, en una excelsa decisión) para ir al grano de lo que quiere contar desde el primer momento. El hecho de pertenecer a un género o a otro ni le da ni le resta calidad. Sin embargo, para ti el hecho de que hable sobre Batman es un punto en contra, puesto que de arranque le prohibes al film que pretenda tener ninguna carga de profundidad, que se salga de sus cánones de supuesta simplicidad establecidos, puesto que "va de Batman y no hay más". ¿Prejuicio? Si no lo es se le parece. A estas alturas, el cine está pleno de excelentes películas que se mueven entre géneros, y estoy seguro que tú has alabado muchas. Por otra parte, decir que el protagonista de TDK es el Joker es reinterpretar el film, puesto que, aunque domine el escenario (por supuesto), la película es bastante coral. Pero, aunque fuera así, ¿por qué eso significa ser tramposo? Te has ciscado con la campaña de marketing (que se inició mucho antes de la muerte de Ledger, por cierto...), pero esta dejaba muy claro que el Joker iba a tener un papel preponderante. No creo que haya ningún espectador que se sienta estafado porque Joker domine la función muy por encima de Batman... como no creo que nadie se queje de que Darth Vader se comiese con patatas al sosainas de Luke Skywalker...

Las escenas de acción y suspense son, en su mayoría, impecables e inteligibles. El atraco inicial es extraordinario, seco, conciso, a plena luz del día, y sí, recuerda a "Heat". Todo lo que ocurre en el film cuenta, sirve para algo (excepto la aparición del Espantapájaros, gratuita: ahí estamos de acuerdo), encaja. Como digo en la crítica, los hechos se van superponiendo sin tiempos muertos, no se abusa de los giros de guión (los que hay funcionan, e, insisto otra vez, sirven), y la coherencia narrativa es absoluta. A medida que el Joker va adquiriendo protagonismo y poder, la sensación de caos en Gotham se va imponiendo progresivamente, se percibe el terror impuesto en el ciudadano, y el verdadero plan (o, mejor dicho, anti-plan) del Joker queda al descubierto. El predominio de la luz del día de las primeras escenas se desvanece a manos de las escenas nocturnas, hasta llegar a un final oscuro como pocos, que se niega a cerrar de manera facilona la historia.

De todas maneras, sé que toda esta parrafada no te va a sacar de tus escépticas sensaciones, y yo que me alegro. No sé a ti, pero a mí, las unanimidades absolutas me inquietan... un abrazo.

Diegoetc., me he dajado un montón de cosas en el post. Por supuesto, la BSO es excelente, tanto las variaciones de la BSO de "Batman begins" como los temas nuevos, con summa cum laude para el tema que acompaña al Joker y ese "Watch the world burn" que en el filme queda medio tapado, pero que escuchado en solitario es hermosísimo. La fotografía es otro punto a favor, indudablemente. En cuanto al tema premios, yo no me mojo. Siempre es un tema de mucho subjetivismo; lo de menos, creo yo, es que a Ledger le den el premio o no. Su personaje va a ser recordado durante mucho tiempo, y la perdurabilidad, en el arte, es el mejor premio. Saludos.

J.A. Pérez dijo...

Estoy de acuerdo con lo de que TDK no es una película de superhéroes. Pero es que el propio personaje no es un superhéroe desde su propia génesis, sino más bien un justiciero que se oculta tras una máscara... como símbolo. Desde "Batman Begins" se sigue con esa idea: la del símbolo que busca que se imponga la justicia. Y TDK continúa con esa línea.
Y sí, Nolan & Cia. tienen un problemón si se ponen a hacer una tercera parte. Con TDK les ha salido un film complejo, lleno de recovecos, con unos personajes que (a diferencia de los expuestos por Burton y Schumacher)no son nada planos.
Ledger y su hipnótica interpretación de Joker aparte (estoy deseando escuchar su voz en la V.O.) estoy muy de acuerdo con lo de Oldman/Gordon. Pasa de ser un secundario más a convertirse en el contrapunto perfecto entre el caos de Joker y la justicia enmascarada de Batman.

Como podéis ver, no es que vaya precisamente a llevaros la contraria...

En fin... un saludo a todos.

marcbranches dijo...

J.A., cierto es que Batman se aparta del superhéroe standard, desde el momento en que no tiene ningún poder sobrehumano y la atmósfera que le envuelve es considerablemente más terrenal que la de sus compañeros de "fiesta". En sus orígenes, de hecho, era, sobre todo,un detective, que ahsta llevaba pistola (hoy algo impensable).

Si no has visto a Ledger en V.O., te puedo asegurar que no has visto su interpretación... Saludos.

Laura Hunt dijo...

Hombre, Marc, con respecto a la última frase de tu último comentario, voy a tener que ponerme en plan "tiquismiquis" y corregirte: yo, que no he tenido otra opción que ver The Dark Night en versión doblada, te diré que ver si he visto la interpretación de Heath Ledger, lo que no he hecho es oirla, y no veas lo que me fastidia, porque estoy convencida de que su trabajo con la voz será igual de impresionante que el resto. Soy plenamente consciente de que solo he disfrutado de su interpretación a medias, y no me queda otra que esperar a que la película salga en dvd para poder ponerle remedio al asunto.

Por lo demás, y para repetir una de las frases más repetidas por algunos de los habituales de la Linterna: poco puedo añadir. Como ya habrás leído el comentario que escribí en el foro de Cuenta Lo Que Fuimos, sabrás que la película me ha encantado, y que vengo a estar de acuerdo contigo.

Solo puedo decir una cosa: estoy desando volver a ver la película.


PD: Yo también pienso que Christopher Nolan va a tener muy crudo el superar esta película, en caso de que haga una tercera parte. Fue lo primero que pensé según salía del cine. ¡Menuda presión va a tener encima!

marcbranches dijo...

Laura, cuando llegue ese glorioso día en que puedas disfrutar la película en V.O. te aseguro que entenderás lo que digo, y me darás la razón. Su primera entrada, en la reunión de mafiosos, soltando una carcajada voluntariamente apagada, en tono gravísimo, alerta todos los sentidos. Y a partir de ahí va para arriba. Efectivamente, leí tu comentario del foro (incluyendo vicisitudes fraternales), y, desde luego, acabaré viéndola otra vez. Saludos.

Möbius el Crononauta dijo...

A la espera de verla, me alegro al menos que la mayoría de comentarios que estoy recibiendo sean positivos en mayor o menor grado. "Batman Begins" no me gustó tanto como "Batman vuelve", pero desde luego barría todas las aberraciones que se rodaron tras Burton.

Coincido en lo de Oldman, realmente es Gordon. ¿Qué fue del detective gordo y corrupto que aparecía en las primeras entregas? Me gustaba ese personaje, me recordaba también al del comic.

En fin veremos el Joker que tal.

Saludos

marcbranches dijo...

¿Detective gordo y corrupto? Te refieres, supongo, a Flass, al que Batman interroga tan "suavemente" en "Batman begins". magino que estará en el trullo, donde debe... Al inicio de TDK queda claro que se ha hecho una "limpia" en el corrupto departamento de policía. Me choca que digas que te recuerda al del cómic, porque sólo aparece en "Batman: Año Uno" y físicamente no tiene nada que ver. Puede que lo confundas con Harvey Bullock, que sí que es gordo y algo zarrapastroso, aunque no corrupto. Saludos.

Joan dijo...

Plas, plas y plas. Aplausos, reverencias y parabienes.

Coincido con lo de la V.O.S. y apoyo prácticamente todo. Sólo espero poder volverla a ver (una vez en el cine -esas pantallas y ese sonido son impagables- y otra en casita con DVD con subtítulos o con mi amiga la mula.

Saludos

marcbranches dijo...

Supongo que los aplausos y demás son para la película... Yo también espero volverla a ver, de nuevo en V.O. (no concibo siquiera la posibilidad de verla doblada), y ya cuento los días para tenerla en DVD. Saludos, y bienvenido, que me da que es la primera vez que pasas por aquí.

JuanFalla dijo...

Hola, primera vez por aquí.

Me gustó mucho la reseña. Especialmente lo que comentas acerca de lo que Alfred y Gordon representan para Batman.

Así mismo, el primer párrafo. BUENISIMO. Estoy totalemtne de acuerdo, despues de The Dark Knight que viene? Como hacer una tercer parte después de esta obra maestra?

Pero bueno, Da Vincis hay en el mundo, no muchos, pero la historia nos los ha dado.

Rezo, para que los hermanos Nolan sean el Da Vinci del celuloide!!!

"“El caballero oscuro” NO ES UNA PELÍCULA DE SUPERHÉROES."
Totalmente de acuerdo.

Y creo que en esto es que radica el exito. En que Nolan nunca se planteó esta historia como una de un super héroe.

En fin, que más cosas se pueden decir mas que lo que tu (y otros cientos de criticos) han dicho?

Yo la ví y la definí de la siguiente manera:
Es la versión 2008 de "El Padrino". No por que las historias sean aprecidas. Sino por la grandeza de ellas.

marcbranches dijo...

Juanfalla, bienvenido pues al pisito. Más que versión 2008 de "El padrino", que son palabras mayores, yo diría que es una versión 2008 de "El imperio contraataca", con la que la comparo a nivel de sensaciones provocadas. Aunque, claro, aquello de "Luke, yo soy tu padre" no habrá Dios (o Nolan) que lo iguale...

Joan dijo...

Pues sí, llego desde el bloc de Josep. Y los plas, plas, plas eran para la reseña (aunque para la película, también).

marcbranches dijo...

Sí, Joan, te recuerdo de "verte" por allí. Si los aplausos eran para la reseña, hago una reverencia de agradecimiento. Un abrazo.

Planocenital dijo...

Muy interesante tu post, y en la gran mayoría de las cuestiones estamos de acuerdo. Soy de los que creen que Harvey Dent es la clave para comprender del todo la película de Nolan; su imagen política de cambio, su posible sustitución del símbolo del encapuchado, su corrupción, su muerte... Como dije extensamente en un artículo de mi blog, conforma junto a Batman y al Joker un verdadero ménage à trois de ideas nada superficiales.

Saludos!

Hernán.

marcbranches dijo...

Alasgüenas, Hernán. Efectivamente, Harvey Dent es la clave "ideológica" de la película, y el mayor triunfo, por tanto, del Joker. TDK es un film que permite interesantes lecturas, aunque algunos análisis que se están haciendo van, creo yo, más allá de lo que Nolan pretendía. Saludos.

Rebeca Rodríguez dijo...

"Ledger consigue que su Príncipe Payaso pase, directo y sin peaje, a la galería de mejores villanos de la historia del cine, fagocitando la película en cada aparición".


¡Amen!

Martí dijo...

Excelente reseña.

Estoy pendiente de verla por segunda vez, pero coincido en prácticamente todo lo que comentas. Personalmente, también he procurado subrayar que TDK no es una película de superhéroes, es mucho más que eso.

Para empezar, porque es la película más humana que se ha hecho nunca en este género. Los personajes no se definen exclusivamente por sus hechos o por su aspecto, sino por lo que son, o lo que quieren ser. El ejercicio acerca de la existencia de cada uno, su motivo de ser, es brillante. En este sentido, me quedo con la conversación entre Batman y Joker en la comisaría y este "tu me completas" que muy bien has destacado, uno de los diálogos que he vivido con más intensidad en el cine últimamente.

Luego está Ledger y esa espectacular creación suya llamada Joker. Un amigo me comentaba al salir del cine que quizás le hubiera gustado "reconocer un poco más a Ledger en el personaje", pero que no pudo. Y es que este es uno de estos casos en los que el actor se deja engullir completamente, y el resultado simplemente es tan genial como aterrador.

Para acabar, yo creo que los Nolan tampoco lo tienen tan dificil como dices. TDK tiene un guión impecable, pero el siguiente supondrá una dimensión completamente nueva. La definición de Batman y del resto de personajes es admirable, pero es la que tocaba para esta película. La siguiente tendrá a un Batman que parte desde una posición totalmente nueva, otros personajes, otros villanos, otro rumbo... ¿por qué no acertar de lleno otra vez? Yo creo que son capaces de hacerlo.

marcbranches dijo...

Amén, pues, Rebeca, y bienvenida, puesto que diría que es tu primer paseo por la Linterna. Ya que te centras en Joker, conecto tu comentario con el de martí, que destaca la capacidad de Ledger para desaparecer en el personaje, algo absolutamente evidente en esta película. No hay rastro de Heath Ledger, ni en los gestos, ni en el rostro (siquiera en ese fugaz momento en el que le vemos sin maquillaje y disfrazado de policía), ni, desde luego, en la voz. Por otra parte, cuando me refiero al problemón que se le presenta a los hermanos Nolan es, particularmente, por las desmesuradas expectativas que habrá desde el mismo momento en el que aparezca el primer rumor de que están escribiendo la tercera parte. De hecho, ya están apareciendo rumores sobre Angelina Jolie y P.S. Hoffman (por supuesto, absolutamente gratuitos)... Saludos, martí, y bienvenido también.

Anchiano dijo...

Te doy en la razón en lo que comentas sobre Gary Oldman, es el Gordon de los cómics, efectivamente. Pero a mi esta película no me parece en absoluto esa extraordinaria película que la mayoría de la gente ve, la verdad, ni tampoco he conseguido experimentar todas esas sutilezas que supuestamente contiene y me he quedado con una película de acción bien rodada, competente, pero no para tantas alaracas.
Saludos.

marcbranches dijo...

Hola, Anchiano, veo que estás de vuelta. No sé si el tema de la clasificación de la película en el ranking de Imdb se ha sacado de quicio, de tal manera que en algún momento ha parecido que estábamos ante el Segundo Advenimiento hecho película, o algo así. Yo creo que supera por muchos acres la definición de "película de acción competente", pero para gustos-etc. Saludos.

Anchiano dijo...

Si, ya estamos de vuelta :D Con renovadas energías y con nuevos proyectos, a ver que tal salen.
Un saludo.

El Zopilote dijo...

Tenía que comentar aunque sea tarde pero es una critica justo en el clavo, claro la película no es de superhéroes, excelente critica con fundamento y sincera no tengo mayores cosas que decir mas que concordar con todo jeje, con respecto a lo que dice Josep de que carece de profundidad no entiendo a que tipo de profundidad se refiere por ejemplo el Joker nunca ha tenido origen, a pesar de que Allan Moore le creo un origen en los noventas nunca ha sido tomado como tal y Nolan lo sabía perfectamente que proporcionarle un origen al Joker sería destruir una de las partes mas importantes del personaje, que es el misterio que le adorna, todas sus acciones carecen de lógica aparentemente y sus motivos siempre serán un enorme misterio, no me explico como puede opinar que esta película carece de profundidad inclusive me atrevo a decir que Nolan mejoró el origen de Harvey Two-Face dándole una mejor excusa para volverse un demente mas del gabinete de ciudad Gótica. En fin hay opiniones y hay opiniones pero me parece que el nunca ha leído un comic de Batman, en los cuales muchas veces se puede apreciar que no solo es Batman el protagonista si no sus personajes de soporte también y una muestra de ello uno de los mas impresionantes comics que ha existido es el de Batman The Killing Joke publicado en 1988 (bastante transgresor para su tiempo) en donde se puede apreciar el grado de maldad del Joker inclusive el de Batman The Man Who Laughs es otra muestra de que el Joker es el Joker así de simple “agente del caos”.

En fin también se le olvido a el que los cómics de Batman no son de superhéroes tampoco, son de un hombre con muchos problemas sicológicos que casualmente le gusta vestir de murciélago y combatir el crimen.

Saludos Marcbranches tu critica estuvo buenísima.

Marchelo dijo...

Estupendo comentario, muy bueno! ya la he visto 2 veces en el cine y me parece excelente, no resiste comparación con cualquier otra película de superhérores!

Saludos, nos leemos

marcbranches dijo...

Gracias a ambos. Zopilote, me consta que Josep sí ha leído cómics sobre Batman; él tiene una opinión muy definida sobre el género que quedó expuesta y debatida en el post de su blog sobre TDK. Es tan respetable como cualquier otra, aparte de que enriquece el necesario debate y ahuyenta la unanimidad, concepto que siempre me ha parecido inquietante. Saludos.

Marchelo, he leído tu entusiasta crítica, y veo que coincidimos. Yo aún no he tenido la oportunidad de veral por segunda vez, aunque es mi intención. Sin embargo, me niego a verla doblada. Por lo menos hasta que me compre el DVD... Saludos.

Castigadora dijo...

No podría estar más de acuerdo contigo, es una pelicula deja de lado toda la saga de este personaje. Es un producto muy bien elaborado, que atrae incluso a los que no se declaran aficionados a este personaje.
El Joker es brillante, teniendo que superar al recuerdo de Jack Nicholson, algunos esperaban que fuera un desastre, pero sin duda, para mí mejora con creces este villano, y es un personaje tremendamente atractivo. Por supuesto muy bien interpretado, al igual que el Batman. Dos grandes actores para una gran pelicula.
Saludos

marcbranches dijo...

Buenas, castigadora, compañera de Virgo (con perdón). El Joker de Nicholson, posiblemente, era más parecido al de los cómics, por lo menos desde cierto punto de vista. El de Ledger es más rabioso, con mneos sentido del humor, más príncipe y menos payaso. Más crudo y con menos alharacas. Quedará en los anales, y hubiera quedado igual si Ledger continuara vivo, por mucho que digan los oportunistas. Saludos.

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy