RSS
Weblog dedicado al mundo del cine, tanto clásico como actual. De Billy Wilder a Uwe Boll, de Ed Wood a Stanley Kubrick, sin distinciones. Pasen, vean y, esperemos, disfruten. Si no es así, recuerden que NO han pagado entrada.
13

ELEMENTAL, MI QUERIDO ADSO



¡Cachis! ¿Porqué leería antes el libro? Seguro que si no lo hubiera hecho, El nombre de la rosa se habría convertido en una de mis películas favoritas, pero...
El best seller de Umberto Eco había sido un bombazo editorial, en el que se mezclaban referencias a personajes literarios como Sherlock Holmes, Quasimodo o hasta a un escritor como Borges haciendo de bibliotecario, todo ello aderezado con asesinatos, enigmas, jeroglíficos, laberintos, pasadizos secretos, mensajes ocultos, muertes que parecen anunciar el Apocalipsis... para pasárselo en grande, oiga.
Jean Jacques Annaud se obsesionó con el libro nada más que salió a la venta. Tenía que hacer la película, y durante años se dedicó a una laboriosa preproducción, ya que quería que la ambientación fuera perfecta. No me refiero a salas lujosas y vestidos fastuosos, sino que todo parezca como debía ser en la Edad Media: la gente está sucia, le faltan dientes, las tonsuras son auténticas, y se nota. En pocas películas podemos encontrar un grupo de caretos tan alucinantes como en ésta, encabezados por Ron Perlman, todo un experto ya en maquillajes aparatosos.
Después de la difícil tarea de encontrar las localizaciones y los medios, que les ocupó mucho tiempo, faltaba otra aún más difícil. Encontrar el reparto adecuado. Umberto Eco, amigo ya de Annaud, le sugirió a Sean Connery, pero el director rechazó la idea enseguida, ya que en actor escocés no estaba entonces en su mejor momento, precisamente. Fue pasando bastante tiempo y el agente de Connery no paraba de insistir, hasta que consiguió una entrevista. El escocés entró, con su impresionante apariencia, y dijo al director con su potente voz: “¿Quieres que te lea, muchacho?”. Tras el lógico canguelo, a partir de ese momento Annaud tuvo que reconocer que había estado equivocado. Sean era el Guillermo perfecto.
F. Murray Abraham (sé que mataste a Mozart) es el rival de Guillermo, Bernando Gui, un inquisidor que soluciona los problemas llevando gente a la hoguera.
Christian Slater es el fiel Adso, el joven alumno de Guillermo, que aprenderá mucho más de lo que se pensaba. Porque aparte de ser una historia policíaca fascinante, El nombre de la rosa trata de un tema que no ha perdido nada de actualidad: las luchas entre dos formas de ver la Iglesia, la de los franciscanos y los benedictinos, los que creen en la necesidad de la pobreza de la Iglesia y los que no.
La mas mínima pega a la ambientación, música o interpretación, vayamos al pero.
Quien haya leído el libro antes no deja de tener una cierta decepción al ver lo que era la pièce de résistance del libro: la biblioteca. Fascinante, llena de misterios y trampas para que resulte imposible llegar al finis Africae, que en la novela dura varias páginas y en la película se resuelve en unos minutos.
Pero si prescindimos de ese detalle (y comprendo la dificultad de reflejar un decorado así) nos encontramos con una magnífica adaptación literaria, y además en todo un alegato a favor de la risa , algo con lo que estoy totalmente de acuerdo.

13 comentarios:

Josep dijo...

Francamente, Alicia, me sorprende tu indulgencia.

Claro que no puedo ser muy objetivo, pues cuando vi la película ya había leído la obra de Umberto por partida doble, en catalán primero y después en castellano (cosas que pasan cuando a uno le regalan libros).

Lo único salvable me parece Connery, cuyo porte y físico se me antojan aún hoy, idóneos. Tampoco me desagrada Slater.

Pero los demás:¡ay los demás! Si parecen una cohorte de fenómenos paranormales de un circo de los de antaño: sólo falta la mujer barbuda.

Y el trabajo de Annaud me parece lamentable. La amistad que mencionas de Eco creo que se disolvió como azucarillo en whisky cuando vió la película....

Será que la cercanía de las navidades te ablanda el corazón, porque el conjunto viene a ser como unos "pastorets" de mal gusto: por mí, a la hoguera de pedrobotero. La peor adaptación de un buen libro que he visto.

Por cierto: el enlace a youtube "voz" no funciona: ¿será cosa de la inquisición?

Saludos.

Planocenital dijo...

Buenas.
Debo decir que desde chico siempre intenté ver la película y nunca pude. Algunas escenas, algunos fragmentos, y dejaba de verla. Algo no me cerraba, nunca terminaba de creer en las imágenes.
Más tarde me enteré de que estaba basada en la famosa novela de Umberto Eco, libro que leí al poco tiempo y que me pareció excelente (aunque disfruté mucho más El péndulo de Foucault).
Creo que por nada en el mundo volvería a la película de Annaud, ni siquiera para decir "la he visto". Quizás me esté perdiendo una excelente película...
Saludos!

Manuel Márquez dijo...

Pues en mi caso, y a diferencia de los dos comentaristas que me preceden, sí que estoy en línea con Alicia: aún con todas sus concesiones -lógicas, si asumimos que no estamos ante un film con pretensiones minoritarias, sino destinado al gran público-, se trata de una peli bastante estimable. La he visto varias veces, y siempre me ha resultado entretenida; en cualquier caso, y esto es un aserto que vale para cualquier película, creo, tampoco entraría mucho en la cuestión comparativa: enfocado así, es difícil que una película salga airosa...

Un abrazo.

Heitor dijo...

Pues yo como nunca he tenido el libro en mis manos y debido a mi adoración por Connery, pues sí que se convirtió en peli imprescindible. De hecho, nos pasamos meses un amigo y yo jugando al juego (que como no tenía licencia se llamaba la abadía del crimen) en aquellos Amstrad antiguos, de cinta y pantalla verde... pero pasarse el laberinto de la biblioteca era casi imposible!!

alicia dijo...

Josep creo que había quedado claro que prefiero la novela, pero la película me gusta y ha ganado cuando la he vuelto a ver.
Por otro lado creo que te pasó lo mismo que a mi, si se lee el libro antes la película pierde, y mas en tu caso, que la leiste en castellano y catalán (se te olvidó indicar el latín)
Que yo sepa la amistad de Eco y Annaud no se rompió, ni mucho menos.
Peor adaptación de un buen libro me parece por ejemplo La hoguera de las vanidades
Tomo nota del enlace e intentaré arreglarlo cuando pueda.
Bienvenido, Planocenital, a mi también me gustó El péndulo de Foucault, que me parece aún mas difícil de adaptar que El nombre de la rosa.
Gracias por tu apoyo, Manuel. He de reconocer que me habría encantado tener un profesor como Guillermo.
Heitor confirmas que se disfruta mucho mas de la película si no se ha leído el libro antes. La abadía del crimen... ahí si que me ganas, yo no pasé por los Amstrad, pasé directamente a los juegos para PC tipo Monkey island o Gabriel Knight.

Castigadora dijo...

Bueno, yo no he podido leer el libro, pero la película me encanta, la he visto más de una vez, y tanto Slater como Connery, me encantán, me gusta como está ambientada, y un largo etc que tu has mencionado. Pero ahora lo que me ha entrado ganas es de leer el libro! A ver si para estas Navidades me lo autorregalo, porque parece que hay consenso en que es mejor incluso que la peli

Felicidades por el Post Alicia!

Saludos!

DiegoAlatristeyTenorio dijo...

Evidentemente, como bien has dicho, Alicia, partiendo de la base de que el libro es mejor (como normalmente pasa con casi toda adaptación literaria al cine), si que es bajo mi punto de vista y con el paso de los años una de las mejores que se han hecho. A comienzos de los 80 era casi un ritual regalarse la novela de Umberto Eco. Los que éramos estudiantes nos rascábamos el bolsillo porque la única edición, la de Lumen, era bastante cara, pero al menos tenía una portada preciosa. Luego, cuando hicieron una película de un libro del que habíamos hablado hasta la saciedad, nos quedamos un poco descolocados. Por entonces el cine no era tan rápido a la hora de oler cualquier filón, aunque, para tratarse de los 80, la adaptación fílmica de la novela fue bastante rápida. Fuimos, un poco recelosos, y la cosa no nos disgustó. Nos chocó ver a 007 (hacía bien poco que Connery se había despedido del personaje con "Nunca Digas Nunca Jamás") y también un tío muy feo que luego, por obra y gracia de Jeunet y Caro, conoceríamos como Ron Perlman. A los que nos gustaban los ambientes oscuros y sofocantes, la película nos pareció bien; a otros, demasiado feísta. Pero, insisto, andábamos descolocados por eso de la semiología. Hoy, con tanta banalidad elevada inmediatamente al altar del celuloide, la película me parece una grandísima obra que como un buen vino en barrica va ganando con los años.

PD: Una cosa que no voy a perdonar a los de Manga Films es la infamia que han cometido en el doblaje al castellano con la escena suprimida en el cine de la biblioteca que han hecho para la edición en DVD...directamente oidla en v.o. porque la cosa es sonrojante.

alicia dijo...

Gracias, Castigadora; creo que el libro no te decepcionará; yo al menos lo he leído unas cuantas veces y siempre me ha atrapado por igual.
JR, creo que Annaud fue muy rápido al querer adaptar la novela, y mas considerando que entonces no estaba tan de moda las adaptaciones literarias, pero estuvo unos años buscando localizaciones. La película supuso un nuevo comienzo de la carrera de Sean Connery, con los resultados conocidos por todos. Ron Perlman aparte de Annaud, Jeunet y Caro ha sido "muso" de Guillermo del Toro, por lo que su historial es impresionante.

J.A. Pérez dijo...

Intentar comparar literatura y cine siempre es una misión imposible. El libro es el libro y la película es la película... y querer comparar las dos cosas es algo que no se puede hacer porque estaos ante dos lenguajes totalmente distintos.
Estoy totalmente de acuerdo en que el libro de Eco es mucho más rico que la adaptación cinematográfica. Pero es que, simplemente, hay pasajes de la novela que son cinematográficamente imposibles de trasladar.
Annaud se limita aquí a trasladar la trama detectivesca, apuntando algunas cuestiones históricas y culturales que en el libro están mucho más elaboradas. Es cierto que se queda corto y que el film es superficial en muchos aspectos. pero recordemos que el cine es (como eso nació) entretenimiento... y (desgraciadamente) un negocio. Por eso muchos aspectos de la novela de Eco se han quedado en el camino: porque no venden.
De todas formas me parece una aceptable y entretenida adaptación de un libro complicadísimo de trasladar. Y no creo que sea la peor adaptación. Yo también apuntaría a "La hoguera de las vanidades" de Brian de Palma... que también adaptó horiblemente "La dalia negra" (un truño de proporciones considerables).

Laura Hunt dijo...

Pues me uno a los defensores de El Nombre de la Rosa (la película digo).

Está claro que, en comparación con la novela de Umberto Eco, puede parecer superficial, pero es que, como ya se han encargado de apuntar algunos de los comentaristas, debemos procurar entender que cine y literatura son medios muy diferentes, y lo que funciona en una novela, a veces es imposible de reproducir en cine, ya que no quedaría bien.

A mi la película de Annaud me gusta, me parece muy entretenida, con una ambientación oscura y sórdida muy bien conseguida, y con un buen reparto (a mi, al contrario de lo que le ocurre a Josep, me encanta el aspecto de "fenómeno de feria" de los frailes, que contribuye a crear ese ambiente malsano que en agunos momentos tiene la película). Y en cuanto a Sean Connery, que decir, es el Guillermo de Baskerville ideal, parece que el personaje estuviera escrito pensando en él y, evidentemente, lo borda.

Por cierto, que la novela hace un porrón de años que la leí (debía andar yo por los 15, así que calcula...). Me han entrado ganas de volver a leérmela.

Saludos.

alicia dijo...

Efectivamente, J.A., cine y literatura son dos lenguajes distintos, que se pueden complementar muy bien a veces; personalmente lo que mas me molesta de muchas adaptaciones cinematográficas es la voz en off para dejar claro su origen literario. El cine es imágen, y por lo tanto ellas nos deben explicar todo.
El feismo de El nombre de la rosa a mi también me parece uno de sus principales aciertos, Laura; de hecho me parece muy bien utilizado por ejemplo en la escena de Adso con la chica en la que la voz en off sirve para mostrar con ironía la diferencia de lo que piensa Adso y la realidad

Möbius el Crononauta dijo...

Yo a la película no le veo ninguna pega. Será que soy lector tardío.
Penitengiacite!

alicia dijo...

Tu lo has dicho,Möbius, penitengiacite; desde luego los que hayan visto primero la película y después lean el libro la disfrutarán mas

 
Copyright 2009 LA LINTERNA MÁGICA. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy